Así amenaza a la economía mundial el deterioro de la biodiversidad

La Guía “Biodiversidad en riesgo” publicada por el AXA Research Fund realiza un análisis que cuantifica lo que supone monetariamente su deterioro. Una amenaza que equivale a más de una vez y media el PIB mundial .

El fondo para la investigación de AXA (AXA Research Fund), ha publicado la Guía “Biodiversidad en riesgo”. Un estudio en el que, por vez primera, se lleva a cabo una medición del impacto monetario que supone para la economía global la pérdida de la biodiversidad en nuestro planeta. Unas pérdidas que ascienden a entre 125 y 140 billones de dólares anuales. Lo que equivaldría en conjunto a más de una vez y media el PIB mundial.

Unas pérdidas que, precisamente, castigan de forma más contundente a las poblaciones de bajos ingresos. Ya que éstas son las más expuestas por depender en mayor grado de los recursos naturales como medio de subsistencia y principales ingresos.

La biodiversidad es el conjunto de animales y plantas que produce oxígeno, regula el agua, retiene el suelo y proporciona protección contra las inundaciones, entre otras muchas aportaciones al equilibrio natural de la vida en nuestro planeta.

El documento, que analiza la relación de la biodiversidad con el cambio climático, la seguridad y la economía, destaca de especial forma que “la pérdida de biodiversidad tendrá un alto coste para nuestras economías: la pérdida de hábitat, la contaminación, el aumento de plagas y otras especies invasoras afectarán a sectores que van desde la agricultura, la pesca y la forestación hasta el desarrollo inmobiliario, el turismo y la salud pública”.

En este sentido, Josep Alfonso, director general de Fundación AXA, señala que esta circunstancia “exige más investigación y compromiso por parte de todos para adaptar nuestras sociedades y economías hacia modelos sostenibles desde el punto de vista medioambiental y económico«. Apuntando además que estudios como éste “demuestran la trascendencia de lo que está ocurriendo en el medio ambiente”.

Las más recientes investigaciones (IPBES, 2019) muestran la extrema gravedad que afronta la pérdida de biodiversidad, con un millón de especies de animales, plantas e insectos que se encuentran en peligro de extinción. Unas extinciones que podrían resultar catastróficas: la biodiversidad proporciona el capital natural que está impulsando nuestro crecimiento económico. Pero dicho crecimiento apareja, en ocasiones, daños ambientales que dinamitan la sostenibilidad del modelo económico mundial, poniendo en tela de juicio las medidas tradicionales de riqueza y desarrollo, como el Producto Interior Bruto (PIB).

La medición del valor monetario de la biodiversidad es una buena forma, según el estudio de AXA, de transmitir el argumento económico de la protección de la biodiversidad a los responsables de la toma de decisiones. Pues nuestras economías dependen de los recursos naturales. Sin embargo, la biodiversidad aún no se ha integrado de forma rigurosa y sistemática en la toma de decisiones.

De esta manera, el estudio expone la conexión entre la biodiversidad y el buen funcionamiento de las economías. Con ejemplos como el impacto de especies invasoras en los sectores económicos, los beneficios de la naturaleza para la salud y el bienestar de las personas, y el papel de los ecosistemas montañosos en el suministro de agua dulce.

Modelos de negocio sostenibles

La Guía destaca que las empresas están reconociendo cada vez más el peligro que supone disminución de la biodiversidad, como los riesgos para sus operaciones y cadenas de suministro o los riesgos de responsabilidad, normativos, de reputación y financieros.

Del mismo modo, apunta que la conservación y restauración de la biodiversidad puede ofrecer oportunidades de negocio sostenibles a las empresas, con ahorro de costes y mejora de las relaciones con los grupos de interés o “stakeholders”.

En lo que respecta a al sector seguros, señala que las compañías desempeñan un papel fundamental en proveer cobertura de riesgos, lo que implica fijar el precio de los riesgos, asesorar y proteger a los clientes, y ayudar a minimizar el impacto de los eventos adversos. Los fondos de riesgo y los seguros paramétricos, por ejemplo, cubren el riesgo medioambiental, y existe un incipiente mercado de seguros de responsabilidad civil medioambiental.

El mejor comparador de seguros

Jorge Monroy Criado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *