Andalucía propone la castración obligatoria de perros

En su anteproyecto de Ley de Bienestar Animal la Junta de Andalucía ha incluido algunos aspectos conflictivos, como es el caso de la castración obligatoria de animales de compañía antes de su primer año de vida. Esta medida busca la reducción del abandono y la superpoblación, así como la potenciación de los centros de cría y venta responsable. El objetivo es que cada vez lleguen menos animales a los centros de acogida.

La Junta de Andalucía acaba de presentar su anteproyecto de Ley de Bienestar Animal que contempla, entre otros puntos, la castración obligatoria de los animales de compañía, una medida que sin duda dará mucho que hablar.

En 2018 la Comunidad Autónoma de La Rioja fue la primera que presentó una ley que establecía la esterilización obligatoria, una medida que causó tal polémica que incluso se tuvo que elevar hasta el Tribunal Constitucional (TC) para su dictamen.

Finalmente, el año pasado el TC mostró su apoyo a algunos aspectos de la ley, incluida la obligación de esterilizar a los animales de compañía con el objetivo de reducir problemas de superpoblación y abandono.

No son pocos los partidos políticos que apoyan endurecer las condiciones para la cría de mascotas y favorecer la esterilización, potenciando así una compra, cría y venta responsable para en ultima instancia evitar el sacrificio de muchos de los animales que están en los refugios.

En este sentido el proyecto de ley de la Junta de Andalucía establece en el Apartado 2 de su Artículo 13, que “los animales de compañía que sean objeto de venta, cesión o donación deberán ser esterilizados previamente antes de cumplir el año de edad y, preferiblemente, antes de su primer celo a no ser que exista certificado de contraindicación veterinaria”.

Por otro lado, esta futura ley prohibirá la “reproducción, cría y venta de animales de compañía por personas particulares al margen delos centros de cría y venta que cumplan las exigencias legales, así como su cesión o donación sin que previamente estén identificados e inscritos a nombre de la persona transmitente”.

El incumplimiento de la esterilización o la realización del procedimiento sin control veterinario se considerará infracción grave y llevará aparejada una sanción económica de entre 1.001 a 6.000 euros.

Por otra parte, el sector veterinario español está dividido con respecto a esta medida. La tasa de castración en 2019 fue del 40% para perros y del 74% para gatos, siendo para muchos establecimientos una intervención rutinaria y recomendada por muchos profesionales.

Sin embargo, otros muchos insisten en que se debe analizar caso por caso, así como el momento perfecto en el que llevarla a cabo la intervención. Recuerdan que el proceso quirúrgico es irreversible y que incluso puede ser contraproducente en animales que por ser esterilizados a edad demasiado temprana pueden sufrir alteraciones fisiológicas.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.