Ayuno intermitente: Cómo funciona. Pros y contras de esta “dieta”

Los defensores del ayuno intermitente apuestan porque nuestra salud y nuestra eterna juventud dependen en gran medida de comer menos y de comer mejor. Mucho más allá de las modas y de las tendencias la técnica dietética del ayuno intermitente cuenta con tantos defensores como detractores. ¿Usted qué opina?

el ayuno intermitente puede ser una buena opción de alimentación

Es cierto que nadie se muere por no comer un día y también es cierto que solemos comer más de lo que nuestro organismo necesita. Pero a partir de estas aseveraciones con mayor o menor rango científico, hay que advertir que la controvertida técnica del ayuno intermitente cuenta con muchos defensores y también con muchos detractores.

El ayuno intermitente podemos definirlo como un patrón alimentario estructurado y que consiste en alternar periodos de ingesta de alimentos (cuatro o cinco días semanales) con periodos de ayuno (dos o tres días semanales).

A la hora de adaptar nuestro organismo al ayuno intermitente, que se traduce en una reducción del aporte calórico que recibe nuestro organismo, lo normal es comenzar por ayunos preparatorios de un día a la semana o por ayunos de doce horas dos días a la semana.

Beneficios del ayuno intermitente

El interés fisiológico del ayuno intermitente es que permite activar una serie de mecanismos propios para la obtención de la energía celular, unos mecanismos que en situaciones normales de pautas de alimentación suelen permanecer en desuso.

Estos mecanismos tienen un carácter ancestral, ya que nuestros antepasados se alimentaban cuando las circunstancias lo facilitaban, mientras que el resto del tiempo permanecían en situación de ayuno.

Cuando no existe alimentación el organismo utiliza los ácidos grasos procedentes del tejido adiposo y produce cuerpos cetónicos en sustitución del glucógeno hepático. Se necesitan al menos ayunos de 8-12 horas para provocar que nuestro organismo active los mecanismos que le permitan obtener energía al margen de la ingesta de alimentos.

Muchos recurren al ayuno intermitente para perder peso

Lógicamente, el ayuno intermitente tiene de entrada un efecto positivo sobre la pérdida de peso y sobre una mayor protección antiinflamatoria y antioxidante, circunstancias saludables desde un punto de vista cardiovascular, neurológico, oncológico y antienvejecimiento.

Por otro lado, durante los periodos de ingesta de alimentos la dieta debe ser equilibrada y saludable, ya que de otro modo con un exceso de calorías o de alimentos ultra procesados estaremos perjudicando los beneficios del posterior ayuno.

Por qué el ayuno no está más extendido

Frente a los beneficios del ayuno intermitente la primera pregunta que nos hacemos es porqué esta técnica no es algo habitual en nuestras vidas.

Para los nutricionistas y por regla general las personas seguimos patrones de alimentación hipercalóricos que vienen dados por nuestro ambiente tradicional, cultural y familiar, unos patrones que nos llevan a realizar entre 3 y 5 comidas diarias de forma habitual, sin preguntarnos si este número de comidas es bueno o malo.

Por otro lado, la excesiva y fácil disponibilidad de alimentos es un obstáculo para aquellos patrones de comportamiento que apuesten por la reducción de ingesta alimenticia, teniendo en cuenta que los beneficios del ayuno intermitente es una práctica que debe adoptarse a largo plazo, porque hacerlo de forma temporal no sirve para nada. Cómo es natural mantener el ayuno intermitente a largo plazo conlleva un cambio de hábitos.

Ayuno intermitente: ¿Cuántas horas debo pasar sin comer?

A partir de los 35-40 años este cambio tiene que llevarnos a una reducción del 10% en la ingesta diaria de alimentos, para posteriormente ir incorporando los periodos de ayuno a nuestra vida diaria, por ejemplo eliminando las cenas durante dos días a la semana, considerando siempre que el desayuno debe ser la principal comida del día.

Riesgos del ayuno intermitente

Es cierto que el ayuno intermitente facilita que el cuerpo utilice la grasa corporal excedente para producir el glucógeno que necesitan nuestros músculos para funcionar, pero permanecer un día completo sin ingerir alimentos también puede tener riesgos para nuestra salud.

De entrada, los médicos advierten de los picos de insulina que pueden llegar a producirse y de que el ayuno en horas diurnos puede producir mareos, descensos en el rendimiento y hasta problemas musculares si la actividad diaria es de gran exigencia física.

Por otro lado, la bajada de peso puede tener una duración temporal, porque el cuerpo una vez que come tiende a regresar a los valores anterior, de ahí que el ayuno temporal no sea aconsejable por sus escasos resultados.

De cualquier forma, los médicos advierten que el ayuno intermitente no puede tomarse como un hábito aconsejable a largo plazo, dado que los resultados se obtienen en los primeros dos meses y después tan sólo se trataría de mantenerlos.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.