Dieta saludable en Navidad: ¿Es posible? ¡Sigue estas pautas!

La compañía DKV presenta las claves para mantener una alimentación saludable y moderada esta Navidad, abogando por alternativas basadas en la dieta tradicional mediterránea y la «comida real»

una dieta saludable en navidad es posible

Se hace harto complicado no relacionar estas fechas con los excesos: reuniones familiares, comidas de empresa, fiestas,… Son días de nuestro calendario en los que el abuso de carnes rojas, de azúcares (¿quién le dice que no a un dulce navideño?) y de comida y bebida en general son una constante.

Pero, como recuerdan desde DKV, hay que tratar de evitar los excesos en las comidas y los hábitos poco saludables si luego no queremos lamentarnos de las consecuencias. Los festejos navideños suelen conllevar que se abandonen temporalmente los hábitos alimenticios del resto del año, aumentando tanto la cantidad de las ingestas como el número de alimentos menos saludables. Es decir, hacemos comidas más calóricas, ricas en grasas y en azúcares.

Concienciarnos en Navidad

En Navidad se consumen dulces como los turrones, mazapanes o polvorones, con grandes cantidades de azúcar. Pero los azúcares se esconden también en otros productos como, por ejemplo, lácteos ultra-procesados, cereales de desayuno, platos precocinados o embutidos.

Carlos Ríos, uno de los autores del manifiesto “Por un consumo responsable de azúcar”, señala que hay que tratar de incorporar en nuestra dieta lo que se conoce como comida real (alimentos mínimamente procesados), ya que tienen nulas o muy bajas cantidades de azúcar. Siendo algunos ejemplos verduras, hortalizas y frutas, frutos secos, legumbres, pescado y marisco, tubérculos o huevos. Todos ellos una alternativa mucho más saludable.

También está la opción de la dieta mediterránea: aceite de oliva virgen extra para los aliños, un par de raciones de verdura diaria o 3 piezas de fruta al día resultarán extremadamente beneficiosas para nuestra salud.

Otro factor beneficioso es comer despacio, lo que nos permite digerir mejor los que ingerimos. Para combatir los excesos de la Navidad y evitar que nos pasen factura física o emocionalmente, lo más saludable es ser conscientes de lo que comemos y poner medidas para evitar comer más de lo recomendado.

De esta forma, es posible y sencillo comer sano en Navidad con una simple planificación. La clave es organizarse y escoger adecuadamente: platos ricos y sanos a base pescado, verduras y fruta. Y podemos cambiar embutidos, quesos y patés por ensaladas de frutas, mejillones, o incluso cremas de verduras.

Para los platos principales una buena opción son las carnes magras como el pollo o el pavo, además de pescados cocinados al horno con guarnición de verduras.

También nos aconsejan reducir el consumo de alcohol, ya que es una de las mayores fuentes de calorías y azúcar en Navidad. ¿Lo recomendable? Limítate a los momentos más especiales, como los brindis.

Aunque se trate de fechas con más compromisos de lo habitual durante las navidades no hay que dejar de hacer ejercicio, ya que realizar actividad física a diario (al menos 30 minutos), es sumamente importante.

seguro médico

Jorge Monroy Criado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *