Alergia al polen: Síntomas y remedios para combatirla

La alergia al polen entra en nuestras vidas todas las primaveras. Cada vez menos personas se libran de esta reacción alérgica que provoca numerosos e incómodos síntomas en nuestro cuerpo. Aprende a reconocer la alergia al polen y descubre los trucos más eficaces para combatirla.

A día de hoy, librarse de la alergia al polen es un privilegio que cada vez sustenta menos gente. Hablamos de la reacción alérgica por excelencia a partir de la primavera que ya afecta al 15% de la ciudadanía. Nuestro cuerpo cada vez es menos resistente a los alérgenos, factor que dispara las posibilidades de sufrir esta alergia tan común.

Mujer con alergia al polen.

Por este motivo, se te vendrán varias preguntas a la cabeza: ¿qué es exactamente este tipo de alergia? ¿Por qué aparece en nuestro cuerpo? ¿Qué síntomas nos trae este estado? ¿Podemos hacer algo para evitar las consecuencias de la alergia al polen? En este artículo, aclaramos todas tus dudas para que puedas vivir una época primaveral y veraniega de la mejor forma posible.

¿Qué es la alergia al polen?

La alergia al polen es una reacción inmunológica ante los granos de polen que expulsan millones de plantas durante varios meses del año. Todo aquel que experimenta este estado en algún momento, percibe estos granos de polen como una sustancia nociva para su salud.

Por este motivo, cuando este compuesto entra en contacto con la piel, los ojos o el aparato respiratorio, el cuerpo de dicha persona rechaza el polen enviando compuestos químicos a los conductos sanguíneos. En este sentido, la histamina es la sustancia más común, ya que se encarga de provocar los estornudos, el lagrimeo o la tos, evidencias claras de que este tipo de alergia se ha instalado en nuestro cuerpo.

Motivos por los que aparece la alergia al polen

Este tipo de alergia no es fruto de la casualidad. Hay varios motivos que impulsan la aparición del alérgeno. Algunos te los esperas, pero otros quizás no te sean tan familiares. ¡Descubre todos los detalles a continuación!

Formación de esta sustancia en flores y plantas

Es lógico que para tener alergia a esta sustancia, el polen debe existir. Es en este punto donde debemos centrarnos en determinados árboles y especies de plantas como son las gramíneas. El polen que provoca un mayor número de reacciones alérgicas procede de esta especie vegetal que también pueden ser cultivadas como es el caso del trigo y de la cebada.

A partir de la llegada de la primavera, estos árboles comienzan a expulsar el polen para su fertilización y reproducción. En estos meses estas partículas imperceptibles para el ser humano se acumulan en el suelo, permitiendo que la reacción alérgica no solo sea a través del aire, sino también por contacto.

La alergia al polen afecta a más del 15% de la población.

Contaminación

Aunque parece que no guarda relación alguna, la contaminación del aire es otro de los factores que influyen a padecer alergia al polen. Los carburantes empleados para hacer circular coches, pone en marcha calefacciones o aires acondicionados y desarrollar industrias, dañan la atmósfera y provocan alteraciones en el comportamiento de las plantas.

Tanto es así, que en zonas donde hay una contaminación excesiva, estas especies vegetales expulsan pólenes con las llamadas proteínas del estrés. Las características de este tipo de polen le permiten tener más capacidad para crear respuestas alérgicas en las personas.

Practicar ejercicio al aire libre

Practicar al aire libre es una gozada, sobre todo cuando comienza el buen tiempo. No obstante, los primeros meses primaverales provocan reacciones corporales críticas que implican la aparición de los síntomas alérgenos.

Si ya sabes que tienes alergia al polen, lo mejor es que evites practicar deporte con mucha intensidad en estos meses del año. ¡Mejor prevenir que curar!

Tabaquismo

Fumar también acarrea problemas cuando nos referimos a reacciones alérgicas. Varias investigaciones han señalado que todas las personas fumadoras tienen una cantidad más elevada de inmunoglobulina (Ig E), que son aquellos anticuerpos que nuestro cuerpo crea ante alérgenos como los del polen.

¿Esto qué quiere decir? Que todo aquel que fume, tiene más probabilidades de sufrir alergias relacionadas con el polen y que, en caso de ya padecerlas, sus reacciones se agravarán. Por ello, ¡el tabaco no es un buen aliado para combatir la alergia al polen!

El tabaco agrava los efectos de la alergia.

Síntomas de la alergia al polen

Las reacciones alérgicas son muy incómodas y, en algunas ocasiones, no nos permiten realizar determinadas acciones rutinarias. Por este motivo, nos debe quedar bien claro cuáles son los síntomas más característicos de la alergia al polen.

  • Dolor de cabeza. Hablamos de uno de los síntomas más característicos de las reacciones alérgicas por polen. El dolor de cabeza en muchos momentos es inaguantable y, en ciertos casos, viene provocado por migrañas, que también pueden ser promovidas por los alérgenos.
  • Estornudos habituales. Estornudar una vez siempre sienta bien. Sin embargo, cuando tienes alergia los estornudos parecen no tener fin. Es un síntoma claro de que nuestro cuerpo ha reaccionado al polen.
  • Tos alérgica. Es innegable que la tos está dentro de la sintomatología de la alergia al polen. No obstante, esta tos puede aparecer de varias formas. Podemos hablar de tos seca (ausente de flema), tos seca persistente que suele aparecer por la noche y tos irritativa (aquella que no cesa).
  • Rinitis alérgica. También se la conoce como la fiebre del heno. Provoca la inflamación de la mucosa nasal, culpable de que la alergia nos ocasione congestión y goteo en esta zona.
  • Síntomas relacionados con la conjuntivitis. Los ojos sufren y mucho cuando hablamos de alergia al polen. Es totalmente normal el lagrimeo, el picor, el enrojecimiento y otros síntomas que se contemplan cuando tenemos conjuntivitis. Tampoco podemos descartar la hinchazón debajo de los ojos.
  • Asma bronquial. Algunas personas padecen asma cuando experimentan una reacción alérgica con el polen. El principal motivo es la exposición a los alérgenos, así que para evitar este tipo de síntoma, es conveniente que prestes atención a los remedios que te damos en el apartado.
  • Cansancio y sensación de fatiga. La suma de todas las consecuencias alérgicas que hemos comentado implica un agotamiento interno muy característico de este estado. ¡La alergia al polen debilita mucho!
  • Estado de ánimo bajo. La reacción de nuestro cuerpo ante los agentes alérgenos es tan fuerte que nos afecta hasta el estado de ánimo. Sentirse triste o incluso depresivo, puede ser un daño colateral de la alergia al polen.

Uno de los síntomas de la alergia al polen es la conjuntivitis.

Remedios para la alergia al polen

No hay forma de promover que tu cuerpo se mantenga inmune a los alérgenos. Si tu organismo así lo decide, los síntomas de la alergia al polen se cruzarán en tu camino.  No obstante, puedes seguir esta serie de consejos que te damos para que los efectos de dicha alergia no sean tan fuertes y desaparezcan en determinados momentos. ¡Toma nota de los siguientes remedios!

Comer alimentos ricos en vitamina C

En este apartado te recomendamos la ingesta de frutas como la naranja o limón. Estos cítricos tienen un alto contenido de vitamina C, por lo que nuestro organismo contará con unas defensas más fuertes. También te aconsejamos el té de echinacea, con efectos similares a los de las frutas anteriores.

Ingerir alimentos con capsaicina

Aparte de la vitamina C, es conveniente que nuestro organismo tenga una ración extra de capsaicina. Se trata de un componente que se encuentra en gran medida en el ajo. Con esta sustancia, el malestar que nos provoca la alergia se nos pasará, ya que es la responsable de eliminar el agente que produce esa negativa sensación en nuestro cuerpo.

Evitar el contacto directo con el polen

Con el buen tiempo que hace en primavera y en meses posteriores, se antoja complicado el no contacto con esta sustancia que emiten las plantas. Sin embrago, podemos poner en práctica varios hábitos que nos ayudarán a alejar al polen de nuestro día a día. Te comentamos los que más puedes repetir:

  • Ventilación corta de la casa. No es necesario que la casa se ventile durante horas. Con 5-10 minutos bastará. Gracias a esta medida, nuestro hogar no se llenará del polen que proviene de la calle.
  • No bajar las ventanas del coche e instalar un filtro antipolen. De esta forma, evitaremos que las partículas de polen ocupen zonas de nuestro vehículo.
  • Evitar las excursiones los días con una polinización alta. Las escapadas al campo y las actividades que se hagan al aire libre no es conveniente hacerlas cuando hay una alta cantidad de polen en el ambiente.

El goteo nasal es uno de los síntomas de la alergia.

Mantener una higiene más estricta

En este apartado nos referimos a nuestra propia higiene y a la de todo lo que nos rodea. Ayuda a reducir los efectos de la alegría una ducha nada más entrar en casa. En este tipo de casos, lo más conveniente es echar esa ropa a lavar, para que el polen no se quede almacenado en las fibras textiles. También es importante lavarse las manos y la cara de forma habitual para refrescar los ojos y la nariz.

Tampoco hay que descuidar nuestra casa. Se hace necesaria la limpieza frecuente de la misma. En estos casos, es preferible usar aspiradores en vez de escobas, ya que los restos de polen desaparecerán más eficazmente.

Realizar sesiones de respiración

Como ya habrás comprobado con tu propia experiencia, el taponamiento de la nariz es uno de los problemas más molestos que nos provoca la alergia al polen. Para luchar contra este síntoma, no viene mal realizar sesiones de respiración con vapores de manzanilla. Esta práctica nos permitirá respirar mejor y nos hará olvidarnos de la alergia aunque solo sea durante unas horas.

Limpiezas nasales constantes

La limpieza de nuestros conductos respiratorios es bastante importante. El suero fisiológico o el agua marina nos ayudarán a destaponar la nariz y, por lo tanto, a abrir las vías respiratorias.

¿Te ha sido de utilidad nuestro artículo? ¡Compártelo en las redes sociales para que más personas puedan leerlo! Si quieres seguir leyendo post de interés, te recomendamos los siguientes:

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *