Consejos para conducir un coche eléctrico cuando llega el frío

Cuando llega el frío invierno la autonomía de los automóviles eléctricos disminuye y los tiempos de recarga se alargan, aunque los fabricantes resuelven este inconveniente con baterías más protegidas o de mayor tamaño o capacidad de carga. Además, si eres usuario de un coche eléctrico puedes seguir algunos consejos útiles que te ayudarán a obtener más partido a tu vehículo cuando hace frío.

coches eléctricos en invierno con mucho frío

Quienes conducen un coche eléctrico conocen que con el frio las baterías duran menos, reduciéndose con ello su autonomía de utilización, mientras que los tiempos de recarga tienden a ser más largos cuando las temperaturas descienden.

Afortunadamente, estos contratiempos técnicos pueden limitarse siempre que los fabricantes incorporen en sus vehículos eléctricos unos buenos sistemas de aislamiento que protejan las baterías.

Por otro lado, la disminución de la autonomía y el aumento de los tiempos de recarga también pueden compensarse con la incorporación de baterías de mayor tamaño y capacidad. Esto hace que, incluso con temperaturas bajo cero, los coches eléctricos puedan rendir con la suficiente eficiencia.

Al mismo tiempo, los fabricantes están desarrollando nuevas tecnologías que incluyen baterías químicas, componentes de almacenaje de energía que se ven menos afectados por este tipo de factores externos.

Ventajas de tener un coche eléctrico

Ya hemos hablado de los problemas que las bajas temperaturas pueden ocasionar en un vehículo eléctrico, pero pocas personas saben que este tipo de vehículos también presentan numerosas ventajas en estas condiciones.

En primer lugar hay que anotar, frente a los vehículos con motores de combustión, que los coches eléctricos no necesitan calentarse para arrancar y empezar a operar con todas sus prestaciones, porque estos vehículos ofrecen un calor inmediato que les permite funcionar nada más ponerlos en marcha.

Además, a través de nuestro smartphone podremos encender la calefacción del vehículo para climatizar el habitáculo utilizando únicamente la batería. Si realizamos esta acción mientras el vehículo está enchufado no se verá afectado el nivel de carga.

En otros aspectos, como puede ser la conducción sobre superficies deslizantes, los vehículos eléctricos también se muestran superiores. La presencia de un par instantáneo, unido al centro de gravedad bajo conseguido gracias a la ubicación de las baterías, les permite mayor tracción y estabilidad al conducir sobre superficies deslizantes.

Por último, los coches eléctricos no son objeto de averías a consecuencia de las bajas temperaturas. Gracias a su sencillez mecánica el frío no provoca fallos en piezas y elementos susceptibles a los cambios de temperatura.

Este último punto puede explicar el porqué del auge de los coches eléctricos en países nórdicos, como es el caso de Noruega, donde las bajas temperaturas se mantienen durante buena parte del año.

Cómo conducir un coche eléctrico en invierno

Ya conocemos las ventajas y los inconvenientes de los coches eléctricos durante el invierno. Si después de valorarlo decides cambiar tu viejo coche con motor de combustión por uno eléctrico o si ya eres usuarios de uno, los consejos sobre conducción invernal que te damos a continuación te resultarán muy útiles:

  • No apures la batería: Durante el invierno, si tienes pensado cubrir un trayecto largo con tu coche eléctrico, es aconsejable planificar las paradas con antelación. Debes tener en cuenta que la autonomía de tu vehículo se verá reducida y los tiempos de recarga aumentados, por lo que se recomienda parar cuando el porcentaje de la batería sea inferior al habitual y no dejes que la batería se descargue hasta el nivel normal de recarga para parar. De esta manera reducirás el tiempo de espera y tardarás menos en volverte a poner en marcha.
  • Recarga con el coche caliente: Si necesitas recargar el vehículo lo mejor es hacerlo con el coche caliente. Es mejor enchufar el coche a la red después de haber circulado un rato en lugar de recargar en frío. Haciendo esto las baterías alcanzarán una temperatura óptima y la recarga será más eficiente, por lo tanto emplearemos menos tiempo en la operación.
  • Deja el coche enchufado: En épocas de mucho frío es recomendable dejar el coche enchufado a la red eléctrica cuando lo estacionemos. La energía calentará el pack de baterías y lo mantendrá a una temperatura adecuada, lo que nos permitirá una mayor eficiencia cuando vayamos a utilizarlo..-Utiliza la calefacción de los asientos: No todos los vehículos disponen de este elemento, pero si el tuyo equipa asientos calefactableses recomendable utilizarlos para calentarse. Este sistema necesita de un menor consumo energético que la calefacción, si bien es cierto que algunos vehículos eléctricos vienen equipados con bomba de calor para obtener una calefacción de mayor eficiencia. Además, es recomendable preacondicionar la temperatura del habitáculo cuando el coche esté enchufado.
seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *