Australia multará a quienes no paseen a su perro diariamente

La nueva ley de protección animal de Australia establece medidas para garantizar su bienestar. Además de certificar por ley que los animales tienen sentimientos.

Perros paseando en Australia

Australia da un paso más en el reconocimiento de los animales como seres vivos con sentimientos y con derecho al propio bienestar. El pasado mayo se proponía en Australia una ley en la que no sólo se buscaba conseguir una mayor protección para los animales, sino que por vez primera se pretendía reconocer que tienen sentimientos. Un normativa que, además, proponía sancionar a quien no cuidara de su bienestar.

Ha llegado el final de septiembre, y con él la buena noticia para quienes aman a los animales: se ha hecho efectiva la aprobación de la nueva ley en el Territorio de la Capital Australiana, el estado federal al que pertenece Canberra. Normativa que entrará en vigor a lo largo de los próximos seis meses.

¿Y qué novedades efectivas traerá? Pues, por lo pronto, una muy llamativa: los dueños de perros que no los saquen de paseo serán multados por ello. Puesto que la norma establece que deberán hacerlo prácticamente a diario: está prohibido tener a las mascotas encerradas en el hogar durante más de 24 horas. Quien no cumpla con ello tendrá que enfrentarse, pues, a severas multas.

El ministro de servicios de Canberra, Chris Steel, señalaba que esta obligatoriedad tiene un sentido lógico: «Si un animal ha estado encadenado o enjaulado varios días, debería hacer ejercicio durante una o dos horas». Lo que, a su vez, supone que también los dueños de granjas tendrán que andarse con mucho cuidado si no quieren tener que hacer frente a las mismas sanciones económicas.

Con contadas excepciones, (pájaros, felinos, gallineros,…) la ley será inflexible con quienes no atiendan las consideradas como necesidades básicas de los animales. Porque esta normativa no se limita a los paseos o minutos de libertad y ejercicio de los animales, sino que va más allá, estableciendo otros puntos clave.

El más destacable, sin lugar a dudas, es el del cuidado del estado de salud de los animales. Si por dejadez, omisión o error el estado físico de, por ejemplo un perro, se deteriora, el dueño podría ser condenado a un año de cárcel, o a recibir una multa de 4.000 dólares australianos. En aquellos casos en que no se brinde al animal agua, comida o refugio suficiente. También en casos como el de un animal que acaba infestado de pulgas porque su dueño no se ha ocupado de desparasitarlo debidamente.

Por último, la nueva ley aprobada en Australia estipula también nuevas penas mucho más estrictas para aquellos que perpetren maltrato a un animal. Así como en contra de aquellos que abandonan a sus mascotas. Y se busca también acabar con esa desfachatez que son las peleas de animales, estableciendo penas de hasta 3 años de cárcel y 48.000 dólares australianos de sanción para quienes organicen o participen en estas actividades ilícitas.

seguro para perro

Jorge Monroy Criado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *