Dieta estival: ¿Por qué tenemos menos apetito en verano?

Llega el verano y las altas temperaturas y muchos de nosotros vemos como nuestras ganas de comer se reducen. La menor necesidad de calorías para mantener la temperatura corporal y la ruptura de las rutinas están detrás de este hecho. Recurrir a comidas refrescantes, beber mucha agua y evitar los alimentos fritos, con exceso de grasa y el alcohol son buenos consejos para que la estación estival transcurra sin problemas para nuestra salud.

La llegada de las altas temperaturas, la jornada laboral reducida y el comienzo de las ansiadas vacaciones marcan el comienzo del verano, aunque hay otro aspecto que para muchas personas, sobre todo cuando se trata de niños y mayores, que también anuncia que la estación estival ya está aquí. Este factor se llama “pérdida de apetito”.

Es muy normal que en verano nuestras ganas de comer se reduzcan considerablemente, pero ello no debe entenderse como síntoma de un problema de salud. A continuación te contamos a qué se debe este fenómeno y cómo puedes remediarlo.

Por qué comemos menos en verano

La principal razón por la que nuestro apetito se reduce con el calor es la termorregulación. Este concepto está relacionado con las calorías que necesitamos ingerir para mantener nuestra  temperatura corporal. Cuanto más frío hace más calorías necesitará consumir nuestro organismo y sucede al contrario en las estaciones más calurosas.

Al mismo tiempo en verano nuestro cuerpo necesita de una mayor refrigeración, lo que se traduce en mayor cantidad de sangre circulando por debajo de la piel. De esta manera nuestro cuerpo emplea menos sangre en la digestión y por ello nuestro apetito se ve reducido.

Sin embargo, nuestro apetito también puede verse afectado por el cambio de rutinas y hábitos.

Comer menos no es sinónimo de comer peor

Ya ha quedado claro que durante el verano comemos menos pero, ¿comemos peor? Con el buen tiempo llegan las vacaciones, las reuniones familiares o con amigos y los cambios de rutinas y horarios que pueden hacer que caigamos en el error de llevar una alimentación inadecuada.

En esta estación es habitual acudir a chiringuitos y comer alimentos con un alto contenido calórico, una mayor cantidad de alimentos procesados o excedernos con el alcohol. Sin embargo, por mucho tiempo que pasemos fuera de casa no existe ninguna excusa para que no controlemos lo que vamos a comer.

hay muchos alimentos recomendables para nuestra dieta durante el verano

Durante el verano debemos procurar llevar una dieta sana, variada y equilibrada. Es cierto que la reducción del apetito puede ser un inconveniente, pero si tratamos de preparar comidas ligeras y refrescantes podremos ayudar a evitarlo.

Empecemos por las frutas. Si su consumo es esencial a lo largo del año, durante el verano es la estación idónea para hacer de ellas un aliado. Tenemos multitud de variedades de este alimento rico en vitaminas, minerales, nutrientes y agua, elementos fundamental para combatir las altas temperaturas.

Además, tienen gran versatilidad ya que podemos añadirlas en ensaladas y batidos para refrescarnos o comerla por piezas enteras para tener sensación de saciedad.

Las verduras son otro de nuestros grandes amigos en verano. Al igual que la fruta se pueden tomar en ensaladas o preparar sopas frías como el gazpacho o el salmorejo que ayuden a combatir el calor. Estas nos aportaran las dosis necesarias de fibra, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Otro de los alimentos que no debemos descartar en épocas de calor son las legumbres. Es cierto que con 40º a la sombra una fabada o un cocido no es lo que más nos puede apetecer, pero las legumbres se pueden mezclar con las verduras y las frutas para crear riquísimas ensaladas muy veraniegas.

Además, y dado que el verano es una estación para viajar cerca del mar, podemos aprovechar la gran variedad de pescados que la costa nos ofrece. El bonito, las sardinas o los boquerones son una gran fuente de ácidos grasos Omega 3, proteínas, fósforo y yodo. También podemos recurrir a los berberechos o los mejillones como algunos de los alimentos que más hierro nos aportan.

Lo que si es imprescindible durante el verano es hacer caso a nuestro cuerpo en lo relativo al apetito, vigilando siempre que hayamos obtenido siempre los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

Además, hay que recordar que en épocas de calor es conveniente beber mucha agua, aún no teniendo sed. Esto nos ayudará a controlar la temperatura corporal y reponer los líquidos que hayamos perdido con la sudoración.

la sandía es un de los alimentos que más comemos en Verano

¿Qué alimentos debemos evitar en verano?

Para mantener una correcta alimentación en verano es conveniente evitar el consumo de algunos alimentos y bebidas. Lo primero que deberíamos alejar de nuestra dieta son los fritos ya que estos ralentizan la digestión.

También deberíamos evitar el consumo excesivo de alcohol. Tomar una cerveza no está contraindicado, pero el abuso hace que la cantidad de agua en el cuerpo disminuya y nuestro organismo se resienta.

Por último, también es recomendable no realizar comidas copiosas ni muy grasientas que sean de difícil digestión. Además, se recomienda reposar tanto después de las comidas como antes de hacer deporte o meterse al agua.

la vitamina C es importante si vigilamos qué comemos y bebemos en verano

El deporte ayuda a ganar apetito

Combinar el ejercicio con una dieta mediterránea es la fórmula perfecta para mantenerse sano durante el verano. Al estar de vacaciones el ir al gimnasio se torna complicado, sin embargo, podemos sustituir la cinta de correr por largos paseos por la playa, por nadar en el mar o en la piscina, o practicar actividades lúdicas en la arena. Con la práctica de alguna actividad física y el consumo calórico que esto conlleva veremos nuestro apetito aumentado, y siguiendo una dieta saludable podremos mantener nuestra salud en estado óptimo durante nuestro periodo vacacional.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *