La evolución del seguro: de 45 a 6 días para solventar golpes de chapa

En veinte años, gracias al sistema de módulos CICOS, el sector asegurador ha reparado 76 millones de golpes de chapa de vehículos.

25 aniv CICOS golpes chapa seguro

Así de drásticamente se ha logrado avanzar en la resolución de los accidentes leves (principalmente chapa) por parte del seguro. Hemos pasado de tener que esperar una media de 45 días para su resolución a sólo 6 días.

¿El secreto? El éxito del sistema CICOS, que acaba de cumplir su 25 aniversario: la implantación de los convenios de indemnización directa entre las aseguradoras ha sido clave para lograr reducir de forma casi mágica los plazos.

Y es que hasta la mitad de la década de los noventa, cuando dos vehículos sufrían un choque, las compañías que aseguraban a cada conductor tenían que aclarar cuáles habían sido las circunstancias exactas del siniestro. Con el objetivo de dilucidar quién era el culpable del incidente sufrido en carretera, y así clarificar cuál de las dos era la compañía que debía acarrear con los gastos de reparación.

golpes de chapa con el sistema CICOS

Mientras se llevaba a cabo todo este proceso, el conductor de cada coche tenía que esperar un mes y medio sin vehículo, con el consiguiente trastorno. Y así fue hasta que en 1994 el sector asegurador de nuestro país puso a funcionar los convenios de indemnización directa (CIDE y ASCIDE).

De esta forma, la compañía “no culpable” se encarga de asumir los costes de reparación del propio vehículo, aunque no esté asegurado a todo riesgo. Después es la aseguradora «responsable» del accidente (una culpabilidad determinada en aplicación de los protocolos) quien se encarga de asumir los gastos de la citada reparación.

Para que sea más sencilla toda esta gestión, el pago de las aseguradoras “culpables” a las aseguradoras “no culpables”, no se realiza en función del coste real de las reparaciones, sino a través de módulos. Unos módulos que reflejan el coste medio de un accidente, y que se liquidan en una cámara de compensación. Que es la que recibe, en última instancia, la denominación de Sistema CICOS.

La radical importancia de este sistema se observa con claridad en las estadísticas de los últimos 20 años (entre 1999 y 2018). Dos décadas en las que CICOS ha estado operativo y en los que el seguro ha tenido que reparar 76 millones de coches por los 37,8 millones de accidentes de tráfico leves que se han producido en España en este tiempo.

percances de chapa atendidos por CICOS desde 1999

Tal y como recuerdan desde la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), los golpes de chapa son un fenómeno habitual de los atascos. El sector tiene que desembolsar entre 3.000 y 3.500 millones de euros en reparación de vehículos implicados en estos siniestros cada ejercicio fiscal.

Estos pequeños choques son, según remarcan, «un reflejo de la evolución económica de un país». Pues cuando la economía funciona se producen más desplazamientos en vehículo debido a razones laborales o de ocio. Lo que incrementa los datos de siniestralidad. Mientras que, cuando hay recesión, ocurre lo contrario. Una teoría que viene refrendada por los datos: 2007 (justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria) fue el año con más accidentes de tráfico leves, con 2,24 millones de colisiones. Mientras que, por ejemplo, en 2013 (en plena crisis), sólo se produjeron 1,73 millones de choques. Grandes diferencias pese a que el parque vehicular (número de coches registrados) era muy similar.

En los 20 años acaecidos desde 1999, el parque asegurado ha crecido cerca de un 50%, pero la evolución no ha sido lineal. Hasta 2007 la tendencia fue alcista. Tras la crisis se estanca. Y hasta 2015 no vuelve a crecer. En comparación, la evolución de los accidentes de tráfico ha sido dispar. Con mayor cantidad de vehículos en calles y carreteras no se han aumentado automáticamente los golpes de chapa. Mientras que los accidentes sí coinciden en sus subidas y bajadas con el contexto económico de cada momento.

Los días laborables son los más problemáticos en este sentido. En especial, los viernes. Los golpes se reducen con fuerza los sábados y apenas se producen los domingos. Además, el tiempo es también un factor influyente: las grandes precipitaciones y temporales se notan, y mucho, en la estadística de siniestros.

Si en un día normal la media de expedientes tramitados por golpe leve asciende a 5.168, el 9 de enero de 2009 se registraron más del doble: 11.439 choques. ¿Qué pasó? Una gran nevada, que afectó a gran parte de la península, se cebó particularmente con los madrileños. Y más concretamente con la capital. Otro de los grandes hitos en cuanto a accidentes de los últimos 20 años fue un 8 de marzo de 2010, que registró 9.648 choques leves. La mayoría, en Barcelona, donde de nuevo un temporal azotaba con fuerza y se hizo notar en las carreteras.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *