Motorsharing en la capital: la motos de eCooltra ya compiten con Car2Go y Emov

El alquiler de motos compartidas cien por cien eléctricas llega pisando fuerte a Madrid con eCooltra. La plataforma de motorsharing ha puesto esta misma semana a disposición de la ciudad 280 motocicletas cero emisiones que se unen a los ya preexistentes vehículos de cuatro ruedas de Car2Go y Emov, cuyo éxito rotundo se ha hecho más que patente en las calles madrileñas durante el último año.

Cómo funciona el alquiler de motos eléctricas en Madrid

Como ocurre con las otras plataformas, eCooltra funciona mediante aplicación móvil. Con la app (disponible tanto en Android como en iOs) reservamos la moto eléctrica que seleccionemos de las disponibles en el mapa (actualmente estos vehículos operan sólo en la almendra central de la ciudad), y tenemos 15 minutos para llegar hasta ella -hay que señalar que, como en el caso de Car2Go y Emov, la reserva es gratuita-. Junto con la moto tenemos disponibles 2 cascos.

Después, con nuestro smartphone, arrancamos la moto, y podremos desplazarnos por la ciudad hasta el punto deseado por 24 céntimos de euros el minuto. Así de fácil. Además, estas motos eléctricas cuentan con un cargador USB que podemos aprovechar para nuestro teléfono.

Madrid, capital de la moto y el coche eléctrico

La alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, que acudió este miércoles a la inauguración de eCooltra acompañada de la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, destacó su intención de «convertir Madrid en la capital del vehículo eléctrico compartido«. Una solución ecológica que reduce las emisiones provocadas por el tráfico en la ciudad, y que -según señalan desde el propio consistorio- «posibilitan la intermodalidad del transporte y contribuyen a la lucha contra la contaminación».

Del mismo modo, la regidora madrileña destacó que las fórmulas del coche compartido -como es el caso de Car2Go, Emov y eCooltra- han resultado ser una alternativa muy eficiente en el propósito de reducir el parque de vehículos que circulan por las carreteras y vías de las grandes urbes. Un objetivo que no sólo reduce las emisiones, sino que viene a ser un gran complemento para para la red de transporte público, permitiendo a los usuarios llegar allí donde no llega éste, o encontrar fórmulas de desplazamiento más efectivas, rápidas, e incluso más baratas para determinados recorridos.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la inauguración de eCooltra en la capital

De hecho, según los datos de algunos estudios que maneja la administración madrileña, cada vehículo compartido llega a sustituir a hasta ocho vehículos privados. Razón de más para que las principales metrópolis europeas apuesten, cada vez más, por dar su apoyo a este tipo de iniciativas. La reducción de consumo energético, de emisiones contaminantes, y del parque vehicular, son algunas de las principales preocupaciones de todas las grandes ciudades. Y, en nuestro país, tanto Madrid, como Barcelona u otras grandes ciudades como Valencia han recibido con los brazos abiertos a estas plataformas de vehículos compartidos eléctricos. Coches y motos que, en la práctica, suelen contar con ventajas en cuanto al aparcamiento respecto de los vehículos privados.

Por su parte, Sabanés reiteró «clara apuesta del Ayuntamiento de Madrid por los sistemas de movilidad limpios y sostenibles». Y recordó también el impulso a las iniciativas de movilidad compartida recogidas en  la medida 21 del Plan A, de Calidad del Aire y Cambio Climático del Ayuntamiento -que actualmente está en periodo de información pública-.

El seguro de eCooltra ¿estamos seguros al conducirlas?

Las motos de eCooltra tienen un seguro a todo riesgo con franquicia de 500€. Es decir, si tenemos un percance con el vehículo, en el que somos culpables de los desperfectos del mismo, estaremos obligados a pagar los primeros 500 euros de reparación. Esta franquicia puede reducirse a 99 € si pagamos 5 céntimos más por minuto de conducción. Del mismo modo que en caso de robo del vehículo.

En cuanto al valor de los componentes de la moto eléctrica, está especificado en las condiciones generales de la compañía de motorsharing. Así que se puede consultar cuánto nos costaría la reparación en caso de accidente. Del mismo modo, tener un siniestro con el vehículo y no comunicarlo a la compañía mediante un parte tiene una penalización de 20 euros, más allá de los daños ocasionados.

Y tú ¿qué piensas de estas nuevas fórmulas de movilidad en la capital madrileña?¿Ya las has usado todas? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

 


Un comentario

  1. Pronto echaremos de menos las motos de gasolina, pero así son los tiempos. Hay que adaptarse y tenemos la responsabilidad de preservar nuestro planeta. stmmotor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *