Elizalde Tipo 48: Cuando un español fabricó el coche más largo del mundo

El Elizalde Tipo 48 fue un modelo de coche fabricado por Automóviles Elizalde en el año 1920. Fue presentado en el Salón de París un año después y fue considerado como el coche más largo de la época. En aquella época el Rey Alfonso XIII lo describiría como un “coche cumbre” para la imagen de España. Sin embargo, sus enormes dimensiones y su elevado precio, 60.000 pesetas, hicieron que no gozara del éxito comercial esperado.

Elizalde Tipo 48 circulando

Antes de comenzar a hablar del modelo Elizalde Tipo 48, es conveniente conocer la historia de la compañía y de su fundador. Fue un 8 de enero de 1908 cuando Arturo Elizalde Rouvier fundaba en Barcelona la empresa J.M. Vallet y Compañía, dedicada a la fabricación de piezas de recambio para automóviles y representante en nuestro país de la marca francesa Delahaye.

Tan solo dos años después, y debido principalmente a las alianzas comerciales y al cambio de socios, la compañía pasó a denominarse Biada, Elizalde y Compañía.

Pese a que su actividad continuaba siendo la misma, Arturo Elizalde siempre tuvo el sueño de fabricar automóviles de primera calidad y por ello el 1 de mayo de 1913, junto a sus hermanos políticos, decidió construir vehículos con motor mecánico en las instalaciones que todos poseían en el Paseo de San Juan de Barcelona.

antigua exposición de coches Elizalde

Menos de un año después de iniciar su andadura, y tras superar rigurosas pruebas, presentaron el primer prototipo. Desde aquel 19 de abril de 1914, Elizalde mostró cuales eran sus intenciones: ser miembro de ese exclusivo club de fabricantes de vehículos de lujo.

Desgraciadamente la prematura muerte de Arturo Elizalde en 1925 supuso un duro revés para la marca. Carmen Biada, su esposa, cogió el timón de la empresa y decidió abandonar la fabricación de automóviles para centrarse en la otra actividad que venían desarrollando desde hacía algunos años y que era la producción de motores de aviación.

En 1927 la compañía cesó definitivamente la producción de vehículos y con una teatral puesta en escena, con una gran hoguera donde se arrojaron todos los planos de fabricación de los vehículos, Carmen Biada anunció que desde entonces solo se dedicarían a la aviación.

La historia de los automóviles Elizalde tan sólo se prolongó durante trece años en los que se llegaron a fabricar en torno a quinientas unidades de las que actualmente solo se conservan “dos y media”, un Tipo 20, un Tipo 30 y los restos calcinados de un autobús Elizalde.

Elizalde Tipo 48, la gran joya

En 1920 Elizalde comenzó a producir su modelo Tipo 48, que unaño más tarde sería presentado durante el Salón del Automóvil de París donde despertó la admiración y el interés del público asistente y la prensa especializada.

faro del Elizalde Tipo 48

El T48 sorprendía, principalmente, por sus enormes dimensiones. Se trataba de un vehículo de 5,67 metros de largo y 1,80 metros de ancho, cuya distancia entre ejes alcanzaba los 4,30 metros. Tras elaborar un exhaustivo informe la prestigiosa revista británica “The Autocar“ loconsideró el coche más largo del mundo jamás producido.

Debajo del capó equipaba un motor de un solo bloque con ocho cilindros en línea y 8.143 cc, que le otorgaban entre 50 y 60 CV de potencia. Además, montaba una suspensión tipo cantilever, cambio de marchas de cuatro velocidades y culatas amovibles de bronce.

Estas culatas han sido una de las grandes aportaciones españolas al mundo de la automoción, pues con posterioridad en ellas se han basado las culatas de aluminio de los motores gasolina de cuatro tiempos.

Tras la presentación del Elizalde Tipo 48 en París, Charles Ernesto Faroux, redactor Jefe de “La Vie Automobile“, Doctor en Ciencias Matemáticas, Ingeniero y Consejero de numerosos fabricantes de automóviles franceses, decidió viajar hasta la Ciudad Condal para examinar el modelo. Tan buenos fueron los resultados que el propio Faroux encargó una unidad para su uso personal.

El Rey Alfonso XIII también sería otro de los personajes ilustres que exaltara la calidad y la belleza del Elizalde T48. El monarca, que calificó el modelo como “un coche cumbre”, le hizo saber a Arturo Elizalde que la producción manufacturada de un automóvil como este mejoraría la imagen exterior de España.

Sin embargo, quizás por esas gigantescas dimensiones para un vehículo de aquella época o por su precio, 60.000 pesetas, el Tipo 48 no gozó del éxito comercial esperado. De hecho, tan solo se fabricaron cinco unidades. Una para Faroux, otra para el propio Elizalde y de las otras tres se desconoce su destino.

Un Elizalde Tipo 48 restaurado

El legado del T48

Ningún Elizalde Tipo 48 ha sobrevivido hasta nuestros días. Existen varias teorías que intentan explicar este hecho. La primera culpa a la culata de bronce. Durante la Guerra Civil los modelos Elizalde se despiezaban únicamente para conseguir esta pieza y poder fabricar balas.

Otra teoría habla de una posible “enfermedad genética” en la fabricación hoy desconocida dada la quema de sus planos. Esta postura gana enteros si escuchamos una canción que hizo famosa Raquel Meller en los años 20 y que decía: «Elizalde, Elizalde, no te quiero ni de balde ¡Qué embrague tienes, ladrón! Prefiero un DeDion-Bouton”.

Pese a que no queda ninguna unidad en pie del T48, muchos de nosotros hemos tenido uno de estos automóviles en casa. Si alguien conserva su viejo pasaporte podrá observar que cada doble página se corresponde con un medio de transporte que marcó época. Por esta razón junto al autogiro de Juan de la Cierva, el Talgo o el buque escuela de la armada española Juan Sebastián Elcano, podremos ver el mítico y gran Elizalde Tipo 48.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *