Berlín, la capital europea que lidera las políticas “pet-friendly“

En el mundo se calcula hay 900 millones de mascotas y por esta razón las principales ciudades europeas y norteamericanas apuestan por políticas urbanas “pet-friendly”, que permitan la convivencia de ciudadanos y animales de compañía, una estrategia donde la capital alemana, Berlín, se ha convertido en una de las urbes pioneras.

BERLÍN PET FRIENDLY

En los países más avanzados y en las sociedades más desarrolladas el amor y el respeto por las mascotas está alcanzando niveles que podrían considerarse inalcanzables hace tan sólo unas décadas, pero debemos entender que esta realidad no es una circunstancia sobrevenida, sino que es resultado de una evolución que dura décadas.

En este sentido un interesante estudio liderado por la Universidad de Liverpool, nos demuestra que los cementerios para mascotas comenzaron a ser habituales a finales del siglo XIX; que uno de los primeros refugios para perros y gatos abandonados abrió sus puertas en Londres en 1871; que en el París de 1901 existía una brigada canina encargada de realizar rescates en el río Sena y que las zonas públicas para perros surgieron en Nueva York en barrios como el Village o el Soho.

Actualmente, las mascotas ocupan un status más relevante que nunca, un auge que se manifiesta en cerca de 900 millones de animales de compañía repartidos a lo largo del planeta, una cifra que va en aumento a consecuencia de fenómenos como la concentración de la población en grandes ciudades, su envejecimiento o el problema de la soledad, por no citar que diferentes estudios apuntan a la repercusión positiva que tienen las mascotas en la calidad de vida de las personas.

Por este motivo los expertos en urbanismo de las principales ciudades trabajan, en colaboración con ONG, comunidades y movimientos ciudadanos, para desarrollar propuestas pet-friendly que favorezcan la convivencia en las ciudades de las personas y las mascotas, unas iniciativas donde Berlín se ha convertido en una de las urbes pioneras.

En la capital alemana funciona actualmente el refugio más grande de Europa -Tierheim Berlin- con distintas áreas veterinarias e instalaciones específicas para acoger a los animales más ancianos. Además, en distintos barrios existen parques compartidos y zonas de baño reservadas para que los perros puedan utilizarlas durante las olas de calor.

En cuanto al transporte público en Berlín no existen limitaciones de tamaño para que los perros puedan viajar en metro, tranvía o autobús, aunque la normativa obliga a que los perros más grandes viajen con bozal, correa y un billete de coste reducido.

Por último, el 55% de los hoteles berlineses admiten mascotas, un porcentaje que se eleva en restaurantes, cervecerías y tiendas de todo tipo, que mayoritariamente lucen el cartel “pet-friendly” en sus puertas de acceso. Tan solo los supermercados, tiendas de alimentación y guarderías tienen restringida la entrada de mascotas.

seguro para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *