Coches híbridos, eléctricos y de combustión se igualarán en 2040

Los fabricantes de coches creen que las ventas de todos los tres tipos de vehículos acabarán por equipararse en el futuro. Los híbridos son los coches que despuntarán en el futuro cercano y se espera que casi la mitad de los concesionarios desaparezcan antes de 2025.

Estudio KPMG vehículos según los fabricantes

Directivos del sector de la automoción han dado su opinión acerca del futuro que espera al negocio de su sector. Unas predicciones que han sido recogidas en el XX Informe Global sobre Automoción que lleva a cabo KPMG (Automotive Institute Publication Platform). Estudio llevado a cabo tras recabar la opinión de cerca de 1.000 directivos de los sectores del automóvil y la tecnología, y unos 2.000 consumidores de todo el mundo.

Los resultados de la encuesta realizada por la plataforma muestran cómo los máximos responsables de la automoción esperan que el futuro pase por la evolución tecnológica, algo que variará en función del país, el tipo de vehículo, la evolución económica y de las normativas que se están desarrollando.

De esta forma, el sector espera que la distribución de las ventas y fabricación se vuelva más equitativa en próximos años a nivel mundial. Estimando que en el año 2040 los vehículos eléctricos de batería (VEB) alcanzarán un 30%, los híbridos un 25 %, los vehículos eléctricos de pila de combustible (VEPC) un 23%,  y los coches con motores de combustión interna (MCI) rondarán el 23% (menos de una cuarta parte del mercado).

Del mismo modo, si atendemos a la opinión de los consumidores, una amplia mayoría afirma que su próximo automóvil será un híbrido. Seguido de cerca de los tradicionales coches de combustión. Y en último lugar los eléctricos y de pila de combustible.

Mayor conectividad y digitalización, futuro inmediato

La encuesta de KPMG también ha mostrado cómo conectividad y digitalización son las dos principales tendencias a seguir según los directivos del sector.  Por lo que las empresas deben ponerse las pilas para atender la demanda de estos servicios por parte de unos consumidores cada vez más exigentes en cuanto a la tecnología.

Para Begoña Cristeto, socia de KPMG en España, “estamos ante una nueva tormenta perfecta, que sitúa a la industria de automoción ante retos complejos y que obligarán, a diferencia de lo ocurrido en el pasado, a incorporar nuevas capacidades fuera de sus competencias tradicionales, para responder a las demandas de nuevos servicios de un consumidor más exigente. No obstante, el sector en España, cuenta con experiencia contrastada y ejecutivos cualificados que han trabajado intensamente para hacer de esta industria un sector competitivo en escenarios adversos y globales y está ya trabajando para posicionarse en este nuevo ecosistema de movilidad. La clave, que determinará en buena parte los resultados será la capacidad para incorporar estos cambios a la velocidad que el entorno va a requerir y con la diversidad que cada entorno local va a exigir”.

De esta encuesta , también se obtienen otras conclusiones. Como el hecho de que Toyota sea la marca mejor posicionada de cara a este futuro inmediato. Seguida de BMW y Tesla. O que la industria del automóvil depende más que nunca de las normativas que aún están por desarrollarse en la mayoría de países.

Otro de los vaticinios más alarmantes del estudio es que el número de concesionarios se reducirá en un 30-50% hasta 2025.

Según el responsable de Automoción en KPMG, Dieter Becker, “la industria automovilística tendrá que acostumbrarse a salir de su zona de confort durante este periodo de cambio. “No existe una única respuesta global; actualmente la industria está funcionando como un grupo de islas conectadas, pero diferenciadas. Dichas entidades cambiarán, se fusionarán y se transformarán a medida que la industria avance en la revolución tecnológica. En particular, KPMG aprecia esta incertidumbre en el ámbito de los nuevos negocios que surgirán con la incorporación de las nuevas tecnologías digitales al sector de automoción. La mayoría de OEM encuestados creen ser capaces de gestionar una plataforma de servicios más amplia para ofrecer estas nuevas capacidades. En este punto, KPMG considera, sin embargo, que las empresas tradicionales, basadas en activos, tendrán que afrontar retos que les supondrán una mayor complejidad para competir con gigantes tecnológicos por las oportunidades de movilidad basadas en la incorporación de nuevos servicios”.

seguro turismo

Jorge Monroy Criado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *