Abby, la perra dada por fallecida que encontró a su familia tras 10 años

Su familia dio su caso por perdido una vez que no encontraron rastro de ella con el paso del tiempo. La gran sorpresa llegó cuando, diez años más tarde, una llamada de una protectora significó la impensable noticia: Abby seguía viva.

Todo comenzó en 2008, cuando Abby, una labradora de tan sólo un año, salió corriendo del jardín de la casa de su familia en Pennsylvania. A partir de ahí, su propietaria Debra Suirveld la buscó sin descanso pero también sin éxito. Hasta que el paso del tiempo le obligó a rendirse. Incluso llegó a adoptar a otros dos cachorros con los que poco a poco, la familia comenzó a superar la pérdida.

Pero la sorpresa más inesperada que podían imaginar llegó cuando la señora Suirveld recibió una llamada de la protectora de animales de Allegheny Valley (New Kensington), quienes le dieron la gran noticia de que Abby había sido encontrada y seguía con vida.

Según Tribune Review, Debra Suirveld incluso pensó que la protectora se refería a algunos de sus perros con los que la familia convive actualmente (de hecho, llegó a asegurar que sus canes se encontraban en el jardín), pero la aclaración no daba lugar a confusión cuando escuchó el nombre de Abby.

Diez años después, su perrita perdida había sido encontrada con vida. Una revelación que la dejó completamente conmocionada. La protectora buscó ponerse en contacto previamente a través del número que incorporaba el microchip de Abby, pero éste ya se encontraba inactivo. Es más, también acudió a su veterinario, al que le constaba que la hembra ya había fallecido. Precisamente, fue éste quien facilitó el contacto actual de Debra Suirveld, a la que por fin se le pudo transmitir la gran noticia.

El porche de una vivienda situada a 16 kilómetros de la casa de su familia fue el lugar en el que Abby fue recogida, según el citado medio en buen estado de salud, por lo que es un misterio lo que pasó con ella antes de ser encontrada por la protectora, ya que lo más probable es que fuera atendida por alguien si se encontraba en condiciones de salud óptimas.

Un suceso prácticamente inaudito que nos recuerda al caso similar del bichón Topaze, el perro de una familia francesa que regresó a su hogar tras estar perdido nada menos que once años más tarde. Historias de película que nos recuerdan que nunca hay que perder la esperanza.

seguro para perro

Jesús Rengel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *