Los caballos de la “república independiente” de La Camarga

En su desembocadura en el Mediterráneo el río Ródano se divide en dos brazos conformando un enorme delta en cuyo interior está La Camarga, única región europea fuera de España donde se crían toros bravos y donde los caballos y “gardians” están encargados de su custodia.

Camarga

Después de recorrer más de 800 kilómetros entre los Alpes Suizos y el mar Mediterráneo en su desembocadura el río Ródano, el tercero más caudaloso de Francia, forma un enorme delta de forma triangular donde uno de los lados es el Gran Ródano con 1,5 kilómetros de separación entre orillas y el otro el Pequeño Ródano con unos 135 metros entre riberas, conformando en su interior un paisaje interior primitivo, independiente y de singular belleza que tiene nombre propio: La Camarga.

Se trata de un territorio palustre y muy fértil de aproximadamente 150.000 hectáreas de extensión, formado por ciénagas, dunas, pastos, salinas y zonas de marismas parcialmente inundadas, muy similar a la desembocadura del Guadalquivir, y también muy rico en fauna y flora donde cuatro son -por este orden- las especies animales protagonistas: caballos, ganado bravo y vacuno, “gardians” y flamencos rosados.

Tan importantes son los pequeños caballos de La Camarga (“Camargue” en francés), que desde 1978 y por méritos propios tienen adquirido el rango de raza equina. En el ideario de los franceses estos caballos que viven en estado semisalvaje son un símbolo de tradición y de libertad, además de ser la razón de existir de los “gardians” (guardianes).

Estos “cowboys” del sur de Francia llevan unos cuantos siglos  encargados de cuidar de La Camarga y de sus caballos por orden del gobierno francés, lo que la convierte en una especie de “república independiente” y el único territorio europeo fuera de España donde se crían toros de lidia, aunque aquí estos animales reciben el nombre de “toros de combate”.

Mucho antes de los “gardians” colonizadores de fenicios y romanos ya domesticaron y utilizaron a los caballos de La Camarga cómo monturas para transporte civil y militar, de forma que a estas alturas nadie pone en duda que se trata de una de las razas equinas más antiguas del continente y que gracias a su especial dureza y adaptación han sido capaces de prosperar en un entorno medioambiental tan exigente como el que existe en el delta del Ródano.

Su pequeño tamaño, con una alzada máxima de 1,5 metros, no impide que estos caballos puedan ser montados por jinetes adultos y que con sus 300-400 kg de peso sean la herramienta fundamental a la hora de trabajar con el ganado “camargue”, reses que son utilizadas habitualmente en los festivales taurinos que tienen lugar en las localidades del sur de Francia.

El verano mediterráneo de La Camarga se ha hecho famoso y de interés turístico por las tradicionales “bouvine”, unas celebraciones típicas de la zona donde los “gardians”, armados tan sólo de unas largas varas de madera, compiten sobre sus caballos por ser capaces de desplazar con orden y control el mayor número de cabezas de ganado. ¿A qué les recuerda?

Los caballos de La Camarga, que poseen un cuerpo muy compacto, con cuello corto, pecho profundo, costillar poderoso, fuertes extremidades y unas crines muy abundantes que han sido fotografiadas flotando al viento en multitud de ocasiones, tienen una peculiaridad muy poco conocida a la hora de analizar la tonalidad de su pelaje.

Vistos de cerca estos caballos son fundamentalmente de color gris, dado que el pelaje blanco más puro engalana y distingue tan sólo a los ejemplares adultos, contrastando por el contrario con el marrón oscuro y el negro que viste los cuerpos de los potros y de los animales más jóvenes.

Como sucede en el delta del Guadalquivir la desembocadura del Ródano es un enorme humedal. Un lugar ideal para las aves acuáticas y para los flamencos rosados, otro de los símbolos de La Camarga, pero que puede causar muchos problemas en las  pezuñas y en las patas de los caballos, de ahí que en estado semisalvaje los animales prefieran frecuentar durante el invierno las zonas más secas y protegidas del viento y que sus propietarios deban vigilar con frecuencia el estado de sus extremidades, con especial atención a la limpieza de los establos en aquellos animales que por cualquier circunstancia permanezcan estabulados durante largos periodos de tiempo.

Tras el Nilo el Ródano es el segundo río más importante de cuantos desembocan en el Mediterráneo y ambos lo hacen inundando grandes extensiones de tierra con la única diferencia de que en Egipto no existen caballos como en La Camarga y de que allí no se celebra, como sucede a mediados de julio en Les Saintes Marie de la Mer, el mayor festival equino de Francia.

Consulta otras razas

[table id=9 /]

seguro para caballos

Los caballos de la “república independiente” de La Camarga
5 (100%) 1 vote

Sin categoría

Un comentario

  1. Como puedo verlos en el parque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *