No desayunar y cenar tarde, un cóctel explosivo para nuestra salud

Todos sabemos que los malos hábitos de vida suponen un riesgo para nuestra salud, pero los últimos estudios demuestran que las personas que con frecuencia se saltan el desayuno y que cenan tarde tienen una mayor probabilidad de sufrir un ataque al corazón.

desayuno

Todos conocemos a personas de nuestro entorno que habitualmente prefieren no desayunar cuando se levantan y que están acostumbradas a cenar muy tarde por la noche, unos hábitos de vida poco aconsejables y que sin saberlo están poniendo en riesgo su salud cuando se mantienen de forma continuada.

Los resultados de un estudio científico realizado por el Botucatu Medical School de Brasil y que han sido publicados en la revista “European Journal of Preventive Cardiology”, la costumbre de saltarse el desayuno y de cenar casi a la hora de irse a la cama puede tener graves consecuencias para nuestra salud, principalmente en todo lo que tiene que ver con la aparición de patologías de tipo cardiaco o su agudización cuando ya existen.

Malo para el corazón

Las conclusiones presentadas por los expertos brasileños demuestran que aquellas personas que han pasado por el hospital por sufrir patologías cardiovasculares y que tienen adquiridos estos dos hábitos alimenticios, presentan una probabilidad mayor de experimentar un nuevo ataque al corazón o angina de pecho en los treinta días posteriores al alta hospitalaria.

Antes de entrar en más cifras hay que saber a qué se refieren los investigadores cuando hablan de no desayunar o de cenar tarde. En su opinión saltarse el desayuno al menos tres veces por semana supone no comer nada antes del almuerzo, excluyendo bebidas tan habituales como el café, el té o el agua.

el desayuno es fundamental para la salud

Por su parte, cenar tarde puede definirse para los investigadores como la realización de una comida dentro de las dos horas anteriores a la hora de acostarse y hacer eso mismo al menos tres veces por semana.

La investigación se realizó sobre un total de 126 pacientes, en su mayoría hombres, de los cuales trece tuvieron que ser excluidos finalmente por diferentes causas.  De todos ellos se tomaron una muestra de sangre en el momento del ingreso y se registró la correspondiente información demográfica y clínica.

De estos pacientes protagonistas del estudio hay que añadir que casi el 58% se saltaba el desayuno, más del 51% cenaba muy tarde y cerca del 41% presentaba los dos hábitos en su vida diaria.

Los resultados finales  del estudio señalan que el 5,3% de los pacientes observados falleció durante su ingreso hospitalario, el 17,7% tuvo otro infarto o angina de pecho antes de abandonar el hospital y el 23% sufrió los mismos síntomas antes de los treinta días posteriores al alta.

café de desayuno

El secreto está en el desayuno

Para evitar estos riesgos los investigadores recomiendan realizar un correcto desayuno donde no deben faltar los productos lácteos (leche desnatada o baja en grasa, yogur y queso), un carbohidrato (pan integral o cereales) y la presencia de frutas enteras.

Según los expertos en nutrición el desayuno es una de las comidas principales del día y por ello debe suponer para cualquier persona entre el 15% y el 35% de nuestra ingesta diaria total de calorías.

Por el contrario, a la hora de la cena el mejor consejo es dejar un tiempo mínimo de dos horas entre la ingesta de alimentos y el momento de irse a la cama y no realizar una alimentación con exceso de grasas que dificulten la digestión. Por otra parte, al mismo tiempo que se investigaban los efectos para la salud que tienen estos dos hábitos alimenticios, los investigadores descubrieron que las personas que no desayunany que cenan tarde tienden a presentar otros malos hábitos para la salud como fumar o no practicar actividad física.

seguro médico
No desayunar y cenar tarde, un cóctel explosivo para nuestra salud
5 (100%) 2 vote[s]

Un comentario

  1. Coincido totalmente con el artículo. Cuando desayunos tarde ponemos en riesgo nuestra salud. Tenemos que valorarnos y cuidarnos más. No podemos jugar con nuestra vida de esa forma. Muchas gracias por preocuparse por nosotros y orientarnos. Un fuerte abrazo y saludos a todo el equipo de Terranea, sigan hacia adelante. Cariños, Ana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *