Dacia MD 87, el muscle car made in Rumanía inspirado en el GT 40

En 1986, en plena dictadura en Rumanía, Nilokai Cosmescu desarrolló el primer y único modelo de Dacia con motor central. En tan solo tres meses e inspirándose en el Ford GT 40, el Dacia MD 87 fue ideado para participar en diferentes rallies en todo el mundo.

Dacia MD 87

Para poder hablar del Dacia MD 87 primero tenemos que conocer a su creador, Nikolai Cosmescu. Desde muy joven Cosmescu se declaró amante de los coches, especialmene del Ford GT 40, un superdeportivo americano surgido a finales de los años 60 y que consiguió ganar cuatro veces seguidas las 24 Horas de LeMans.

Tras graduarse como ingeniero en Rumanía su pasión se convirtió en su trabajo y pasó a formar parte de la Compañía de Asistencia Técnica y Servicio de Automóviles (IATSA) de Dacia.

Nilokai Cosmescu desarrolló el primer y único modelo de Dacia con motor central

Gracias a su trabajo la marca rumana fue capaz de presentar algunos de los modelos deportivos más populares del país. Ejemplo de ello fue el Dacia 1410 Sport, el coche más habitual en los rallies nacionales y que estaba inspirado en el Dacia 1300, que a su vez era un Renault 12 fabricado bajo licencia de Dacia y el modelo más popular entre la clase trabajadora de la Rumanía comunista. Sin embargo, este modelo de 65 CV no conseguiría convertirse en un icono de los superdeportivos.

No contento con lo creado, Cosmescu se imaginó como podía ser un Dacia siguiendo las mecánicas, con motor central y tracción trasera, de los muscle cars americanos. A pesar de la época, pues Rumanía estaba bajo la dictadura de Nicolae Ceausescu, dibujó los primeros bocetos y se los presentó a la compañía. Por desgracia, no obtuvo respuesta, lo que se traducía en una negativa.

Esta ausencia de respuesta llevó a Cosmescu a simplificar su idea y utilizar el Dacia 1410 Sport como base. Con esa mecánica y algunas pequeñas modificaciones, como la parte trasera del vehículo, el proyecto del MD 87 se convirtió en viable.

En un boceto con una altísima precisión y a escala 1:5 Nikolai Cosmescu presentó su proyecto a la comisión técnica y económica encargadas de aprobar su proyecto. Ambas comisiones dudaron sobre como se combinarían la tradición de Dacia con elementos nunca antes vistos y, por este motivo, dieron el luz verde a la propuesta.

Listo en tres meses

Con la propuesta aprobada por las comisiones técnica y económica, Cosmescu formó su propio equipo para desarrollar el primer prototipo, que consiguieron presentar en un tiempo récord. En tan solo tres meses pudieron desarrollar la primera y única unidad, y eso teniendo en cuenta que hubo que repintar el coche pues el rojo inicial no era tan llamativo como querían.

En su presentación también salió a la luz el nombre definitivo. Inicialmente iba a ser bautizado como Dacia Lynx MD 87 pero finalmente se reduciría a Dacia MD 87. Las letras eran una referencia a la mujer y el hijo de Cosmescu, Mónica y Dragos, y el 87 referían el año en el que se comenzaría la producción de una serie limitada pese a que su presentación fue en 1986.

Como hemos comentado, el Dacia MD 87 mecánicamente era similar al 1410 Sport pero con algunos de sus elementos reubicados. Entre ellos destaca la posición del motor, un gasolina de 1.4 litros, que se colocó en posición central y la tracción trasera.

En el capó delantero se instalaron ventiladores para refrigerar el propulsor y el lugar de la transmisión fue ocupado por el depósito de combustible. Además, se montaron frenos de disco en las cuatro ruedas y freno de mano hidráulico para mejorar las derrapadas.

A simple vista las prestaciones del vehículo no eran excepcionales, sin embargo, su bajo peso, apenas alcanzaba los 890 kg, le hacía realmente competitivo. Por contra, este escaso peso unido a la posición del motor y la tracción le llevaban a sobrevirar.

La única unidad producida del Dacia MD 87 participó en varios rallies en Rumanía. En 1990, el año del debut de este coche, el equipo oficial se alzó con la victoria con Ionel Malaut al volante y George Grigorescu como copiloto.

La segunda generación

A pesar de que el Dacia MD 87 nunca dio síntomas de debilidad mecánica ni técnica nunca fue producido en serie y se quedó en un mero prototipo. Gran parte de la culpa de esta situación fueron los continuos enfrentamiento entre Cosmescu y su supervisor.

Sin embargo, en 1992 se lanzó una segunda generación del Dacia MD 87 que fue bautizada como Dacia MD 87 Evo 2. Esta nueva versión contaba con un capó, una parrilla y un paragolpes delantero rediseñados. Además, el capó trasero se comenzó a fabricar en fibra de vidrio y se añadió un alerón menos llamativo. Pero, sin duda, la mayor innovación estaría en sus faros escamoteares inspirados en el Toyota MR2.

Dacia MD 87

El final de un coche único

En 1989, por suerte para la población de Rumanía pero para desgracia de Cosmescu, el dictador Ceasusescu era derrotado y ejecutado. Esto supuso la apertura a la Europa Occidental y la llegada de modelos muchos más desarrollados que los nacionales. Sin embargo, en el contexto en el que se desarrolló el Dacia MD 87 hacen que se haya hecho un hueco en la historia de la automoción. Actualmente se desconoce qué pasó con el prototipo pero lo que si es seguro es que, si volviera aparecer oculto en alguna nave estaríamos ante el vehículo clásico más codiciado y caro de Dacia.

seguro coche antiguo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *