Aspark Owl, el primer hiperdeportivo eléctrico con 2.000 CV de potencia

Hasta su llegada al mercado han tenido que pasar más de dos años desde que el primer prototipo del Aspark Owl se presentase en 2017. Este hiperdeportivo eléctrico de 2.000 CV de potencia y poco más de 99 centímetros de altura y del que solo se fabricarán 50 unidades, comenzará a entregarse a partir de 2020. Cada una de estas unidades alcanzará el astronómico  precio de 2,9 millones de euros.

OWL

En el transcurso del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de 2017 una desconocida compañía japonesa decidió presentar en primicia el primer prototipo del Aspark Owl, “lechuza” en castellano. Ahora, durante la última edicion del Salón de Dubai, este misterioso fabricante ha anunciado que en breve comenzará su producción en las instalaciones italianas de Manifattura Automobili Torino.

El Aspak Owl es un hiperdeportivo eléctrico que pretende hacer frente a otros modelos del mismo rango, como el Pininfarina Battista, el Lotus Evija o el Rimac C-Two. Equipado con cuatro motores eléctricos que le otorgan 2.000 CV de potencia, según datos técnicos del propio fabricante, el Aspak Owl puede alcanzar los 400 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 1,69 segundos.

Como es lógico pensar este hiperdeportivo no va a estar al alcance de todos los bolsillos. De entrada tan sólo está previsto fabricar 50 unidades, lo que significa que sus exclusivos propietarios tendrán que pagar un alto precio por cada una de ellas. En concreto casi tres millones de euros.

Así es la “Lechuza”

Prácticamente en su totalidad el chasis monocasco del Aspark Owl está fabricado en fibra de carbono, lo que hace que su peso sea de tan solo 120 kg. A su vez este bastidor va cubierto por una carrocería del mismo material y 180 kg.

Para la elaboración del resto de componentes también se ha utilizado el mismo material, junto a aleaciones ligeras que hacen que, finalmente, la tara de la “lechuza” no supere los 1.900 kg.

Aspark Owl
El exterior del Aspark Owl también destaca por su escasa altura.

Con una cinta de medir en la mano comprobamos que apenas 99,3 centímetros son los que separan el suelo del techo de este hiperdeportivo, unas dimensiones que le convierten en el coche de producción más bajo del mercado.

Esta altura puede variar entre 8 y 16 centímetros en función del modelo de suspensión hidráulica empleado. En cuanto al resto de dimensiones, decir que el Aspark Owl mide 4,79 metros de largo y 1,93 metros de ancho.

Debajo del capó podemos encontrarnos con cuatro motores eléctricos que otorgan un total de 1.480 kWh de potencia, lo que equivale a algo más de 2.000 CV, con un par de 2.000 Nm. Estas elevadas prestaciones le permiten alcanzar los 100 km/h en apenas 1,69 segundos y los 300 km/h en tan solo 10,6 segundos. Por otro lado, el Aspark Owl puede seguir acelerando hasta alcanzar su velocidad máxima que es de, nada más y nada menos, 400 km/h.

Para alimentar los cuatro motores eléctricos el Aspark Owl cuenta con un sistema de baterías de litio con una capacidad de 64 kWh, que le permiten recorrer hasta 450 kilómetros con una única recarga. Lógicamente, esta autonomía puede reducirse si pisas el acelerador más de la cuenta.

La recarga de las baterías puede realizarse en 80 minutos utilizando un sistema de 44 kW, aunque el fabricante está trabajando para presentar este mismo año un sistema que reduzca considerablemente los tiempos de recarga.

En el interior, personalizable hasta el último detalle, cuatro pantallas digitales táctiles mantendrán informado al conductor en todo momento sobre el estado del vehículo y su mecánica.

En cuanto al precio, el misterioso fabricante ya ha anunciado que cada una de las 50 unidades que se fabricarán del Aspark Owl costará 2,9 millones de euros. Está previsto que las primeras unidades comiencen a entregarse el próximo año 2020.

El exterior del Aspark Owl

Los cambios respecto al prototipo de Frankfurt

Como hemos dicho el Aspark Owl se presentó en el Salón Internacional de Frankfurt de 2017 como un prototipo y para llegar hasta su producción se han tenido que “limar” algunos detalles y aplicar alguna ligera modificación con respecto al concepto original.

El primer cambio significativo reside en el alerón trasero. El “concept car” original montaba un alerón fijo, mientras que el modelo que entrará en producción equipará un alerón posterior activo. Este elemento se desplegará automáticamente cuando el vehículo alcance los 150 km/h, aportando con ello un extra de estabilidad y aerodinámica. Asimismo se recogerá cuando la velocidad disminuya por debajo de los 100 km/h.

En el modelo de producción del Aspark Owl también veremos retrovisores, que sustituyen a las cámaras empleadas en el prototipo y que le aportan un plus de aerodinámica.

Al mismo tiempo las suspensiones también se han modificado con respecto al vehículo original de 2017. Ahora veremos que el Aspark Owl equipa suspensiones multibrazo con regulación de altura, con una variación de entre 8 y 16 centímetros. Además, el Aspark Owl ofrecerá a sus conductores cuatro modos de conducción, ventanas laterales funcionales, discos de freno carbocerámicos con pinzas de diez pistones en las ruedas delanteras y cuatro en las traseras, además de llantas forjadas en las que tan sólo se podrán acoplar dos tipos de neumáticos: Michelin Pilot Sport Cup 2 R o Pirelli P Pero. Las medidas serán de 265/35R20 para las ruedas delanteras y de 265/30R21 para las traseras.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *