La alternativa robótica y su presencia en la cirugía general en el futuro

El uso progresivo de la cirugía robótica es posible gracias al considerable aumento de la seguridad clínica y la disminución de los riesgos y las complicaciones para los pacientes.

Cirugía robótica

La cirugía robótica ha posibilitado un crecimiento considerable en la seguridad clínica de los pacientes gracias a la reducción de los riesgos y las complicaciones en los procesos quirúrgicos, según los datos de la Agencia para la Investigación Sanitaria y Calidad, del Departamento de Salud de Estados Unidos. De hecho, Patient Safety Network informa que la alternativa robótica en la cirugía ya aporta más seguridad en los procesos en los que se encuentra más extendido.

El Doctor Javier Álvarez, del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, señala que «la cirugía robótica será la indicación quirúrgica estándar para la mayoría de los procesos quirúrgicos en un futuro muy cercano. Ahora mismo, en Estados Unidos, la cirugía más indicada y realizada por vía robótica es la hernia inguinal, que es un procedimiento relativamente sencillo. Esto nos indica que los hospitales con mayor volumen del mundo ya han incorporado la robótica como el abordaje estándar porque añade más seguridad«.

Por su parte, el Doctor Pablo Anchústegui, jefe del servicio de Cirugía General y Digestiva del centro, lidera la incorporación de la cirugía robótica a los procedimientos más complejos, como bypass gástrico, gastrectomías parciales, esofagectomías distales y cirugía de cáncer de recto. «Hasta el momento, en los últimos 6 meses hemos realizado 13 intervenciones robóticas en pacientes con situaciones clínicas complejas y hemos obtenido un éxito clínico total. Estamos convencidos de que la cirugía robótica representa un salto de calidad, del mismo modo que la cirugía laparoscópica superó los resultados de la cirugía abierta. Es una ola imparable y nosotros preferimos subirnos a la ola en lugar de vernos arrastrados por ella. La cirugía robótica nos permite ofrecer a nuestros pacientes una alternativa más segura y con abordajes muy complejos para proporcionarles una solución efectiva a su problema de salud», explica Anchústegui.

Ambos especialistas coinciden en que la cirugía robótica no es una moda pasajera, y de hecho recuerdan que ya tuvo su entrada en el ámbito quirúrgico hace ya casi 20 años (en el 2000), y su tecnología ha ido desarrollándose del mismo modo que lo ha hecho el conocimiento de los profesionales, que han experimentado un crecimiento poderoso. El Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, con más de 600 intervenciones robóticas en su haber, incorporó la nueva generación del sistema robótico Da Vinci en septiembre del pasado 2017.

Esta nueva versión incorpora un visor 3-D de alta definición con zoom y enfoque automático, un avance que posibilita al cirujano identificar con mucha nitidez estructuras muy pequeñas, lo que redunda en mayor capacidad para realizar cirugías mucho más precisas y con menor riesgo de daño a tejidos próximos al área que está siendo intervenida.

Además, el nuevo equipo cuenta con un sistema de visión fluorescente que, tras la inyección intravenosa de una sustancia (verde de indocianina) facilita visualizar la vascularización de las estructuras, lo que permite tener mayor margen de seguridad al extirpar, por ejemplo, un tumor,al poderse ver perfectamente iluminado. «Es un salto de calidad muy importante, ya que el riesgo de dañar un tejido sano es mucho menor y la efectividad clínica se multiplica», puntualiza el Doctor Anchústegui.

Si te ha interesado esta noticia, puedes consultar los siguientes artículos:

seguro médico

La alternativa robótica y su presencia en la cirugía general en el futuro
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *