Las 4 razones por las que no debes dejar a tu perro solo en la calle

La Guardia Civil recuerda los riesgos que conlleva dejar a un perro solo en la calle mientras hacemos algún recado o durante algún compromiso. Aunque sea de manera momentánea, la mascota estará expuesta durante ese tiempo a peligros que pueden afectar a su salud e integridad. Para ello expone 4 razones que sirvan de recordatorio para fomentar la importancia de proteger a los animales de compañía.

A pesar de que cada vez sean más habituales los espacios pet-friendly, todavía existen lugares a los que los perros no pueden acceder. Una política que puede provocar que, a la hora de hacer una tarea o recado por nuestra parte, nos veamos obligados a dejar a la mascota sola en la vía pública durante ese periodo de tiempo.

Si bien no tiene por qué sucederle nada, lo cierto es que no podemos dejar pasar que estaremos exponiendo al animal a determinados riesgos que pueden poner en peligro su salud y que son perfectamente evitables.

A modo de recordatorio y para concienciar sobre la importancia de cuidar y proteger a nuestros animales, la Guardia Civil ha compartido en sus redes sociales esta problemática aclarando cuáles son las cuatro razones principales que justifican por qué no debes dejar solo al perro en la calle mientras realizas cualquier tarea. Como por ejemplo, comprar en una tienda o acceder a un bar o restaurante.

1. Puede pasar frío o calor

Dependiendo de la estación del año, ese rato de ‘sólo 5 minutos’ como podemos pensar nosotros que tardaremos en hacer ese recado puede hacerle pasar al perro un frío o calor extremo muy peligroso para su salud. Unas condiciones que por muy momentáneas que sean pueden dejarle tiritando de frío y sufriendo hipotermia en invierno o provocarle un golpe de calor en verano.

2. Te lo pueden robar

Dejar al perro solo en la calle es exponerlo a un posible robo o hurto por diferentes razones ilícitas. Mantener al animal atado en la calle sin vigilancia, aunque sea por unos minutos, puede convertirlo en víctima de:

  • Robo o hurto.
  • Personas que buscan animales de raza que explotar para la cría.
  • Organizadores de peleas de perros.
  • Maltratadores de animales.

3. Es vulnerable

De igual forma, el perro puede tratar de huir ante el nerviosismo desmedido y perderse o comer algo que se encuentre en la calle y que esté en mal estado.

Desde la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) se advierte que “no paramos de recibir denuncias de personas que, tras dejar a su perro atado delante de un comercio o incluso suelto sin vigilancia en la calle, no han vuelto a ver a su animal“.

El animal estaría igualmente expuesto a los siguientes riesgos:

  • Atropellos.
  • Ser recogido por el servicio del Ayuntamiento y tengas que abonar los costes de la recogida.
  • Acabar sacrificado en caso de vivir en una comunidad donde todavía es legal el sacrificio si no lo recoges en el plazo que establece la ley.

4. Puede estrangularse

Ante el estrés y los nervios, la Guardia Civil advierte de que el animal puede llegar a sufrir tal estado de ansiedad y estrés que le provoque estrangularse a sí mismo con la correa con la que está atado. Poniendo de esta forma en grave peligro su vida durante ese tiempo en el que no estamos presentes.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *