«Ayúdanos a mejorar», el proyecto que une a perros con mayores en San Bartolomé

El Ayuntamiento de San Bartolomé ha iniciado una novedosa iniciativa mediante la que pretende mejorar tanto la vida de los canes como de las personas de avanzada edad, un objetivo que ve posible conseguir mediante la unión y ayuda mutua de los animales y nuestros mayores en los centros donde éstos se encuentren.

Perros que ayudan a mayores y mayores que ayudan a perros (Foto: Ayuntamiento de San Bartolomé).

El consistorio de la localidad canaria ha puesto en marcha un nuevo proyecto que tiene como objetivo lograr una mayor calidad de vida tanto de los perros como de las personas de edad avanzada, y para ello qué mejor que la unión de ambos para conseguirlo. De esta manera, los perros ayudarán a los mayores y éstos harán lo propio con las mascotas en los centros de la tercera edad, siendo la Residencia Amavir la elegida en la que se llevará a cabo la primera experiencia.

María Dolores Corujo, alcaldesa de San Bartolomé, ha destacado en la presentación de la iniciativa que los fines de la misma no son otros que «mejorar la vida de los perros que llegan hasta el Albergue, potenciar la figura del voluntario y además mejorar el bienestar de los mayores que residen en centros«. Unos propósitos que se enmarcan dentro del proyecto denominado «Ayúdanos a ayudar», puesto en marcha por el Ayuntamiento de San Bartolomé a través del área de Sanidad.

Con motivo de su lanzamiento, Corujo ha felicitado al concejal y también a Ana, educadora de mascotas, y ha animado a cualquier persona que desee hacerse voluntaria, ya que «sólo ayudándonos entre todos podremos conseguir mejorar la vida de nuestros mayores y también de perros que tristemente han llegado hasta los albergues«, señaló.

Perros que ayudan a personas y personas que ayudan a perros es el último proyecto del Ayuntamiento de San Bartolomé llevado a cabo a través del área de sanidad que dirige David Rocío, en el que se pretende acercar a los perros del albergue a las residencias de ancianos, y a sí mismo a los mayores a los perros del albergue. Una doble labor enriquecedora para ambos que sirva como elemento motivacional sobre todo para los mayores. El primer acercamiento entre dos perros del albergue con las personas de la tercera edad se ha realizado en la Residencia Amavir, en Tías.

El concejal fue recibido por la directora, Elisabeth Artiles Medina y el equipo de trabajo del Centro, que se mostraron encantados con la idea y abiertos a la experiencia. El deseo además, según explicó David Rocío, es poder extender la iniciativa a otras residencias de la isla. Las instalaciones de la residencia elegida fueron visitadas previamente por un equipo al que acompañaban dos perros previamente adiestrados por Ana María Suárez, que lleva a cabo el proyecto de Obediencia Urbana en el municipio, en colaboración con el albergue municipal.

Spay y Pepina, como así se llaman los canes, se mostraron encantados con esta primera actividad, relajados y ofreciendo y recibiendo apoyo, si bien se trata de animales que no han tenido una vida fácil, por lo que estas acciones también son terapéuticas para ellos. Del mismo modo, los mayores se mostraron encantados, contando sus experiencias con «sus mascotas» a lo largo de su vida, generando un buen ambiente y un alto nivel de motivación.

La directora del Centro resaltó también otros de los beneficios que poseen estas acciones en los mayores que viven en residencias, los cuales tienen tendencia a desarrollar problemas de comunicación, lo deriva en aislamiento y escasa estimulación mental. Para hacer frente a este problema, estudios han asegurado que la presencia de una mascota puede beneficiar a estas personas, ya que su compañía contribuye a la mejora de la calidad de vida en las residencias y también para aquellos que viven en soledad.

Hombre mayor sujeta a un perro pug.

Por su parte, Ana María señaló que se trabaja a través del contacto, (pueden acariciarlos, tocarlos o abrazarlos), lo que ayudará a reducir los niveles de estrés, a producir estimulación mental, ya que las mascotas atraen la atención y se motivan a través de la vista, el tacto, el olfato y el oído. También les trae recuerdos del pasado, y de situaciones con mascotas con las que hayan convivido, lo que les ayuda a mostrar afecto, cariño y a rememorar grandes recuerdos.

David Rocío comentó también la posibilidad futura a través de este acercamiento entre perros y ancianos de llevar a cabo terapias, posiblemente en fases más avanzadas. Inicialmente se propone desde la concejalía al Centro trabajar conjuntamente en acciones puntuales, con una periodicidad previamente establecida y definida conjuntamente, y que se plasmará por escrito tras este primer encuentro. Todo ello reside en el aumento del contacto social, y en la evidente demostración de que la presencia de los perros hace que cada individuo se sienta aceptado, ya que los animales dan un afecto sin condicionantes y los mayores se lo devuelven a estos canes, que además también han vivido situaciones difíciles.

Todos han incidido en la importancia del contacto con perros, ya que éstos animales atraen la atención por sus movimientos y exhibiciones, o simplemente por sus juegos. Y esto despierta el interés de los mayores al entretenerles y, al mismo tiempo, les ofrece la oportunidad de sacar a relucir sus instintos y ubicarse en el presente desde el cariño y afecto que los animales les regalan.

El edil no se olvidó de destacar la importancia del reto que supone esta iniciativa: «Pretendemos potenciar y estimular la figura del voluntariado, porque este proyecto sin voluntariado es difícil de sacar adelante, vamos a empezar con actividades pero queremos ser pretenciosos y que todos los municipios se impliquen a través de sus albergues, y que el voluntariado y que este proyecto puede en poco tiempo ser una realidad en los centros de mayores de la isla«.

De igual forma, desveló que al proyecto se le unirá otra «línea paralela» en la que aseguró que se está trabajando, y que consiste en «proponerle a los usuarios de ayuda a domicilio con el voluntariado acompañamiento con perros que hayan sido educados para esto«, para lo que aseguró que «estamos seguros que va a ser todo un éxito porque lo único que pretendemos es mejorar la vida de nuestros mayores, y que ellos también junto al voluntariado mejoren las vidas de perros que han terminado en los albergues. Vamos a empezar por actividades con perros y mayores, pero el fin será que los centros geriátricos o de día apliquen terapias asistidas con animales«, concluyó.

seguro para perro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *