Seat 850 Spider: El descapotable que hizo historia en España

En 1967 Seat puso en el mercado el 850 Spider (Seat Sport), una copia del Fiat 850 Spider diseñado por Bertone. De este descapotable biplaza de estética deportiva, el primero al que los clientes calificaron como un vehículo de “capricho”, tan sólo se fabricaron 1.732 unidades que como es natural se vendieron rápidamente. A pesar de su corta vida comercial, tan sólo tres años, el 850 Spider es hoy por hoy uno de los clásicos más buscados por los aficionados.

850 spider

La década de los sesenta fue extraordinaria para la Sociedad Española de Automóviles Turismo (SEAT), porque al éxito comercial que continuaba cosechando el mítico utilitario Seat 600, le siguieron en el tiempo otros modelos igual de exitosos y populares: 1500 (1963), 850 (1966) y 850 Coupé (1967).

En los años siguientes a este catálogo de productos se irían sumando los modelos 124, 1430, 124 Sport y eso sin contar las distintas versiones que fueron surgiendo posteriormente, como fue el caso del 850 Especial, el 850 cuatro puertas, las variantes familiares del 124 y del 1430 o los 1500 bifaro y diésel.

Versión española del Fiat 850 Spider

850 spider

Uno de los modelos más significativos de esta época dorada de Seat fue la versión española del Fiat 850 Spider diseñado por Bertone y que en nuestro país se bautizó comercialmente como Seat Sport, aunque para los coleccionistas y amantes de los clásicos este modelo es más conocido con el nombre de 850 Spider, aunque como decimos no fue su nombre oficial. La diferencia entre uno y otro modelo se localizaba principalmente en la forma de los faros delanteros.

Presentado en 1969 este descapotable de dos plazas con estética deportiva tenía un peso de 715 kg, una velocidad máxima de 145 Km/h y una mecánica de 903 cc de cubicaje, el Seat Sport utilizaba la misma plataforma que veíamos en el Seat 850 de dos puertas, elemento que curiosamente era también se utilizaba el Seat 850 Coupé y, posteriormente, en el Seat 127.

850 spider

El motor de 58 CV era un cuatro cilindros, situado longitudinalmente tras el eje trasero. Este grupo motriz incorporaba un carburador Weber de doble cuerpo, eje de levas lateral y válvulas en culata accionadas por balancines y trabajaba asociado a una caja de cambios de cuatro relaciones.

Componentes de importación

Cuando surge el Seat Sport un aspecto a tener muy en cuenta es que todavía continuaba vigente en nuestro país la normativa que obligaba a la “nacionalización” de la totalidad, o casi, de todos los componentes que incorporaban los coches producidos en España, sobre todo cuando se trataba de series con un determinado número de unidades fabricadas.

850 spider

Es cierto que, previamente, esta restrictiva legislación ya se había hecho algo más tolerante con la llegada del Dodge Dart de Chrysler-Barreiros, modelo que contó con autorización gubernamental para la importación de componentes para unas 25.000 unidades, una medida “liberalizadora” a la que se acogió Seat en 1969 para conseguir hacer rentable la entrada en producción del nuevo Seat Sport.

Gustaba a todo el mundo

Como era de prever desde el momento mismo de su aparición en el mercado el Seat Sport o Seat 850 Spider gustó a todo el mundo. Indudablemente se trataba de un automóvil que fue considerado por los clientes “de capricho”, de forma que hasta 1972, fecha en la que cesó su producción, las 1.732 unidades fabricadas se vendieron sin ningún problema y los compradores hacían cola a la espera de que Seat les diera su ansiado vehículo.

A nivel mecánico este modelo con carrocería monocasco descapotable medía 3,6 metros y equipaba una suspensión delantera independiente con amortiguadores de doble efecto, ballesta transversal y barra estabilizadora, además de muelles y brazos oscilantes en el eje trasero complementados con amortiguadores de doble efecto y barra estabilizadora.

En el caso del sistema de frenado el Seat Sport contaba con discos delanteros y tambores traseros. Para este modelo Seat homologó en su época un consumo entre 7,2 y 9 litros a los 100 kilómetros. Durante sus cuatro años de vida comercial el Seat Sport apenas sufrió variaciones, aunque hay que apuntar que las primeras 919 unidades equipaban motores Fiat y piezas importadas desde Italia “made in Bertone”, mientras que el resto de unidades montaban mecánicas nacionales. También añadir que el preparador Juncosa “preparó” dos unidades con motores 1.6 y 1.7 con 149 y 161 CV, respectivamente.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *