Qué pasa si circulo con el depósito en reserva habitualmente

Son muchos los conductores que apuran hasta la última gota de combustible de cada repostaje. Sin embargo, circular habitualmente con el depósito en reserva es un mal hábito que puede dañar seriamente nuestro coche. A continuación te contamos por qué no debes hacerlo y a qué sanciones podemos enfrentarnos si nos quedamos ”tirados” sin combustible.

Por qué no debemos circular con el depósito de combustible en la reserva

Hace algunas semanas hablábamos de algunos malos hábitos que a la hora de conducir pueden dañar nuestro coche y nuestro bolsillo. Entre ellos destacaban el no calentar el motor antes de iniciar la marcha o el de conducir habitualmente con el pie izquierdo encima del pedal de embrague.

Hoy queremos hacer hincapié en otro hábito negativo, como es circular con el depósito en la reserva. Este comportamiento está más extendido de lo que pensamos, seguramente porque los conductores no somos conscientes del daño que podemos causar a los vehículos con este comportamiento.

Sin embargo, antes de adentrarnos en las averías que se pueden ocasionar por el hecho de circular con el piloto de reserva encendido, vamos  aclarar cuánto dura este depósito y cuáles son las multas a las que nos enfrentamos en caso de quedarnos sin combustible.

Cuánto dura la reserva de un coche

A todos los conductores nos viene a la cabeza la misma pregunta cuando se nos enciende el piloto de reserva: “¿Cuántos kilómetros me quedan?”

Esta pregunta no tiene una respuesta única, ya que los litros de reserva varían en función del modelo de coche y la capacidad del tanque de combustible. Lo que si es cierto es que cuanto mayor es el depósito mayor será la reserva.

Normalmente la reserva está pensada para que puedas recorrer la distancia que te separa de una gasolinera, más o menos unos 50 ó 60 kilómetros de media.

¿A qué multa me enfrento si me quedo sin combustible?

Quedarse sin combustible en el coche mientras se circula puede ser una lotería en cuanto al número de multas que recibas. Por un lado, y de acuerdo con el artículo 90 del Reglamento de Circulación que regula el estacionamiento, puedes enfrentarte a una multa de 200 euros si no consigues detener el vehículo en un lugar adecuado.

Por qué no debemos circular con el depósito de combustible en la reserva

Por otro lado, y en virtud del artículo 3, podrás ser sancionado con otros 200 euros por conducción negligente. Esto es debido a que sin combustible el motor se detiene y la asistencia a la dirección y los frenos desaparecen.

Además, si una vez detenido el vehículo no se hace uso de los triángulos o del chaleco reflectante de forma adecuada podremos ganarnos otra multa de 80 euros.

Por último, si tenemos la suerte de tener una gasolinera cerca podremos ir a por combustible sin muchas dificultades añadidas, aunque en este caso tendremos que tener en cuenta que transportar gasolina en un recipiente sin homologar puede suponer sanciones de entre 2.000 y 3.000 euros. En resumen, al quedarnos sin combustible nos podemos enfrentar a casi 3.500 euros en sanciones.

Elementos del coche comprometidos al circular en reserva

Para saber que piezas de nuestro vehículo se pueden ver afectadas cuando circulamos en reserva, es necesario conocer el recorrido que hace el combustible desde el depósito hasta llegar al motor.

De esta manera el primer elemento que puede verse dañado es la bomba eléctrica, encargada de mandar el combustible hacia los inyectores. Cuando apuramos la gasolina este componente mecánico se ve forzado más de lo debido, ya que para que cumpla correctamente con su función debe permanecer completamente sumergida.

Al mismo tiempo la ausencia de suficiente combustible impide la correcta refrigeración de la bomba y permite que se formen burbujas de aire en el circuito.

Por qué no debemos circular con el depósito de combustible en la reserva

Posteriormente, las partículas acumuladas en el fondo del depósito pueden obstruir el filtro. Esto se traducirá en un menor rendimiento del motor, un aumento del consumo y en dificultades a la hora de arrancar, sobre todo en condiciones de frío. Si el filtro queda completamente atascado y corta el flujo de combustible nos podemos enfrentar a una avería muy importante.

Los mismos sedimentos que obstruyen el filtro también pueden atascar los inyectores. Este atasco hará que el combustible se mezcle peor en la cámara de combustión y, por tanto, se reducirá el rendimiento del vehículo.

Por tanto, es conveniente no apurar los repostajes hasta la última gota, ya que las partículas acumuladas en el fondo son las que más pueden dañar nuestro coche. Para terminar queremos daros un consejo para evitar introducir más sedimentos en el depósito de combustible. Para ello procuraremos no repostar nunca en una estación de servicio donde se esté descargando combustible. El movimiento producido por la descarga hace que las impurezas se eleven del fondo y pueden entrar en tu coche.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *