Coronavirus y Mascotas: ¿Cómo afecta el estado de alarma?

Las medidas implantadas por el Gobierno ante la crisis sanitaria en España provocada por el coronavirus incluyen restricciones de movilidad y circulación de los ciudadanos. Los responsables de mascotas se preguntan cómo les afecta este decreto con respecto a los cuidados y el quehacer diario con sus compañeros domésticos.

CÓMO AFECTA A LAS MASCOTAS EL ESTADO DE ALARMA

El brote de coronavirus en España ha causado la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno español, y la aprobación tanto del Real Decreto 463/2020 como del Real Decreto 8/2020, con los que se aplican medidas extraordinarias a cumplir por parte de los ciudadanos ante esta crisis sanitaria.

Con el fin de limitar la circulación por la vía pública, sólo se podrá salir a la calle por causa de fuerza mayor y para llevar a cabo un número limitado de actividades durante el tiempo que se prolongue el confinamiento. Un incumplimiento que será sancionado, como así se recoge en el artículo 20 del primer decreto. Dichas sanciones pueden oscilar entre 100 y 600.000 euros, o incluso con prisión desde tres meses hasta un año según la gravedad de la infracción cometida.

En lo que respecta a los animales de compañía, pueden surgir diferentes cuestiones acerca de su tenencia que es necesario responder para mayor tranquilidad de los propietarios. El propio Real Decreto incluye dos apuntes o menciones específicas que se corresponden con este ámbito. Por un lado, y aunque se haya suspendido la apertura al público de locales y establecimientos minoristas, sí se permite la de aquellos establecimientos de alimentos para animales de compañía. Y en segundo lugar, se hace referencia a la posibilidad de circular en la vía pública con las mascotas. Respondemos a estas y otras cuestiones que nos podemos plantear como propietarios.

¿Puedo sacar al perro durante el estado de alarma?

Es posiblemente la pregunta más repetida entre los dueños de perros tras imponerse las nuevas medidas del estado de alarma. A pesar de la confirmación por parte de Pedro Sánchez, conviene aclarar que los propietarios de mascotas pueden salir a la calle con su animal de compañía, siempre y cuando los mismos cumplan ciertas condiciones. Es decir, el paseo con el perro, por ejemplo, debe realizarse de forma individual y aplicando la responsabilidad social y el sentido común.

SACAR A LOS PERROS EN ESTADO DE ALARMA

Cabe recordar que el aislamiento debe llevarse a cabo en el caso de las personas enfermas que han dado positivo por coronavirus, mientras que en el resto de personas la medida que debe emplearse es la de realizar una cuarentena. Por ello, aquellos propietarios de mascotas que no hayan dado positivo, podrán salir a la calle con su animal de compañía, siempre y cuando respeten las normas mínimas de salud y realizando el recorrido en las proximidades de su hogar durante el tiempo estrictamente necesario.

La Dirección General de Derechos de los Animales señala, por tanto, que los paseos deberán ser cortos, en horarios de menor afluencia y con el fin de cubrir las necesidades fisiológicas de las mascotas. Del mismo modo, también insta a no mantener contacto con otros animales y personas, llevando siempre la botella de agua con detergente correspondiente para limpiar la orina, así como las bolsas para las heces.

¿Me puede contagiar mi mascota el coronavirus?

Los animales de compañía no pueden contagiarse ni propagar el COVID-19, según ha asegurado la Organización Mundial de la Salud (OMS). No existen pruebas ni evidencias científicas que lo avalen, pero sí es recomendable llevar a cabo una adecuada higiene de manos tras el contacto con mascotas para así evitar otras bacterias comunes, como la E. Coli y la Salmonella.

No al abandono de animales

No nos cansamos de repetirlo. El abandono de mascotas nunca estará justificado, y menos en épocas de crisis sanitaria. Y es que el temor que pueda provocar el estado de alarma en España y la propagación del coronavirus, ha provocado que el abandono de decenas de animales de compañía, ante la posibilidad de contagio del virus. Una decisión que, como hemos aclarado, no tiene sentido puesto que estos no son portadores del mismo y no pueden transmitirlo al no existir evidencias de ello.

Italia, el país más afectado de Europa por coronavirus, ya ha registrado más de 2.000 casos de abandono animal. Una cifra a la que, por responsabilidad de todos, no podemos llegar en España. La histeria social no ayuda en estas situaciones, y tu mejor amigo peludo no debe pagar las consecuencias.

Medidas de precaución si tenemos mascotas

La Dirección General de Derechos de los Animales ha publicado algunas de las pautas de actuación que los responsables de mascotas pueden llevar a cabo en lo que respecta a su atención sanitaria. Será fundamental lavarse las manos tras tocar al animal, limpiar el hogar en el que se convive de forma regular y utilizar gel desinfectante tanto para su cola como para sus almohadillas.

LAVADO DE MANOS

Del mismo modo, la Real Sociedad Canina de España (RSCE) ha solicitado no poner mascarillas a los animales de compañía si el objetivo fuese prevenir el contagio, puesto que estas no sirven para ello en su caso.

Si diéramos positivo y tenemos un perro o gato, la RSCE recomienda dejar al animal a cargo de otra persona que se encuentre sana y en perfecto estado de salud. Además, se deberán sustituir sus comederos y bebederos habituales, desinfectar la correa y el resto de su material si han estado en contacto con una persona enferma. Aún así, la propia asociación aclara que se trata de medios preventivos básicos, puesto que los animales no son portadores del virus.

Si no existiese la opción de dejar al animal a cargo de otra persona o cuidador temporal, los veterinarios recomiendan emplear las mismas medidas de precaución e higiene que con las personas. Es decir, evitar el contacto estrecho, utilizar mascarilla y lavarse las manos de forma regular. Además, las clínicas españolas siguen por norma un protocolo de limpieza y desinfección riguroso, con y sin crisis sanitaria.

¿Puedo llevar a mi perro al veterinario durante el estado de alarma?

Así mismo, en lo referente al sector veterinario, el mismo ha recordado a los propietarios que se garantizará la atención por parte de los profesionales médicos. Se recomienda, eso sí, aplazar aquellas visitas que sean rutinarias y que no impliquen una urgencia hasta que la fase crítica haya concluido, empleando siempre la cita previa. Para aquellos casos en los que podamos cuestionarnos si existe necesidad urgente o no de acudir al veterinario, se recomienda ponerse en contacto de manera telefónica con el profesional, para que el mismo valore la situación e indique el procedimiento a seguir.

En el Real Decreto 8/2020 de 17 de marzo se especifica el permiso de acudir a las clínicas veterinarias para aquellos propietarios de mascotas que necesitan atención veterinaria, aunque de nuevo se aconseja desplazarse al centro siempre y cuando la situación sea de urgencia.

MASCOTAS ANCIANAS EN EL VETERINARIO

¿Puede un veterinario rechazar a la mascota de una persona con coronavirus?

La Organización Colegial Veterinaria Española ha publicado un decálogo de consejos tanto para propietarios como para clínicas veterinarias, a la hora de llevar a cabo una higiene adecuada para evitar la propagación de la enfermedad y aclarar dudas al respecto.

La importancia de estas medidas y del estado de alarma no deben provocar la duda sobre si un profesional veterinario puede rechazar la atención a una mascota de un paciente contagiado de coronavirus. Sí especifica la guía publicada por el Colegio de Veterinarios de Madrid, que aquel animal de compañía que haya mantenido contacto con personas positivas al coronavirus, debe ser atendido fuera del horario de atención al público y en ningún caso, ir acompañada de sus propietarios a la clínica veterinaria.

perro en el veterinario

El artículo 6 del Código Deontológico para el ejercicio de la profesión veterinaria en España recoge que el profesional veterinario cuenta con una responsabilidad esencial en materia de bienestar animal, por lo que debe procurar que las necesidades de los animales estén cubiertas en lo que respecta a su atención veterinaria. No obstante, el artículo 21 sí especifica el derecho del profesional a aceptar o rechazar libremente la atención a un paciente, salvo en el supuesto previsto en el artículo 8.2. Este último especifica que el veterinario debe intentar estabilizar un animal cuando su vida corra un peligro grave y manifiesto, siempre que disponga de medios para ello y cuando no suponga riesgo para sí mismo ni para terceros.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *