Invierno: Consejos para que nuestro perro no pase frío

Es cierto que como todos los animales los perros están protegidos y preparados para soportar el frío, pero cuando se trata de cachorros, ejemplares de pelo corto o de avanzada edad, las cosas pueden complicarse. Debemos conocer qué síntomas nos descubren que nuestro perro tiene frío y también debemos esforzarnos porque el bienestar de nuestra mascota no descienda con bajas temperaturas.

PERRO CON FRÍO

Todos los años cuando se aproxima la temporada invernal y los termómetros comienzan a desplomarse, sobre todo cuando lo hacen por debajo de los 0ºC, es habitual que los propietarios de perros nos hagamos una misma pregunta: ¿Tiene frío mi perro?

De entrada hay que decir que los perros se encuentran preparados para dentro de lo razonable superar todo tipo de climatologías, aunque otra cosa bien distinta es que se trate de ejemplares de razas procedentes de climas más cálidos y que por cuestiones genéticas no cuentan con protecciones suficientes para soportar climas fríos.

Dicho esto debemos entender que, salvo excepciones, las bajas temperaturas también pueden afectar a la salud nuestros perros, sobre todo cuando se trata de cachorros, de ejemplares de pelo corto o de animales de avanzada edad, y que ello obligará a que extrememos las precauciones y los cuidados cuando llega el frío, sobre todo porque como sucede con las personas cada perro es un mundo.

Es cierto que los perros disponen de pelo y de una capa de grasa que les protege, pero también lo es que en animales especialmente sensibles las bajas temperaturas pueden provocar rigidez muscular, temblores, respiración lenta, somnolencia o sequedad en la nariz y, principalmente, apatía a la hora de realizar sus paseos diarios o los juegos más habituales a los que está acostumbrado. ¿Cómo podemos solucionarlo?

Evidentemente, lo primero es abordar la estación invernal en perfecto estado de salud, para lo cual de forma previa habremos visitado al veterinario para comprobar que nuestro perro está en perfectas condiciones. Segundo será una correcta alimentación que le brinde a nuestra mascota los nutrientes calóricos necesarios y, en tercer lugar, evitaremos realizar los paseos y las salidas en las horas de mayor frío.

Ni que decir tiene que en caso necesario protegeremos a nuestro perro con alguna prenda o abrigo para mascotas que le evite frío y en su caso la lluvia y que una vez en casa deberemos acondicionar debidamente su lugar de descanso, con el fin de que el animal esté cómodo, en una zona bien abrigada y protegida de las corrientes de aire y donde la temperatura ambiente sea adecuada y estable.

Además, también es aconsejable mantener hidratadas las almohadillas de las patas con crema protectora, ya que en época invernal es frecuente que se agrieten por el contacto continuado con superficies frías y húmedas, sin olvidarnos de evitar la humedad en las orejas, también muy expuestas al frío, para evitar las indeseadas otitis.

seguro veterinario para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *