Los 8 Camiones Clásicos más influyentes de la Historia

Los camiones son los grandes olvidados de los vehículos clásicos. ¿Te gustaría conocer cuáles fueron los más influyentes de la historia? En este artículo, les hacemos un homenaje más que merecido.

Cuando hablamos de vehículos clásicos, a todos se nos vienen a la cabeza coches, motos y furgonetas de grandes marcas que calaron en las mentes de nuestros padres y abuelos. A menudo, contemplamos artículos donde aparecen y donde se explican determinadas curiosidades de los mismos. Es el caso de las 8 curiosidades de la Volkswagen Bully que desconoces.

Camión clásico influyente de perfil.

Pero, ¿qué pasa con los camiones clásicos? En esta rama de vehículos, es mucho más complicado encontrar información y los modelos más importantes son desconocidos para gran parte del público. Por ello, aquí van algunos de los camiones clásicos más influyentes de la historia. Apasionados de estos vehículos, ¡disfrutad de los gigantes del motor!

Atkinson L644

Tal y como se puede contemplar en la foto de la parte inferior, este modelo fue una bocanada de aire fresco para el transporte de mercancías. Fue a partir de 1958, cuando Atkinson colocó en el mercado esta nueva cabina de fibra de vidrio. El material de su carrocería y la portentosa complexión del camión, lo convirtieron en un vehículo perfecto para el transporte de mercancías.

En esta lista solo hemos destacado este modelo que salió a la venta en la década de los 50. Sin embargo, la compañía Atkinson se merece todos los reconocimientos en cuanto a camiones clásicos se refiere. A lo largo de su historia, la marca no paró de comercializar camiones que, en la actualidad, todos nosotros consideramos clásicos.

Hoy en día, la compañía pertenece a IVECO, que la asimiló en el año 1990, tras comprar ENASA. Años anteriores, la marca británica había sido comprada por la American International Harvester.

El Atkinsons L644 es uno de los camiones más influyentes de la historia.

Chevrolet Capitol 1927

En este tipo de listas, es frecuente que se cuelen vehículos que son más parecidos a furgonetas o a coches con remolque que a camiones. Es el caso del Chevrolet Capitol, que funcionó como turismo y como vehículo de mercancías.

Esta joya automovilística que mezclaba madera y acero se convirtió en uno de los rivales más potentes del Ford T, hasta tal punto que dobló en ventas al mismo. Su impecable potencia y el gran atractivo del modelo fueron las principales claves que posibilitaron que este vehículo pudiera transportar mercancía.

Recorría con soltura caminos y carreteras de cualquier comarca e incluso era capaz de desplazar mercancías a destinos que se encontraban a larga distancia. ¿Has visto alguna vez algún Chevrolet Capitol de 1927 en persona?

Chevrolet Capitol de 1927.

Dodge Barreiros

Estos modelos de camiones surgen del acuerdo entre la empresa española Barreiros y la americana Chrysler para comercializar nuevos productos en el territorio nacional. Por ello, en 1965 comenzarán a salir a la venta los primeros coches de Dodge en nuestro país.

Hubo diversos modelos de camiones Dodge Barreiros: C-14, C-16, C-17, C-20, C-38, C-2626, C-6262, etc. Fueron empleados, principalmente, para el transporte de mercancías, aunque tuvieron empleos diversos; por ejemplo, fueron utilizados como camiones de bomberos. Según pasaban las versiones, mayor era la capacidad de carga de los vehículos. ¿A que te gustaría conducir alguno de los modelos de Dodge Barreiros?

Uno de los modelos del Dodge Barreiros.

Dodge Kew

En esta lista no podía faltar una gama de camiones fabricados entre 1949 y 1957 que se convirtió en protagonista del progreso español durante la segunda parte del siglo XX. En esta época, muchas son las infraestructuras que comenzaron a llevarse a cabo: carreteras, estructuras ferroviarias, pantanos, etc. No obstante, había bastantes limitaciones en cuanto a maquinaria y en cuanto a resistencia humana.

Es por ello, que al panorama automovilístico español comenzaron a llegar vehículos industriales importados, como es el caso del Dodge Kew. El material y las herramientas de estas construcciones se transportó en estos vehículos británicos que eran conocidos como la “vaca seca” o la “vaca flaca” (por la caída lateral del capó del motor). Permitiendo el avance de las infraestructuras, este camión se hizo un hueco en el corazón de todos los españoles. Los motores diesel de Perkins y de Chrysler que contenían tuvieron gran parte de culpa.

Dodge Kew de color rojo.

Ebro B-35 y B-45

Motor Ibérica S.A. surgió en España en el año 1955, ocupando una filial de Ford que no era rentable para la compañía estadounidense. La creación de nuevos modelos de camiones y de infraestructuras conllevaba asumir un riesgo que Motor Ibérica afrontó. Surgieron así los Ebro B-35 y B-45.

El B-35, lanzado en el año 1955, es considerado una copia del Ford Thames ET6. Poseía una carga útil de cuatro toneladas y contenía un motor de 70 CV. Como tuvo bastante aceptación, la compañía española no dudó en crear el Ebro B-45 en el año 1961. Sustentaba unas características similares a su antecesor, salvo que este último tenía una carga útil de cinco toneladas.

A finales de los años 60, la producción cesó, pero el éxito de estos camiones ya era una realidad. ¿Cuál fue la función principal de estos vehículos clásicos? Sobre todo, se hicieron populares por ser camiones botelleros. No había ningún bar o restaurante que no recibiera todo tipo de bebidas por medio de un Ebro. Es por ello que se convirtió en una marca fija para el reparto de estos productos.

No obstante, el Ebro tuvo diversas formas que le convirtieron en un camión muy empleado por distintos organismos y profesiones. Fuerzas Armadas, bomberos e, incluso, la Administración contaron con la ayuda de estos vehículos para desarrollar sus labores. Como has podido ver, ¡los Ebro B-35 y B-45 son camiones plagados de historia!

El Ebro-35, el camión"botellero" por excelencia.

Pegaso 3046

La historia de este camión clásico nos demuestra que nunca debemos dar nada por perdido. Los modelos del Pegaso 3046 iban a echarse a perder, pero la marca española que los fabricaba buscó una finalidad a todos los vehículos producidos.

Pero empecemos por el principio. A principios de los años 80, ENASA consiguió firmar un acuerdo con Egipto para aportar al país africano un millar de vehículos Pegaso 3046 con fines militares. El Ministerio de Defensa no vio con buenos ojos ese pacto y canceló la operación, de tal forma que un millar de camiones militares quedaron en el almacén de la compañía española.

Cuando parecía que estos modelos iban a quedar en desuso, ENASA llegó a un acuerdo con Protección Civil para suministrar camiones 4×4 de este modelo a las distintas comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos. Con todo ello, se pretendía dotar a las administraciones públicas de los recursos necesarios para luchar contra los incendios producidos en España.

El acuerdo fue un tremendo éxito, y el Pegaso 3046 se convirtió en un verdadero símbolo de la lucha contra los incendios en nuestro país. Su versatilidad, su capacidad para almacenar grandes cantidades de agua y su mantenimiento sencillo fueron las principales claves de este triunfo.

Aparte de emplearse como camión de bomberos, también cumplió funciones como autobomba, por lo que su utilización también se extendió mucho en las poblaciones rurales para el riego de cultivos.

El Pegaso 3046 se empleó como camión de bomberos.

Scammell Scarab

Surgió por la necesidad de crear un medio de transporte que permitiera repartir paquetes por la ciudad. De esta forma, la función de mensajeros que sustentaban los caballos acabaría. Las proporciones y componentes de este vehículo se amoldaron a la perfección a este fin y, con sus tres ruedas características (con el paso del tiempo fue sumando más), pronto se propagó por todo Reino Unido.

Se trata de uno de los camiones clásicos más peculiares y originales que existen. El fabricante de camiones Scammell produjo este tipo de vehículo entre los años 1948 y 1967. Sin duda, su mayor popularidad la alcanzó en su país de origen, donde múltiples empresas de reparto lo emplearon para hacer entregas en zonas urbanizadas.

También fue utilizado por el Ministerio de Defensa británico para el transporte interno en las distintas bases militares. Tal y como puedes ver en la fotografía, el Scammell Scarab es un camión clásico que llama la atención desde el primer momento en el que lo contemplas.

Scammell Scarab expuesto en un museo.

ZIS-5

Este camión soviético militar alcanzó una popularidad nunca vista en un vehículo ruso. En su sencillez mecánica y en su bajo coste de fabricación reside la clave de su éxito. Entre los años 1934 y 1944 este modelo se empleó durante varios conflictos bélicos.

Las fuerzas armadas soviéticas hicieron uso de él, convirtiéndolo en el camión oficial de sus batallas. La fama del ZIS-5 no se concentra únicamente dentro de las fronteras rusas: varios países del mundo, como Turquía, Afganistán o Irak, solicitaron modelos de este camión. Además, puede que no sepas que en la Guerra Civil Española, el ZIS-5 fue manejado por las tropas del gobierno, apoyadas por los soviéticos. Sorprendente, ¿verdad?

El ZIS-5 fue uno de los camiones de guerra más importantes de la Unión Soviética.

¿Te ha gustado el artículo? ¿Conoces algún camión clásico influyente en la historia que no esté en la lista? ¡Comenta en nuestro blog! Las lecturas de vehículos clásicos son lo nuestro, por ello, puedes consultar las 9 motos más míticas del cine o los 8 coches más inolvidables de la gran pantalla. ¡Sigue disfrutando de los clásicos con nosotros!

Banner vehículos clásicos

Víctor Sánchez

2 Comentarios

  1. recambios coches clasicos

    Increíbles. Pero increíbles de verdad. Lo que daría yo por conducir uno de esos e irme de viaje por ahí. ¡Qué pasada!

  2. Me ha encantado este post-homenaje a los camiones clásicos. Siempre me han gustado los camiones clásicos británicos. ¡Gracias por vuestro trabajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *