Opel Elektro GT, el eléctrico que batió seis récords de velocidad en 1971

El nieto de Adam Opel, fundador de la marca alemana, consiguió en mayo de 1971 y en el circuito de Hockenheim poner su nombre en seis récords mundiales de velocidad con vehículos eléctricos a los mandos del prototipo Elektro GT, un deportivo especialmente preparado para la ocasión y que equipaba un arsenal de baterías de níquel-cadmio.

Opel Elektro GT

Tras aterrizar en la Luna en 1971 los astronautas del Apolo XV se convirtieron en los primeros seres humanos en conducir un vehículo lunar completamente eléctrico. Ese mismo año un Opel GT, también único en su género, demostró en el circuito alemán de Hockenheim que la propulsión eléctrica no solo servía para los “buggies” de golf y que con el paso de los años se convertiría en el futuro de la automoción.

Para conseguir un nuevo récord de velocidad en coches eléctricos Georg von Opel, nieto de Adam Opel, se puso en mayo de 1971 al volante del Elektro GT, un deportivo especialmente preparado para la ocasión con el que conseguiría batir un total de seis récord mundiales de velocidad.

De casta le viene al galgo

Georg von Opel, nieto del fundador de la marca alemana, fue un exitoso hombre de negocios además de un atleta de talla mundial. Su objetivo con el Elektro GT no era tan sólo ponerse a los mandos de un prototipo eléctrico y de llevar a cabo un reto al que pocos podían enfrentarse, sino que su espíritu aventurero formaba parte de una tradición familiar.

Años atrás su primo, conocido como “Raketen-Fritz” (el hombre cohete Fritz), acaparó muchos titulares entre 1927 y 1929 con la realización de distintas demostraciones con cohetes que tuvieron su punto álgido el 23 de mayo de 1928. Ese día “Raketen-Fritz” consiguió alcanzar con el RAK2 y sobre el asfalto del circuito de Avus una velocidad máxima de 238 Km/h.

Baterías de avión de combate

El Opel Elektro GT contaba para su propulsión con dos motores eléctricos Bosch de corriente continua, que generaban en conjunto una potencia de 88 kW (120 CV) y un pico de potencia máxima de 118 kW (160 CV).

Opel Elektro GT

Varta fue el proveedor de las cuatro baterías de níquel-cadmio que iban emplazadas tras el conductor. Estas baterías tenían 280 celdas y pesaban 590 kg, con lo cual el peso del Elektro GT, sumada su tara de 960 kg, se iba a los 1.550 kg, aproximadamente lo mismo que un Opel Diplomat B.

Para intentar batir el récord de larga distancia Georg von Opel recurrió a baterías de 360 celdas (740 kg) que incrementaban el peso del Elektro GT hasta los 1.700 kg, lo mismo que un camión Opel Blitz de batalla corta.

En aquel momento las baterías iban montadas sobre bastidores especiales ocupando todo el interior alrededor del conductor. Se trataba de las mismas baterías que se montaban en los aviones de combate.

Por otro lado, el peso extra requirió incorporar unos muelles de suspensión más duros y que Continental desarrollara unos neumáticos de alta presión con el objetivo de minimizar al máximo la resistencia a la rodadura.

Ejercicio de aerodinámica

Con el objetivo de optimizar al máximo la aerodinámica se cerraron todas las entradas y salidas de aire del frontal de la carrocería con la presencia de un capó plano (en los modelos GT de serie el capó era abombado para permitir la presencia del carburador) y se eliminaron parachoques, retrovisores, pilotos traseros y tiradores de puertas, al tiempo que se vaciaba de elementos superfluos el interior dejando tan sólo espacio para las baterías y para el conductor.

En la zona del maletero el Elektro GT montaba el sistema de gestión electrónica, mientras que en la parte trasera el coche incorporaba un gran alerón. Por otro lado, en el lugar del silenciador este prototipo montaba un sistema de refrigeración.

Finalmente, en el lugar del motor de gasolina se instalaron los motores eléctricos con una batería de 12 voltios para la alimentación de las distintas funciones.

Opel Elektro GT

Los récord del Elektro GT

El 17 de mayo de 1971 en el circuito de Hockenheim y a los mandos del Elektro GT, Georg von Opel consiguió establecer cuatro nuevos récords mundiales para vehículos con motor eléctrico:

1 kilómetro: Tiempo (19,061 segundos). Velocidad (188,86 Km/h)

Aceleración en 1 kilómetro: Tiempo (31,066 segundos). Velocidad (115,88 Km/h)

Aceleración en 0,5 kilómetros: Tiempo (19,358 segundos). Velocidad (92,98 Km/h)

Aceleración en 0,25 millas: Tiempo (16,869 segundos). Velocidad (85,87 Km/h)

Al día siguiente Georg von Opel conseguiría batir el récord de los 10 kilómetros (4´43” y 126,89 Km/h) y de las 10 millas (7´35” y 127, 15 Km/h), pero la reducida capacidad de las baterías de níquel-cadmio impidió un séptimo récord, el de los 100 kilómetros a una velocidad constante de 100 Km/h. En este caso el Elektro GT se detuvo tras cubrir 44 kilómetros del recorrido.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *