Contaminación doméstica: ¿Tu hogar un lugar de riesgo?

Todos hemos pensado en algún momento que nuestras casas son el mejor refugio frente a la contaminación exterior, pero lamentablemente un estudio publicado en la revista “Nature Microbiology” nos descubre que en el interior de nuestros hogares también existen contaminantes que pueden poner en riesgo nuestra salud. La noticia no sería tan alarmante si no pasáramos cerca del 90% del día entre cuatro paredes.

la contaminación en el hogar lo convierte en lugar de riesgo para la salud

Los datos de un estudio científico publicado en la revista “Nature Microbiology” nos descubren, que aunque creemos que nuestras actividades diarias nos llevan a muchos lugares distintos, lo cierto es que la mayor parte de las personas que vivimos en el “primer mundo” pasamos más de un 90% de nuestro tiempo “encerrados” en viviendas u oficinas.

Se trata de entornos cerrados y muchas veces con poca ventilación que, aunque no lo veamos, están repletos de contaminantes -sustancias volátiles, bacterias, hongos y agentes químicos- que pueden suponer un riesgo para nuestra salud, de ahí que el hecho de “ventilar” las habitaciones todos los días  y mantener una limpieza exquisita sea una buena costumbre doméstica que, lejos de los tópicos, se debería seguir de forma habitual en todos los espacios habitados.

En el citado estudio los científicos dan a conocer públicamente los resultados de una comparativa que analiza los contaminantes presentes en cuatro escenarios diferentes.

Cuatro escenarios

El primer escenario analizado es un pueblo donde sus casas no tienen paredes. El segundo es un pueblo con casas de madera que carecen de fontanería. El tercero es una ciudad de 400.000 habitantes y el cuarto escenario es una ciudad con más de dos millones de habitantes.

El estudio, realizado por científicos de la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey), muestra que los entornos cerrados ubicados en ciudades presentan una mayor cantidad de contaminantes químicos derivados de fármacos y agentes de limpieza, que las casas situadas en entornos rurales, cuyo principal foco de polución es el empleo de carbón, leña y parafinas como combustible.

el hogar es el lugar donde pasamos más tiempo con la familia y por eso es importante

Además, los resultados nos muestran que los hongos asociados a la piel humana tienen en los espacios cerrados un medio apto para su desarrollo y proliferación, ya que son más resistentes a productos químicos y encuentran en los hogares temperaturas más cálidas y espacios menos ventilados.

Mientras tanto en los entornos rurales es cierto que se encuentra un mayor número de hongos y bacterias, pero con una menor capacidad de afectación para los seres humanos.

Efectos de la contaminación interior

En 2017 la Organización Mundial de la Salud OMS) estimaba que la contaminación interior se asociaba a 4,3 millones de muertes prematuras en el mundo, frente a los 3,7 millones de fallecimientos causados por la contaminación exterior.

Desde 2018 expertos de la Universidad de Texas emplean cámaras y sensores para monitorizar las emisiones en el entorno controlado de una vivienda prefabricada de 110 metros cuadrados. El objetivo es medir las fuentes de oxidantes químicos y de qué forma se ven afectadas por las actividades humanas y por la luz.

De esta forma se ha podido observar que actividades tan habituales en un hogar, como puede ser hervir agua o hacer una tostada, multiplican los contaminantes gaseosos y las partículas en suspensión, lo que se traduce en efectos perjudiciales para la salud.

debemos tener cuidado con la contaminación de la casa

Un análisis publicado en “Building and Environment” y firmado por un equipo de la Universidad Estatal de Washington, nos descubre que los niveles de formaldehído se multiplican en los hogares por cada grado centígrado que se incrementa la temperatura interior, suponiendo un riesgo para el bienestar de las personas.

Los efectos de estos contaminantes varían al alza empujados por fenómenos como las olas de calor o la variación diaria de temperatura, datos especialmente preocupantes en un contexto de calentamiento global y procesos climáticos cada vez más extremos. Todo ello nos lleva a pensar que la construcción de nuestros hogares debería enfocarse cada vez más a la eficiencia energética y a la protección de la salud.

Relación entre la contaminación interior y las enfermedades

La contaminación dentro de las casas puede provocar ciertas dolencias o enfermedades más serias de lo que en principio podríamos imaginar.

La quema de combustibles produce partículas respirables y compuestos orgánicos como el benzopireno, el formaldehido o el benceno, que pueden provocar irritación bronquial y daños en el pulmón. Así mismo se produce monóxido de carbono, que se une a los glóbulos rojos disminuyendo la capacidad de transportar oxígeno.

Por otra parte, el dióxido de nitrógeno afecta al pulmón y dificulta su capacidad de intercambio de gases y la exposición a hongos puede provocar respuestas inflamatorias e inmunodepresoras, mientras que los Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) pueden provocar irritaciones de la mucosa, inflamación y obstrucción de la vía aérea, incluso sustancias como el Radón (segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaco), pueden estar presentes en nuestro entorno asociado a los materiales de construcción, combustibles fósiles o incluso el agua.

¿El horno contamina el hogar?

Buenas prácticas para reducir la contaminación interior

A continuación presentamos una serie de consejos que pueden ayudar a reducir los efectos negativos de la contaminación interior:

  • Airea diariamente todas las estancias de tu casa. Esto reducirá la concentración de sustancias tóxicas mediante la renovación del aire.
  • Emplea cortinas y persianas. Si reducimos la incidencia directa de sol en las horas de máxima insolación, disminuiremos la temperatura general de la casa, suponiendo una menor liberación de tóxicos.
  • Intentar reducir el número de productos químicos. Opta por alternativas ecológicas y naturales para la limpieza del hogar. ¿Sabías que el vinagre es un quitagrasas muy potente?
  • Revisa canalizaciones e instalaciones. Un buen mantenimiento de equipos nos evitará peligrosas fugas de contaminantes.
  • Evita la humedad excesiva. Como ya hemos comentado los entornos húmedos facilitan la propagación de hongos y de otros contaminantes. Mediante la colocación de extractores reduciremos eficazmente la humedad ambiental.
  • No fumar en entornos cerrados. La concentración de los humos del tabaco, que contienen gran cantidad de sustancias tóxicas, es altamente perjudicial para tu salud y la de los que te rodean.-Mantener la casa limpia. Reduciremos las posibilidades de que bacterias y hongos se desarrollen mediante una adecuada limpieza.
seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *