La DGT no retrocede en su plan de restricciones en la AP-1

Las asociaciones de transportistas y el Comité Nacional se preparan para hacer frente a una medida que encarecerá las exportaciones españolas y reducirá la rentabilidad de las empresas de transporte. Las nuevas restricciones obligarán a que durante los domingos del verano y otros días festivos los camiones en dirección a Francia tengan que detenerse en Burgos entre las 16 y las 21 horas.

La DGT no retrocede en su plan de restricciones en la AP-1

La Dirección General de Tráfico (DGT) ya ha informado a las organizaciones profesionales que no tiene intención de modificar sus planes con respecto a establecer una nueva restricción a la circulación de camiones en la AP-1 todos los domingos de verano y algunos días festivos a lo largo de 2020. La DGT argumenta que estas medidas se toman en favor de la movilidad y la seguridad vial.

Si el departamento que dirige Pere Navarro no cambia de opinión en las próximas semanas, la DGT establecerá una nueva restricción para todos los camiones que en esos días se dirijan a la frontera francesa, que deberán “esperar” a la altura de Burgos para reiniciar la marcha cuando finalice la prohibición.

Los días afectados por la restricción serán todos los domingos entre el 7 de junio y el 20 de septiembre entre las 16 y las 21 horas, días a los que se sumarán los domingos 22 de marzo, 3 de abril, el lunes 12 de octubre y 2 de noviembre y el martes 8 de diciembre. La prohibición afectará a todos los camiones pesados en el tramo de la AP-1 entre Burgos y la frontera francesa, aproximadamente 250 kilómetros.

En opinión de Pere Navarro, la liberalización de la AP-1 ha provocado que durante 2019 el tráfico que ha utilizado esta vía se haya incrementado en 52.000 vehículos, de los cuales aproximadamente 18.000 han sido camiones, lo que para el director general de la DGT exige tomar medidas en los días de máxima congestión.

La preocupación para las organizaciones profesionales viene dada por dos motivos. El primero que no existen en Burgos y su área de influencia suficientes zonas de descanso para los cientos de camiones y conductores que van a dejar de circular, lo que se convertirá en un problema para las empresas y para los chóferes. El segundo factor problemático a tener en cuenta viene dado por los tiempos de conducción, ya que Burgos se encuentra a 250 kilómetros de la frontera, lo que exigirá que los transportistas empleen al menos media jornada en cubrir el trayecto, lo que encarecerá el transporte y afectará a los precios de las exportaciones españolas.

Seguro para camiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *