Dieta de grupo sanguíneo: Cómo la sangre influye en nuestra alimentación

En las redes sociales abundan las llamadas “dietas milagro” que surgen sobre bases más o menos científicas y que cuentan con sus adeptos y sus detractores. Es el caso de la llamada “dieta del grupo sanguíneo” cuyos creadores sostienen que una dieta correcta depende en gran medida de nuestro tipo de sangre, bajo la tesis de que el alimento que puede ser bueno para una persona puede ser un veneno para otra.

Dieta de grupo sanguíneo

De acuerdo con los últimos estudios sobre nutrición realizados en nuestro país, al menos un 50% de los españoles podríamos sufrir de exceso de peso y un 25% podrían responder a la calificación de obesos, circunstancias que explicarían que actualmente las dietas milagro tengan un amplio seguimiento y que el hecho de adelgazar se haya convertido en una necesidad saludable y al mismo tiempo en una obsesión.

Por otro lado, a finales del siglo XIX fue el biólogo austriaco Karl Landsteiner el primero en descubrir que las personas tenemos distintos grupos sanguíneos y que estas diferencias se deben a las proteínas que de forma natural se encuentran presentes en los glóbulos rojos, aunque este judío reconvertido al catolicismo jamás pudo sospechar que los tipos de sangre pudieran llegar a tener alguna incidencia a la hora de una correcta nutrición.

Orígenes de esta dieta

En este sentido en 1980 el naturópata norteamericano James D´Adamo fue el precursor de una teoría que los científicos consideran un tanto disparatada, pero que como otras mucha teorías cuenta con seguidores que la defienden a ultranza.

En aquel primer momento D´Adamo sostenía la tesis de que en función de cual sea su grupo sanguíneo cada individuo debe seguir una dieta u otra. D´Adamo estaba convencido de que nuestros organismos reaccionan de forma diferente a los alimentos dependiendo del tipo de sangre.

Esta teoría estaría basada en el hecho más o menos científico de que los grupos sanguíneos fueron surgiendo en diferentes episodios y simultáneamente al proceso evolutivo seguido por los seres humanos, lo que supone que en cada momento de esta evolución la base de nuestra alimentación era una u otra, una afirmación que chocaría con el hecho de que no se sabe con certeza cuando surgieron los distintos tipos de sangre.

A partir de este entramado teórico D´Adamo diseñó la llamada “dieta del grupo sanguíneo”, más tarde perfeccionada por su hijo Peter D´Adamo, que en la actualidad cuenta con la actriz Demi Moore y con Miranda Kerr, el famoso “ángel de Victoria´s Secret”, como sus más populares estandartes.

Como el resto de seguidores de esa dieta defienden el hecho de que los alimentos que son buenos para unas personas pueden no ser tan buenos para otras, cuestión que nos llevaría a pensar que la explicación pudiera estar en la sangre.

fruta

A cada tipo sus alimentos

De esta forma la dieta del grupo sanguíneo establece que tipos de alimentos son más o menos adecuados en función de cada tipo de sangre:

-Grupo 0: Esta dieta considera que el grupo sanguíneo 0 fue el primero en surgir y que lo hizo cuando los seres humanos éramos fundamentalmente cazadores, de ahí que a las personas con este tipo se las relacione con una dieta rica en carne, principalmente, además de pescado, frutas (salvo kiwis, naranjas y melones) y vegetales.

Por el contrario, si quieren adelgazar y sentirse bien estas personas deberían evitar los productos lácteos y el consumo de legumbres y todo tipo de cereales.

-Grupo A: Según D´Adamo este sería el segundo grupo sanguíneo en aparecer cuando los hombres se reconvirtieron, además de en cazadores, en agricultores y recolectores, lo que explicaría que la dieta vegetariana, con predominio de cereales, frutas y verduras, junto a aportes de pescado y marisco, sea la más adecuada para las personas con este tipo de sangre.

marisco

En el lado opuesto se situaría la ingesta de lácteos y carnes, alimentos que provocan una tendencia al exceso de peso.

-Grupo B: Según la dieta del grupo sanguíneo este tipo de sangre es el único que “marida” bien con los productos lácteos, puesto que se relaciona con una época en que el hombre se convirtió en ganadero. También se aconseja como saludable el consumo de cereales y de verduras, aunque para conseguir adelgazar las personas con este tipo de sangre deben evitar el maíz, el trigo, las legumbres y la carne de pollo.

-Grupo AB: Para las teorías de D´Adamo este grupo sanguíneo es una mezcla de los dos anteriores, aunque en este caso está permitida la ingesta de maíz y trigo, además de pescado y verduras, con la excepción de las carnes rojas.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *