Bédélia, el peculiar híbrido entre motocicleta y coche

Convertido en la actualidad en un icono de la automoción francesa el Bédélia, un vehículo híbrido entre coche y moto que se hizo muy popular a principios del siglo XX, fue creado en 1910 por Robert Bourbeau y Henri Devaux partiendo de los restos de una motocicleta accidentada. Se llegaron a comercializar 3.000 unidades de las que sobreviven tan sólo dieciocho.

Bédélia

Pese a que no fue hasta 1910 cuando se presentó oficialmente el Bédélia, su historia comienza tres años antes. En 1907 Robert Bourbeau y Henri Devaux, dos jóvenes ingenieros que estudiaban en el Instituto de Ingeniería Industrial Eléctrica y Mecánica de París, sufrieron un accidente con su motocicleta. Ambos salieron ilesos del siniestro, pero por el contrario la moto en la que viajaban quedó convertida a un amasijo de hierros de difícil reparación.


Las dificultades para reparar la motocicleta, unido al elevado coste de la misma, hizo que los dos jóvenes decidiesen construir un nuevo vehículo en el que desplazarse a partir de los restos. Los componentes que no pudieron reutilizar los buscaron en todas partes, incluso reciclando materiales que habían servido para otros fines.

Bourdeau y Devaux no tardaron mucho en construir el nuevo vehículo. Se trataba de algo parecido a un avión sin alas y a una moto que podía llevar a dos pasajeros, uno delante y otro detrás. Con una lógica un tanto extraña el ocupante de la parte delantera sería el pasajero, mientras que el conductor se sentaría en el asiento trasero.

Bédélia

Tan pronto como lo pusieron en circulación este peculiar vehículo captó las miradas de todo el mundo y a pesar de que no estaba diseñado para ser comercializado el invento pronto se popularizó. Fue en ese momento cuando los dos jóvenes ingenieros pensaron que podían llegar a vender su “invento”. De esta manera Henri Devaux decidió financiar la producción en serie en 1910.

El nuevo vehículo se llamaría Bédélia, una denominación comercial formada por las iniciales del apellido de los dos creadores. Los Bédélia serían producidos por la compañía Bourbeau et Devaux Co. de París y estaban propulsados por un motor de un único cilindro que otorgaba al Bédélia una potencia entre 3,5 y 5,5 CV.

Con posterioridad también comenzaron a producirse unidades con motores V2 y cilindradas de 995 cc y 1.056 cc, respectivamente, que permitían que los vehículos pudieran desarrollar hasta 10 CV de potencia y alcanzar los 70 Km/h.

Para abaratar los costes de producción de Bédélia se optó por una construcción extremadamente simple y poco nivel de equipamiento. La dirección consistía en una plataforma giratoria, similar a la de los carros de caballos, en vez de llevar un eje direccional. En el eje trasero incorporaron un freno de banda, mientras que las ruedas delanteras permanecían sin ninguna restricción de movimientos.

Bédélia

La suspensión consistía en un resorte central para el eje delantero y dos resortes de hoja para el trasero. Los asientos estaban cubiertos de arpillera y para el volante se utilizó el anillo de una silla de bambú.

Tal fue su éxito que hasta el ejército francés se hizo con algunas unidades del Bédélia. El modelo de uso militar fue el BD2MG y fue utilizado durante la Primera Guerra Mundial para el transporte de ametralladoras y evacuación de heridos a hospitales de la retaguardia. Sin embargo, esta segunda utilidad tardaría poco en abandonarse ya que el número de heridos durante la Gran Guerra era muy elevado y no se podía utilizar un conductor para una solo víctima.

En 1920 Bourbeau y Devaux decidieron vender la empresa a Mahieux et Cie, quien continuaría con la producción del Bédélia hasta 1925. Hasta ese año se habían comercializado 3.000 unidades de este híbrido entre moto y coche, pero las dificultades financieras del nuevo propietario hicieron que se parece su producción.

Bédélia

Convertida en un icono

El Bédélia se ha convertido en todo un icono de la industria automotriz francesa. Se tiene conocimiento de que actualmente solo quedan dieciocho ejemplares de los aproximadamente 3.000 fabricados.

Durante la última edición del Rétromobile de París, catorce de las unidades que sobreviven se dieron cita en la mayor exposición hasta el momento dedicada al Bédélia. Entre ellas había un ejemplar que se utilizó como ambulancia y el modelo de carácter más deportivo fabricado por la marca. Este encuentro fue posible gracias a The Vintage Revival, el Club “Friends of Bédélia” y Transports Prevost.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *