Autobuses de leyenda: para los amantes de los clásicos

Casi todo el mundo ha oído hablar alguna vez de los coches clásicos, puede incluso que de los camiones, pero ¿sabías que también existen los autobuses clásicos? Aquí les hablamos de algunos modelos que en su época fueron muy populares en España.

Todo vehículo que tenga más de veinticinco años de antigüedad se considera un coche antiguo, pero para tener la consideración de clásico además de la edad el vehículo debe cumplir con otros dos requisitos:

  • Estar  incluido en el Inventario General de Bienes Muebles de Patrimonio Histórico Español, haber sido declarado de interés cultural, haber pertenecido a alguna personalidad relevante o haber participado en un acontecimiento de trascendencia histórica.
  • Tratarse de un vehículo de colección, es decir, que posea características especiales, sea singular, escaso o cumpla alguna otra circunstancia exclusiva.

Todas estas premisas se aplican de igual manera cuando hablamos de autobuses o autocares clásicos. A continuación te presentamos algunas de las reliquias del transporte de pasajeros en España.

Chevrolet de 1928

La carrocería del Chevrolet de 1928 fue realizada en Burgos por Carrocerías Romera. Equipaba un motor diésel de 70 CV, tenía una longitud de 5,43 metros y contaba con espacio para 14 plazas. Hasta nuestros días, y de la mano de la Empresa Montes, nos ha llegado una de sus unidades que fue utilizada en el rodaje de la película «Gernika», la cual fue presentada en el festival de cine de Málaga en septiembre de 2016.

Hispano-Suiza 12/15

Hispano-Suiza comenzó a fabricar su modelo 12/15 CV en el año 1908 como turismo. Su rotundo éxito hizo que el bastidor se empezase a utilizar también para furgonetas y, posteriormente, para el que fue el primer autobús de la firma. A parte de la carrocería la principal diferencia consistía en el aumento de potencia y en la limitación de la velocidad a 15 km/h.

El Hispano-Suiza 12/15 CV presentaba dos espacios que diferenciaban el estatus de los pasajeros. Un primer compartimento con asientos de lado a lado y con una puerta lateral en el lado izquierdo albergaba a los pasajeros de primera clase. El resto de usuarios (segunda clase) subían por la parte trasera del autobús sentándose de espaldas a las ventanas laterales. Además, en la parte delantera del techo se solían instalar dos bancos para la tercera clase.

Hispano Suiza 30/40 “Viajera”

El Hispano-Suiza 30/40, conocido coloquialmente como “Viajera”, era la evolución del 12/15. Tenía 5,9 metros de longitud y 22 plazas. Los viajeros podían solicitar la parada del vehículo tirando de una cuerda que recorría todo el techo del autobús y terminaba en una campanilla próxima al conductor. Este autobús estaba propulsado por un motor de gasolina de 4.710 cc y 43 CV, donde el combustible llegaba por gravedad ya que el depósito estaba en el techo.

Hispano Suiza T-69

El modelo T-69 comenzó a fabricarse en 1929. Aunque en sus inicios el chasis estaba diseñado para utilizarse en camiones, pronto se aplicaría también a autobuses. Con un motor gasolina de 6 cilindros en línea y 8 litros que desarrollaba 100 CV de potencia, 100 km/h de velocidad máxima, una caja de cambios de cuatro velocidades y espacio para hasta 80 personas, incluido la imperial, el Hispano-Suiza T-69 fue uno de los vehículos más habituales de las carreteras españolas.

Leyland Comet 90

Leyland era un fabricante británico que popularizó sus productos en España a finales de los años cuarenta compitiendo con Pegaso y Barreiros. El responsable de este auge fue la importadora madrileña Petrolífera de Transportes, que ofrecía camiones Leyland Comet 90 en siete versiones diferentes, incluyendo un autobús.

El Comet 90 montaba un motor diésel que desarrollaba hasta 100 CV, tenía 9,5 metros de longitud y 33 plazas. Este modelo se caracterizó por sus pilotos traseros en forma de cola, forma características de los turismos de la época.

Guy Arab II

Guy Motors era otro fabricante británico de coches, camiones, autobuses y trolebuses. Tenía su sede en Wolverhampton y mantendría su actividad hasta 1982. Los primeros autobuses Arab se fabricaron en 1933 y estaban concebidos para ser impulsados por motores diésel, algo que no sucedió hasta 1942 con el Arab I.
El Guy Arab II montaba un motor diésel Gardner 6LW de seis cilindros en línea y 8.370 cc. Destacaba por ser un autobús de dos pisos con una carrocería frontal ligeramente inclinada hacia atrás para conseguir mayores beneficios aerodinámicos. Un dato curioso es que, entre la flota de la EMT de Madrid llegaron a tener treinta unidades de este modelo.

Pegaso  Z-408/1

El Pegaso Z-408 era una actualización del modelo Z-404 y tenía un motor de 165 CV y cuatro válvulas por cilindro. Su vida fue realmente corta, entre 1958 y 1960, con volante a la derecha y un eje anterior en posición adelantada. El Pegaso Z408/1 fue una evolución con volante a la izquierda.

Pegaso 6035/4

El modelo 6035/4 de Pegaso puede decirse que no es una creación propia de la marca española. Todo se inicia a mediados de los años sesenta cuando Jorsa, una empresa carrocera de Mataró, llega a un acuerdo con la italiana Viverti para poder construir autobuses con carrocería Monotral. Jorsa sería adquirida por Enasa y así surgiría el Pegaso 6035/4.

Este Pegaso contaba con un motor Pegaso 9101 de seis cilindros horizontales en posición central y 170 CV de potencia. Además montaba la novedosa caja de cambios Wilson semiautomática de cuatro marchas sin pedal de embrague. El 6035/4 tenía capacidad para 25 pasajeros sentados y 67 de pie.

Poco más tarde aparecería otro clásico, el 6035 A, el primer autobús articulado que montaba el mismo motor que el 6035/4.seguro coche antiguo

Autobuses de leyenda: para los amantes de los clásicos
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *