Brexit: Controles aduaneros para mercancías desde el 1 de enero

El pasado día 1 el Reino Unido ha dejado de ser formalmente país miembro de la Unión Europea y a pesar de los acuerdos suscritos para mantener los intercambios comerciales el Brexit supone el regreso de los controles y procedimientos aduaneros para todas las mercancías que entran y salen desde Gran Bretaña, una nueva circunstancia que complica la logística de operadores y empresas de transporte.

Controles aduaneros por el Brexit

Desde el pasado día 1 el Reino Unido ha dejado de ser país miembro de la Unión Europea y esta circunstancia va a tener un importante impacto en todas las relaciones comerciales entre ambos lados del Canal de La Mancha y principalmente en todo lo relacionado con los transportes de mercancías, que a partir de ahora deberán cumplir con los nuevos procedimientos aduaneros y de tránsito, que se unirán a los requerimientos sanitarios derivados de la pandemia de Covid-19.

En este sentido el Gobierno español ha advertido a las empresas de transporte que los nuevos trámites y controles para el cruce de fronteras van a complicar la logística con respecto a la situación anterior al 1 de enero. A partir de esa fecha es obligatorio realizar “declaraciones de aduana” para todas las mercancías que salgan del Reino Unido  en dirección a la UE, un trámite que deberá realizarse a través de agentes de aduanas.

Por otro lado, las autoridades británicas han dispuesto de los “Check an HGV” donde los conductores podrán verificar si disponen de toda la documentación necesaria para el tránsito fronterizo desde Gran Bretaña. Recordar que las licencias, permisos de conducción y los certificados de aptitud profesional de los conductores continúan siendo válidos y que operadores logísticos y empresas deben asegurarse de que todos los transportes disponen de códigos de barras MRN, referencia de mercancías GMR, referencias de seguridad y de los correspondientes certificados sanitarios para las mercancías de origen animal y vegetal.

Desde el 1 de enero están operativas en Reino Unido once instalaciones de control fronterizo IBF (Inland Border Facilities) para la realización de controles aduaneros de entrada y salida de mercancías al margen de las existentes en las terminales portuarias y ferroviarias, aunque en los tráficos en que intervenga un consignatario autorizado no será obligatorio el paso por la IBF.

Los conductores de vehículos de más de 7,5 toneladas que salgan del Reino Unido a través del puerto de Dover o del Eurotúnel deberán disponer de un Kent Access Permit (KAP) para transitar por las carreteras próximas a estas instalaciones. Estos permisos tendrán una validez de 24 horas y se necesitará uno distintos para cada tránsito.

Desde el 1 de enero también se ha puesto en marcha un plan de gestión para los tráficos pesados que unen Gran Bretaña y España a través del puerto marítimo de Portsmouth. Para acceder a estas instalaciones los transportistas previamente deberán someterse al control de la documentación.

Finalmente, los transportistas españoles podrán continuar utilizando sus tarjetas sanitarias con normalidad, aunque el Gobierno español aconseja que se contraten seguros de viaje que cubran todos los riesgos y eventualidades que puedan producirse.

Seguro para camiones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *