Avia: Cuando la aeronáutica AISA se decidió a fabricar camiones

Fue en 1957 cuando la firma Aeronáutica Industrial (AISA) comenzó a fabricar vehículos industriales bajo la marca Avia. Primero fue el motocarro Avia 200 para 500 kg, luego el Avia 2500 y hasta su desaparición a mediados de los ochenta, ya bajo la órbita de Motor Ibérica, por nuestro país llegaron a circular camiones de hasta siete toneladas de MMA y autobuses de 40 plazas con bastidores Avia.

AVIA 200
AVIA 200

Si finalmente se lleva a cabo el cierre de las instalaciones de producción que Nissan tiene abiertas en nuestro país, una buena parte de la historia de la automoción española desaparecerá con ello, pues no hay que olvidar que la actual Nissan España es heredera de la histórica Motor Ibérica, adquirida en 1980, y que esta a su vez absorbió en su momento a firmas tan importantes como Perkins o Avia, marca esta última que los menos jóvenes seguramente recuerden.

Para encontrar sus orígenes hay que remontarse a 1923 cuando la sociedad Aeronáutica Industrial (AISA), que previamente se denominó Talleres J. Loring, construía aviones ligeros en su fábrica de Cuatro Vientos (Madrid), una actividad que en 1957 decidió compaginar con la fabricación del primer motocarro Avia 200 con una capacidad de carga de 500 kg.

camión avia 5000

Este vehículo, que estuvo en producción hasta 1963, además de un motor Hispano Villiers de 8,4 CV incorporaba un novedoso sistema de frenos traseros de accionamiento hidráulico.

Nacen los camiones Avia

El éxito del Avia 200 obligó a crear una incipiente red comercial y de asistencia y permitió que AISA, que en ese momento ya era propiedad en un 33% del Instituto Nacional de Industria (INI), se atreviera en 1960-61 con el reto de desarrollar y construir el Avia 2500.

Presentado oficialmente en la Feria de Muestras de Barcelona, este primer camión ligero de Avia ofrecía una MMA de 2,5 toneladas y estaba propulsado por un motor Perkins P-4 de 61 CV de potencia.

La presencia del INI en el capital de AISA provocó que los responsables de Industria obligaran a que los técnicos de ENASA fueran los encargados de verificar los niveles de calidad del Avia 2500, al que rápidamente se sumaron los modelos Avia 3500 y 1500 de 3,5 y 1,5 toneladas, respectivamente, también equipados con motores Perkins P-4, de 68 CV en el caso de la versión para 3.500 kg.

A partir de 1962 las gamas 2500 y 3500 comenzaron a ofrecerse también en versiones minibús para 15 plazas de capacidad y que bajo licencia la firma SODAG comenzara la producción de vehículos en Portugal.

El éxito comercial de los modelos Avia hizo posible que AISA engordara su catálogo de producto con un gran número de modelos, llegando incluso a versiones de 6,5 y 7 toneladas de MMA y a los autobuses de hasta 40 plazas, una estrategia que en la segunda mitad de la década de los sesenta se mostró equivocada, puesto que la demanda de vehículos industriales se redujo en el mercado español provocando con ello que algunos fabricantes de la época comenzaran a tener problemas de viabilidad y entre ellos AISA.

Camión Avia

Se integra en Motor Ibérica

Para evitar la desaparición algunas marcas decidieron integrarse en sociedades de mayor capacidad financiera y de producción y de esta forma la vallisoletana SAVA se incorporó a ENASA y Fadisa pasó a formar parte de Motor Ibérica, que posteriormente también absorbería a AISA tras adquirir el 33% de Massey Ferguson, sociedad que a su vez tenía el dominio sobre Perkins Hispania, lo que suponía que el suministrador de motores para los Avia estaba en manos de la competencia.

La absorción definitiva de AISA por parte de Motor Ibérica se hizo realidad en 1975, lo que convirtió a Avia en la segunda marca, una circunstancia que significó la desaparición del “made in Avia” y que los modelos Ebro, tanto furgonetas como camiones, comenzaran a lucir el emblema Avia en sus calandras con muy pocos retoques estéticos, algo que no gustó a una clientela que se había mantenido fiel a la marca de Cuatro Vientos. Esta política significó que los Ebro F260, F275 y F350 se comercializaran también como Avia 1000, 1250 y 2000, una estrategia que en poco tiempo se comprobaría como errónea. La desaparición se produce finalmente en 1980 cuando Nissan adquiere Motor Ibérica y a su vez el total del capital de Massey Ferguson, aunque en el calendario de la automoción española figura que fue en 1984 cuando se vendió el último camión Avia en nuestro país.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *