Cambiar de coche: 5 fórmulas que debemos conocer antes de comprar

Ha llegado el momento de cambiar de coche y, por tanto, la preocupación por hacer frente a una fuerte desembolso económico, que tras la vivienda es el segundo más importante en nuestra vida. A continuación detallamos las fórmulas existentes si tienes que cambiar de vehículo, desde la compra de uno nuevo siguiendo las fórmulas tradicionales, hasta el renting o alquiler a largo plazo, pasando por los vehículos en stock, kilómetro 0, seminuevos de ocasión o los de gerencia.

Hay que tener en cuenta varios factores antes de cambiar de coche

Según un estudio elaborado y publicado por Seat, la compra de un automóvil es la segunda inversión más importante que realizamos las personas, tan solo por detrás de la compra o alquiler de una vivienda.

Cambiar de coche supone un gran esfuerzo económico para la mayoría de las personas y por lo tanto se convierte en una decisión que requiere sopesar bien todas las opciones antes de lanzarse a dar el último paso.

Hay diferentes factores que influyen en la compra de un coche nuevo. Uno de los que actualmente está más de moda es el sistema de propulsión. Con el precio al alza de los combustibles, con una creciente concienciación medioambiental y con las restricciones de circulación cada vez más extendidas en el centro de las ciudades, son muchas las personas que se plantean la posibilidad de adquirir vehículos eléctricos, híbridos o híbridos enchufables.

Sin embargo, según Seat el factor más decisivo a la hora de cambiar de coche sigue siendo el precio del nuevo vehículo. Actualmente, existen numerosas fórmulas que contribuyen a disminuir el precio y, aunque en ocasiones pueda parecer que se trata de la misma, existen matices para diferenciar entre unas y otras alternativas.

A continuación vamos a explicar algunas de las fórmulas que debemos valorar a la hora de cambiar de automóvil:

1. Comprar un coche nuevo

A la hora de comprar un coche nuevo disponemos de tres opciones distintas. En primer lugar podemos optar por un coche elegido a gusto del comprador y que se fabricará a demanda. Es lo que se llama “bajo pedido”.

Aquí el cliente elige en el concesionario el modelo, la motorización, el color, el acabado y los extras que quiera añadir. Por regla general esta fórmula supone un tiempo más o menos largo de espera hasta la entrega y el único beneficio en el precio son las ofertas que en cada momento puedan estar en vigor.

En segundo lugar podemos apostar por unvehículo en stock”. Se trata de unidades sin matricular que están disponibles de forma inmediata. Los “vehículos en stock” no pueden personalizarse y el comprador debe adquirirlos tal y como vienen equipados.

En este tipo de transacciones los concesionarios, que siempre están dispuestos a reducir su stock por razones financieras, suelen aplicar precios más atractivos que cuando los vehículos se adquieren bajo pedido.

Por otro lado, están los llamados “vehículos de km 0”. Estos coches ya han sido matriculados por los concesionarios o por el fabricante con el objetivo de cumplir sus objetivos comerciales, aunque nunca han llegado a rodar.

Como sucede con los vehículos en stock, los “kilómetro 0” tampoco pueden personalizarse a gusto del cliente y se entregan de manera inmediata. El precio en este tipo de vehículos suele ser muy interesante con respecto a los modelos de nueva matriculación.

En este caso hay que tener en consideración, que el nuevo comprador pasará a ser el segundo propietario del vehículo, por lo tanto será necesario hacer un cambio de titular.

Acudir o no a un concesionario para cambiar de coche

2. Vehículos seminuevos

Se considera que un vehículo seminuevo es aquel que no tiene una antigüedad superior a los dos años o que no supera los 25.000 kilómetros. Como consecuencia de ello aún mantiene la garantía del fabricante.

Este tipo de vehículos han tenido un tiempo de utilización muy corto y por esta razón todavía les quedan muchos años y kilómetros de uso. Lógicamente, el precio de compra es inferior al de un vehículo nuevo.

3. Vehículos de gerencia

Una opción para comprar un coche prácticamente nuevo y a buen precio es apostar por los  llamados “vehículos de gerencia”. Este tipo de automóviles seminuevos han sido usados por parte de trabajadores de la empresa durante un periodo de tiempo corto, que normalmente no excede de los seis meses.

Los “vehículos de gerencia” acumulan pocos kilómetros, cuentan con todas las garantías del fabricante y, además, tienen unos precios realmente buenos.

4. Vehículos de ocasión o de segunda mano

Si los vehículos seminuevos son aquellos que no cumplen los dos años o no llegan a los 25.000 kilómetros, se consideran vehículos de ocasión aquellos que superan estas cifras.

los coches de ocasión son una opción al cambiar de vehículo

Cuando valoramos un vehículo de ocasión o de segunda mano debemos tener muy en cuenta el número de propietarios anteriores, antigüedad, kilometraje y estado de conservación en el que se encuentra el automóvil, aspectos que marcan el precio.

5. Renting

El renting es una fórmula creada inicialmente para empresas, aunque cada vez hay más particulares que recurren a ella a la hora de cambiar de coche. Esta solución consiste en un contrato de alquiler a largo plazo.

Cada mes se paga una cuota por concepto de alquiler que incluye, por norma general, todos los gastos de mantenimiento, así como el seguro, los neumáticos y los costes de reparación y coche de sustitución en el caso de que se produzca una avería.Cumplido el tiempo o el kilometraje estipulado en el contrato, el usuario puede decir comprar el vehículo haciendo el pago del valor residual o cambiar por otro modelo más moderno.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *