Planes de bienestar emocional en la empresa: Hasta un 60 de ROI

Un nuevo estudio de Cigna International Markets analiza el retorno de inversión de los programas de salud basados en el bienestar emocional y la salud mental en el lugar de trabajo.

bienestar emocional en el trabajo

Los programas de bienestar enfocados a la salud mental y el bienestar emocional se están convirtiendo en una de las estrategias de Recursos Humanos más efectivas en el ámbito laboral y empresarial. Así lo ratifican los resultados del último estudio de Cigna International Markets‘Salud y Bienestar en el entorno laboral: ¿Qué funciona? – Análisis del retorno de la inversión (ROI) de los programas de salud y bienestar’. 

El análisis de los datos recabados muestra cómo las acciones dirigidas a mejorar el bienestar emocional de las plantillas de trabajadores pueden acabar teniendo un retorno económico de hasta 60 veces la inversión inicial.

Además señala que las iniciativas con mayor retorno son aquellas centradas en la gestión efectiva del estrés y en brindar estrategias de control a través de consultas o sesiones de orientación con profesionales. Además obtienen grandes resultados las sesiones de concienciación sobre la importancia de atender al bienestar emocional, los talleres de capacitación para lograr una correcta conciliación entre la vida laboral y personal o las clases de meditación.

Jason Sadler, presidente de Cigna International Markets, señala a este respecto que “el concepto de bienestar en el lugar de trabajo ha ascendido de posición en la agenda corporativa y las organizaciones reconocen que la implantación de programas efectivos ayuda a la plantilla a gozar de mejor salud y a ser más productiva. El informe refleja que las iniciativas de salud mental producen un retorno económico muy importante; sin embargo, otro de los estudios que hemos realizado desde Cigna, ‘COVID-19 Global Impact’, muestra que solo el 26% de los empleados recibe beneficios de este tipo por parte de su compañía». Si a esto sumamos el hecho de que un 53% de la población activa reclama mayor atención a su bienestar emocional y personal por parte de las empresas en las que desarrollan su labor profesional, podemos concluir que este estudio se erige como una valiosa herramienta con datos muy significativos.

Desde Cigna apuntan que todas aquellas empresas que deciden desarrollar planes de salud y bienestar en el entorno laboral son conocedoras del hecho de que, más que un gasto, supone a la postre una gran inversión. Aunque es cierto que resulta complicado trasladar estas acciones y sus resultados a indicadores cuantificables para poder llevar a cabo una estimación exacta del retorno positivo que se obtiene de ellas.

Con estas circunstancias en mente, desde Cigna International Markets se ha llevado a cabo dicho estudio para poder valorar el impacto económico real de apostar por la salud en la empresa, al tiempo que se trata de clarificar qué programas de salud son más efectivos y qué factores influyen en su éxito. Para lo cual se han analizado más de 100 fuentes de datos. Sacando así conclusiones efectivas para ayudar a las organizaciones a mantener un ambiente de trabajo saludable, ya sea en el hogar o en las propias oficinas.

Entre las principales conclusiones obtenidas destacan:

  • La mayoría de los programas de bienestar producen retornos positivos al reducir costes relacionados con el absentismo laboral y aumentar, al mismo tiempo, la productividad.
  • El compromiso de los mandos intermedios es crucial para que funcionen estas iniciativas relacionadas con el bienestar emocional de los empleados.
  • Los programas de bienestar con bajos niveles de inversión a menudo logran un excelente retorno económico si se plantean correctamente.

Los programas específicos tienen mayor impacto

Según la investigación, los planes de salud y bienestar que mayor éxito tienen son aquellos enfocados a resolver un problema o necesidad específicos, tales como la reducción del absentismo, la gestión de determinadas enfermedades, el fomento de la práctica de ejercicio físico o el control del estrés.

Así pues, antes de diseñar el programa, las empresas deben revisar los factores de riesgo organizacional y los perfiles de salud de los empleados para identificar temas o circunstancias que provoquen un estado de salud más frágil o deficiente.

Los directivos de nivel intermedio juegan un papel fundamental  

Los programas analizados que contaban con el apoyo explícito de los mandos intermedios lograron un retorno medio de 10 veces la inversión inicial, por tener éstos acceso directo a los equipos. Tal y como indica la doctora Dawn Soo, Regional Medical Officer & Head of Wellness de Cigna en Asia Pacífico: “Estos líderes ayudarán a asegurar el éxito de los planes mediante el establecimiento de conexiones con la plantilla y ayudando a capacitar a sus compañeros en relación con los programas que se ofrecen y sus beneficios”.

El éxito del programa, independiente a la inversión

El estudio destaca también que un plan de bienestar integral bien diseñado puede llevarse a cabo con un reducido desembolso económico que produzca como resultado grandes rendimientos. De los 90 planes analizados, los programas de bajo presupuesto (<100 US$/persona/año) registraron un ROI de 13,2, frente al 3,2 de los planes con inversiones moderadas (100-200 US$/persona/año), y de 3 para aquellos con inversiones altas (>200 US$/persona/año).

baja laboral terranea

Jorge Monroy Criado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *