Los Bugatti encontrados en Bélgica, subastados por casi 1 millón de euros

Artcurial fue la encargada de subastar durante la Retromobile 2019 de París los tres Bugatti y el Citroën clásicos que aparecieron en un granero de Bélgica a principios de año y que eran propiedad del escultor August Thomassen. La cifra alcanzada por los cuatro vehículos es exorbitante, casi un millón de euros.

Bugatti Type 57
Bugatti Type 57

A comienzos de 2019 nos hacíamos eco de una de las noticias que a todos los amantes de los coches clásicos nos gustan, el descubrimiento del que puede ser el mejor “barn find” del año. Escondidos durante décadas en un granero de Bélgica y protegidos por más de un centenar de sacos terreros aparecían tres Bugatti y un Citroën clásicos.

La historia del “barn find” belga

La historia de los tres Bugatti y el Citroën que aparecieron en Bélgica comienza a finales de la década de los cincuenta y principios de los sesenta. En aquel entonces un escultor llamado August Thomassen decidió adquirir por un precio irrisorio un Bugatti Type 40 de 1929, un Bugatti Type 49 Berline de 1932, un Bugatti Type 57 Cabriolet de 1937 y un Citroën Torpedo de 1925 con el objetivo de restaurarlos y poder disfrutar de ellos.

bugatti type 40
Bugatti Type 40

Como relataba su hija para el diario alemán “De Telegraaf”, Thomassen era un fanático del diseño y la ingeniería de Bugatti por lo que decidió hacerse con estos vehículos. De hecho, el propio August esculpió un busto de Ettore Bugatti que todavía se exhibe en el Museo Nacional del Automóvil de Francia.

Durante varios años Thomassen mantuvo en activo el Type 49 Berline y el Type 57 Cabriolet, ambos con carrocería personalizada, pero elType 40iba a correr otra suerte, pues el escultor había decidido crear su propia carrocería, pero un accidente hizo imposible que concluyese suproyecto.

Tras el incidente fueron muchos los compradores que hicieron llegar sus ofertas por estos vehículos a medida que su precio se incrementaba, como relata la hija de Thomassen, sin embargo su padre siempre se negó a venderlos a pesar de la pobre situación financiera que atravesaba la familia.

Finalmente, fue esta situación económica la que obligó a Thomassen a guardar los vehículos bajo llave en el granero de su estudio de Bélgica. Para una mayor protección decidió colocar más de 200 sacos de tierra que bloquearan la puerta e impidieran el robo y el deterioro de sus preciadas joyas.

Citroën 5HP C2 Torpédo de 1925
Citroën 5HP C2 Torpédo

¿Cómo se ha llegado a subastar este tesoro?

Como no podía ser de otra manera la subasta también tiene su propia historia. Después de mantener escondidos durante décadas los vehículos, la familia tomó la decisión de que había llegado el momento de deshacerse de ellos.

Todo estuvo motivado por dos factores. Por un lado, el intento de robo sufrido durante 2018 cuando alguien irrumpió violentamente en el granero, y por otro la edad de Thomassen que a sus 95 años ya no puede conducir.

Para poder vender los coches la familia se puso en contacto con varias casas de subastas, hasta que decidieron que sería Artcurial la encargada de venderlos. La propia casa de subastas envió a un equipo de expertos para examinar, evaluar y recuperar los vehículos.

Al lugar se desplazaron Matthieu Lamoure, Director General de Artcurial Motorcars; Pierre Novikoff y más personal de Artcurial. Para llegar hasta los coches tuvieron que retirar las decenas de sacos terreros empapados en agua de lluvia, así como un vehículo más moderno que Thomassen había colocado en la puerta del granero, tras lo cual se encontraron la sorpresa.

Bugatti T49
Bugatti T49

Una vez recuperados los vehículos se tomó la decisión de subastarlos durante la celebración de la Retromobile de París 2019, el mítico Salón del Vehículo Clásico de la capital francesa. Matthieu Lamoure explicaba antes de la subasta que siempre hay sorpresas maravillosas en cada edición de la Rétromobile pero que este trío de Bugatti y un Citroën encontrados en el granero belga serían una de las más inesperadas.

Ahora ya conocemos el precio por el que cada uno de estos cuatro vehículos fue subastado. El más económico fue el Citroën Torpedo de 1925, que se vendió por la inestimable cifra de 21.456 euros. Le siguen, a mucha distancia el Bugatti Type 40 de 1929 por el que se esperaba ganar entre 100.000 y 130.000 euros, pero que finalmente fue vendido por 190.720 euros y el Bugatti Type 49 Berline que estuvo a punto de llegar a los 200.000 euros.

Pero sin duda el plato fuerte de la subasta fue el Bugatti Type 57 Cabriolet de 1937. Por desgracia, al igual que le sucedió al Type 49, no alcanzó la cifra esperada de 600.000 euros. Sin embargo, los 500.650 euros conseguidos es una cantidad para estar orgullosos. Sumando cantidades la subasta de los coches de August Thomassen alcanzó casi el millón de euros, en concreto 909.506 euros.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *