Carreras de caballos en Sevilla: De Tablada al Gran Hipódromo de Andalucía

Las carreras de caballos en Sevilla comenzaron en 1861 en el histórico hipódromo de Tablada, que después de ser convertido en aeródromo militar fue sustituido a partir de 1941 por las instalaciones hípicas del Club Pineda, uno de los pocos hipódromos privados que existen en el mundo, hasta la inauguración del Gran Hipódromo de Andalucía inaugurado en 2002.

Hipódromo Pineda

En Sevilla siempre ha existido una gran tradición por las carreras de caballos, lo que explica que desde 1861 y hasta finales de los años treinta se encontrara en funcionamiento en la capital andaluza el histórico hipódromo de Tablada con capacidad para 3.000 personas y donde tradicionalmente se celebraron las carreras de primavera y otoño. En 1915 el ayuntamiento sevillano cedió la propiedad de Tablada al Estado para la construcción de un aeródromo militar.

Al final de la Guerra Civil, concretamente en 1941, un grupo de militares aficionados a las actividades hípicas decidieron crear el Club Pineda, que fue el primero en realizar carreras con caballos cruzados angloárabes y que entre sus instalaciones, además de con un campo de golf, contaba con un gran hipódromo privado, uno de los pocos de este tipo que existen en el mundo.

Desde 1967 y hasta la inauguración del Gran Hipódromo de Andalucía en 2002 y que estuvo presidido por Manuel Chaves, en las pistas del Club Pineda se vinieron celebrando todas las competiciones de la temporada de invierno, tanto de fondo y medio fondo sobre distancias entre 1.750 y 2.400 metros, como de velocidad entre 1.000 y 1.600 metros.

Gran Hipódromo de Andalucía

El proyecto del Gran Hipódromo de Andalucía, bautizado posteriormente como Javier Piñar Hafner, surgió en 1998 como iniciativa de la Junta de Andalucía y con una inversión de 30 millones de euros. Posteriormente al proyecto se sumó el Ayuntamiento de Dos Hermanas, cuya corporación municipal decidió integrar estas nuevas instalaciones en un espacio paisajístico previamente reforestado de aproximadamente un millón de metros cuadrados de superficie.

En 2015 Apuesta Hípica y Deportiva Iberia fue la empresa que ganó el concurso para la gestión de este hipódromo, que es por el momento el de mayor extensión de nuestro país, ya que la suma de todas sus instalaciones alcanza unas 155 hectáreas.

El recinto del centro de entrenamiento consta de dos pistas de galope, una de hierba con un perímetro de 2.000 metros y una anchura de 28 metros, y otra de arena con una cuerda de 1.800 metros y 20 metros de anchura, así como otras dos pistas interiores para trote (1.600 metros) y obstáculos (1.400 metros).

Las instalaciones cuentan con dos núcleos de boxes de 3 x 4 metros, uno junto al edificio principal de tribunas con 82 plazas para caballos en tránsito y otro con 302 boxes para la estabulación permanente, además de un “caminador” de 16 metros de radio con capacidad para que cinco caballos puedan trabajar de forma simultánea.

Hipódromo Tablada

También se dispone de varios picaderos, tanto redondos como cuadrangulares, adecuados tanto para la doma de potros y para la celebración de las competiciones de distintas modalidades, como la doma clásica, doma vaquera y concurso completo de enganches, ya que entre las instalaciones del Gran Hipódromo de Andalucía existe un circuito de obstáculos que permite la celebración de dichas pruebas.

Los aficionados pueden seguir las carreras que se disputan durante la temporada tanto a pie de pista como desde la tribuna principal que tiene una capacidad de 5.000 asientos, a las que se suman otras 5.000 plazas en la llamada zona de “paddock”.

El Gran Hipódromo de Andalucía es uno de los primeros en penalizar el uso excesivo de la fusta por parte de los jinetes o la utilización de fustas con más de 68 centímetros de longitud o que tengan los extremos punzantes.

En este sentido las reglas establecen que se penalizará con multas entre 150 y 500 euros a los jinetes que utilicen la fusta más de tres veces en el mismo tranco o más de seis veces a lo largo de toda la carrera.

Recientemente, las “jocketas” Claudine Cazalis e Isabel Vaquero han puesto en marcha en el hipódromo sevillano el proyecto Hipotour, algo que ya existe en La Zarzuela y con el que se pretende acercar el “turf” a todos los públicos a través de visitas guiadas, talleres y rutas a caballo.

seguro para caballos
Carreras de caballos en Sevilla: De Tablada al Gran Hipódromo de Andalucía
5 (100%) 2 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *