Consejos para viajar seguros con una caravana este verano

Muchas personas han pensado en una caravana como el aliado perfecto para poder realizar escapadas durante su tiempo libre, una decisión que una vez desenganchado les permite tener su vehículo para el turismo. Pero para que esta experiencia se convierta en algo memorable será necesario tener en cuenta ciertos detalles, que nos aseguren que hacemos un uso adecuado del vehículo, además de garantizar nuestra seguridad durante el viaje.

Para todos aquellos que prefieren la libertad de viajar sin ataduras, apostar por el caravaning puede ser una gran opción y, además, hacerlo utilizando una caravana te permite, por un lado, tener todo ordenado como lo tendrías en tu propia casa, y por otro una vez desenganchado el remolque puedes contar con tu coche para hacer turismo.

Pero conducir remolcando una caravana requiere conocer y tener en cuenta algunos requisitos legales y de seguridad. Por ejemplo, el peso de la caravana, que se considerará ligera si no excede los 750 kg de tara o pesada si supera dicha masa, cuestión que influirá en el tipo de permiso de conducir que necesitaremos.

Qué hay que saber de una caravana ligera

En los casos en que remolquemos una autocaravana ligera estamos de enhorabuena con respecto a algunos detalles que nos facilitarán su uso. En primer lugar, no necesitaremos ningún carnet de conducir más allá del B.

Por otra parte, las caravanas ligeras -menos de 750 kg- tienen otra ventaja con respecto a las pesadas y es que no necesitan matriculación y tampoco es necesario que pasen periódicamente la ITV.

muchos recurren al caravaning en vacaciones

En la parte trasera de las caravanas ligeras hay que colocar la misma matrícula del vehículo tractor, siendo motivo de sanción la disparidad de matrículas.

El siguiente detalle que debemos conocer es que durante el trayecto hasta el destino ningún pasajero podrá viajar dentro de la caravana, eso incluye también a las mascotas, debiendo ocupar su asiento correspondiente en el vehículo tractor y dotado con las correspondientes medidas de seguridad (arnés, silla infantil o cinturón de seguridad).

Las velocidades máximas son otro aspecto a tener en cuenta. Un vehículo que remolca una caravana no puede exceder los 90 km/h en autovías y autopistas; 80 km/h en vías secundarias con más de un carril y arcén de 1,5 metros y 70 km/h en el resto de vías.

Por supuesto siempre se deben respetar las velocidades de 50 km/h en zonas urbanas y las de 30 km/h en calles con un único carril por sentido de circulación. Superar los límites de velocidad es una de las infracciones más sancionadas en caravanistas con multas de hasta 600 euros.

…y de una caravana pesada

En el caso de los conductores de aquellos conjuntos que superen los 750 kilogramos de MMA, siempre que la suma de la tara del vehículo y de la caravana no exceda los 3.500 kg, será preciso disponer del permiso B96.

viajar en caravana en verano es muy popular

Esta autorización nos capacitará para manejar conjuntos de vehículos de una MMA inferior a 4.250 kg, siendo necesario el carné B+E si la MMA es superior.

Las caravanas pesadas deberán si están obligadas a llevar matrícula (placas rojas con la letra R). Esta irá colocada en la parte trasera junto a la matrícula del vehículo que aporta tracción al conjunto.

Además, las caravanas pesadas están obligadas a contar con un seguro diferente al del vehículo que ejerce de tractor.

Por otro lado, y a diferencia de los remolques ligeros las caravanas pesadas (más de 750 kg y menos de 3.500 kg) si deben pasar la ITV, la primera a los seis años de su primera matriculación y a partir de ese momento cada dos años.

Una visita obligada a la ITV

Una vez adquirida nuestra caravana -sea ligera o pesada- debemos asegurarnos que el pivote de enganche y su fijación al vehículo tractor cumple con los requisitos legales. Y por otro lado debemos comprobar que las conexiones con el vehículo tractor funcionan correctamente.

acampar en caravana

Para todo ello hay que visitar un taller especializado y después cubrir el trámite de pasar por la ITV dado que se trata de una modificación de las características del modelo, proceso que exige homologación y que debe constar en la tarjeta ITV del vehículo tractor.

Precauciones a la hora de conducir

Conducir remolcando una caravana exige tener en cuenta algunas cuestiones. En primer lugar, es vital asegurarnos de que la conexión entre el vehículo tractor y la caravana está bien realizado, comprobando especialmente que el alumbrado funciona de manera correcta antes de incorporarnos a la circulación.

Otro aspecto importante es la influencia del viento, que puede provocar variaciones en la velocidad tanto si sopla de frente como por detrás. El mayor riesgo cuando se remolca una caravana se produce cuando el viento incide de forma lateral, ya que puede hacernos perder el control del conjunto con el riesgo asociado de vuelco o accidente.

¿caravana en verano? una gran opción

Otro punto importante es la distancia de frenado. Circulando con una caravana nuestro vehículo soporta un peso mayor al realizar las frenadas, por lo que es obligatorio incrementar la distancia de seguridad con otros vehículos y realizar una conducción suave que permita anticipar las frenadas y poder responder con tiempo a las sorpresas.

La realización de maniobras con seguridad es otro de los puntos importantes. Al comprar nuestra caravana debemos ser conscientes que pueden aparecer ángulos muertos y zonas de baja visibilidad, por ello en muchas ocasiones será necesario que instalemos espejos retrovisores adicionales con los que controlar todos los puntos ciegos.

Por último, recordar que la maniobra de marcha atrás se complica ligeramente cuando se hace con remolque, ya que la dirección de la caravana irá al contrario.

seguro autocaravana

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *