Las baterías causan el 40% de emisiones CO2 que produce un eléctrico

¿Quién dijo que los vehículos eléctricos no producen emisiones CO2? Si tenemos en cuenta todo su proceso de fabricación, la obtención de las materias primas utilizadas en su construcción y el origen de la energía eléctrica que les sirve de propulsión, los vehículos eléctricos no son actualmente “cero emisiones”. En este sentido uno de los componentes más contaminantes en CO2 son las baterías.

Aproximadamente la mitad de las emisiones de CO2 generadas durante el ciclo de vida de un vehículo eléctrico se producen durante su proceso de fabricación, incluyendo en esta fase la extracción y el procesamiento de las materias primas utilizadas en su construcción.

La segunda mayor fuente de emisiones tiene que ver con el propio funcionamiento del vehículo y viene determinado por el origen de la energía eléctrica que se utiliza en las recargas (no es lo mismo la electricidad procedente de la quema de carbón que la procedente de energías renovables), la forma de conducirlo o la eficiencia energética del propio coche.

Finalmente, al final de la vida útil del automóvil el reciclaje y el procesamiento de los distintos materiales y componentes que lo conforman serían la tercera fuente de emisiones de CO2.

Los expertos apuntan a que los futuros vehículos eléctricos de segunda generación emitirán una cuarta parte menos de dióxido de carbono durante su ciclo de vida.

Las baterías también contaminan

De todos los componentes que conforman un vehículo eléctrico las baterías son los elementos que más influyen en las emisiones de CO2.

las baterías producen la mayoría de emisiones CO2 de los eléctricos

En este caso la huella de carbono es de aproximadamente un 40%, pero curiosamente al mismo tiempo de las prestaciones y autonomía de utilización de estas baterías depende el éxito comercial de un vehículo eléctrico.

Una batería de pequeño formato emitirá menos emisiones de CO2 durante su fabricación, pero por el contrario nos ofrecerá un menor nivel de prestaciones, de forma que los expertos calculan que el equilibrio perfecto para una batería puede estar en el entorno de los 100 kWh.

Equilibrio entre prestaciones y emisiones CO2

De ahí que a la hora de calcular y decidir el tamaño de una batería los ingenieros tengan que realizar muchos cálculos para conseguir un equilibrio perfecto entre prestaciones y emisiones de dióxido de carbono, teniendo en cuenta que en la actualidad la principal preocupación de los usuarios de vehículos eléctricos tiene que ver con el nivel de disponibilidad de las baterías de sus automóviles.

En este sentido las estadísticas nos indican que la mayor parte de los usuarios de vehículos eléctricos conducen sus coches menos de 80 kilómetros diarios y que en un periodo semanal la mayor parte de los recorridos realizados son inferiores a 450 kilómetros.

Por otro lado, tendemos a caer en el error de que el tamaño de una batería tiene relación directa con el rendimiento y prestaciones de los vehículos eléctricos, cuando los ensayos realizados demuestran que esto no es así.

Por ejemplo, los ingenieros de Porsche han demostrado que reduciendo la batería de un Taycan a 70 kWh se consigue reducir la tara y con ello ganar aceleración, pero a cambio se pierden otras prestaciones dinámicas.

Estos ensayos indican que el ahorro de peso y de capacidad en las baterías puede no compensar dependiendo del modelo de vehículo eléctrico del que se trate.

las baterías producen la mayoría de emisiones CO2 de los eléctricos

Recargas rápidas de 800 voltios

Otra de las preocupaciones de los potenciales clientes de vehículos eléctricos tiene que ver con los tiempos de recarga, un “problema” que algunas marcas están solucionando con las estaciones de recarga rápida de 800 voltios con corriente continua.

Con esta solución en tan sólo cinco minutos es posible almacenar energía suficiente para recorrer 100 kilómetros, o en 18 minutos conseguir que el nivel de carga de energía pase del 10 al 80%. Apuntar que una estación de recarga tradicional de 400 voltios tardaría unos treinta minutos en realizar la misma recarga.

seguro para coche eléctrico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *