9 respuestas sobre la transmisión del COVID-19 en playas y piscinas

Con el verano a la vuelta de la esquina, el CSIC publica un informe que se centra en la transmisión del COVID-19 en playas, piscinas y otras zonas acuáticas, lugares frecuentados en la época estival en los que se producen concentraciones de personas.

coronavirus en playas y piscinas

El buen tiempo propio del verano y la época estival llegan de la mano en estas fechas y son muchos los interrogantes que se acumulan sobre la posibilidad de acudir a la playa una vez que el desconfinamiento se va relajando y la desescalada llegue a su fin y se alcance la denominada nueva normalidad. Las playas y las piscinas son especialmente lugares en los que se acumulan grandes concentraciones de personas, y siendo espacios tan deseados en vacaciones, surgen numerosas dudas en lo que respecta a la salud pública aunque llegado el momento se haya superado el proceso de confinamiento.

Ante esta situación que ya se ve venir, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha elaborado y publicado un informe en el que aborda la transmisión del COVID-19 en playas, piscinas y otros espacios destinados al baño y a otras actividades acuáticas. Si bien desde la entidad se advierte que con el mismo no se trata de definir las condiciones necesarias, puesto que para eso debe realizarse un estudio de planificación suficiente con el tiempo, en el que se debiera incluir toma de muestras y análisis de los resultados. Sí se resume en el actual y recién publicado informe el estado del arte de lo que se describe en la literatura científica a fecha de su publicación (principios de mayo 2020) y que ha sido avalado por la opinión de los investigadores que lo firman.

Dicho informe se resume en nueve puntos que resumen la información sobre la transmisión del coronavirus en estos espacios:

1. La principal vía de transmisión

El CSIC recuerda que la principal vía de transmisión del COVID-19 en playas, ríos, lagos y piscinas se produce mediante secreciones respiratorias generadas por la tos, los estornudos y el contacto entre personas, por lo que se deben mantener las recomendaciones generales a cumplir en cualquier otro lugar o espacio, como las que se recogen en el protocolo y guía de buenas prácticas dirigidas a la actividad comercial en el establecimiento físico y no sedentario publicadas en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

2. Actividades recreativas en el agua

En lo que respecta a este tipo de actividades, se señala la posibilidad poco probable de contagio o infección por SARS-CoV-2 por contacto con el agua de condiciones estándar para el baño. Sin embargo, se recalca que estas actividades implican una pérdida de las medidas recomendadas de distanciamiento social.

actividades acuáticas

3. Uso de agentes desinfectantes

El uso de agentes desinfectantes en piscinas y spa se encuentra implantado con el objetivo de evitar la contaminación microbiana de las aguas por la afluencia excesiva de usuarios. Además, la concentración residual del agente de desinfección presente en el agua debería ser suficiente para mantener inactivo al virus.

4. Balnearios o aguas medicinales

Los aerosoles generados por el agua ya sea en un balneario o en una instalación de aguas medicinales contarán con las mismas características de desinfección que las aguas de baño de estas instalaciones.

5. Saunas y baños de vapor

sauna

En aquellas instalaciones en las que se generen ambientes con temperaturas elevadas, tales como las saunas o los baños de vapor, el CSIC espera que la supervivencia del virus sea reducida, dado que en algunos casos se alcanzarán hasta los 60ºC o incluso mayor temperatura.

6. El efecto de dilución y la presencia de la sal

Si bien actualmente no existen datos de la persistencia del coronavirus en agua de mar, tanto el efecto de dilución y la presencia de la sal en el mismo son factores que probablemente contribuyan a disminuir la carga viral y mantenerlo inactivo por analogía a lo que sucede con virus similares.

7. Extremar las medidas en agua dulce

coronavirus en ríos o pantanos

El CSCI alerta de la posible supervivencia del COVID-19 en agua de ríos, lagos o pozos de agua dulce y no tratada, que puede ser mayor que la que se produce en piscinas y en el agua salada. Se deben por tanto extremar las medidas de precaución para evitar aglomeraciones, puesto que serán estos los medios acuáticos más desaconsejables en relación a las otras alternativas, con énfasis en las pequeñas pozas donde la dilución es menos efectiva.

8. El virus en la arena de playa

La acción conjunta de la sal de agua del mar, la radiación ultravioleta solar y la alta temperatura que puede alcanzar la arena de playa pueden ser factores favorables para mantener inactivo al virus, aunque por el momento no existen estudios sobre la prevalencia del COVID-19 en la arena de playas o riberas.

coronavirus en arena de playas

9. La desinfección de los suelos de espacios naturales

El CSIC especifica en el último punto que la desinfección de los suelos de espacios naturales no puede ser igual que la que se lleva a cabo en espacios públicos urbanos, por lo que el procedimiento debe ser adecuado según qué zona se vaya a desinfectar. Se recuerda que cualquier forma de desinfección de la arena de playa debe ser respetuosa con el medio ambiente.

seguro médico

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *