El exceso de emisiones es la tercera causa para no superar la ITV

Las emisiones pueden provocar que no se supere la ITV

Cerca del 20% de los veinte millones de vehículos que tuvieron que pasar la Inspección Técnica (ITV) el año pasado, no consiguieron superarla a su primera visita y de todos ellos el 16,2% fueron rechazados por emitir unos niveles de emisiones contaminantes por encima de lo permitido. A continuación te contamos todo acerca de este problema, cómo detectarlo y cuáles son las soluciones para conseguir que la tercera incidencia a la hora de pasar la ITV no nos afecte.

Se acerca la hora de pasar la ITV y cualquier conductor precavido previamente comprueba que todos los sistemas y componentes de su coche funcionan correctamente y que hasta los neumáticos no presentan un desgaste excesivo, pero por alguna razón el temor a no superar esta inspección se apodera de casi la totalidad de los conductores.

Este temor no es para menos, porque de los aproximadamente veinte millones de vehículos que se presentaron a la ITV en 2018, alrededor del 20%, en concreto 1.355.508, no consiguieron superar con éxito una primera inspección.

De ellos un 25% se quedó fuera por fallos en el alumbrado o la señalización, un 20% por averías o desgaste en los ejes, los neumáticos o las suspensiones y más de un 16% por problemas de emisiones.

Según datos de AECA-ITV, este último caso de defecto técnico ha visto incrementarse el número de vehículos afectados en 180.000 con respecto a 2017.

¿Cómo se miden las emisiones en la ITV?

Cuando pasamos la ITV los técnicos utilizan dos sistemas a la hora de medir las emisiones contaminantes de los vehículos.

En el caso de que nuestro vehículo incorpore un motor Euro 5 o Euro 6 se utiliza una máquina electrónica, que se conecta al vehículo y que ofrece una serie de datos y códigos que revelan si hay algo que esté mal.

Las emisiones pueden provocar que no se supere la ITV

Por otro lado, las emisiones contaminantes en los motores Euro 4 y anteriores se  miden a través de una sonda que se introduce por el tubo de escape del vehículo.

Durante la ITV un problema con las emisiones está considerado como un defecto grave, lo que supone la calificación inmediata de “no apto”. Desde el momento del suspenso tendremos dos meses para reparar la avería, durante los cuales no podremos circular salvo para llevar el coche al taller.

Las principales causas para que nuestro vehículo no supere la prueba de las emisiones son la falta de mantenimiento, un fallo en la válvula EGR o un fallo en los inyectores. Una vez reparado el fallo podremos afrontar el segundo intento de la ITV.

¿Cuánto cuesta reparar los problemas de emisiones?

El precio de las reparaciones cuando no hemos superado la ITV a consecuencia de las emisiones, puede variar entre los 60 y los 500 euros en función de cada una de las tres causas mencionadas anteriormente.

La primera de ellas es la falta de mantenimiento y está directamente relacionada con no cambiar los filtros periódicamente. La solución es fácil, rápida y económica, pues simplemente tendremos que reemplazarlos por unos nuevos. Su precio rondará entre los 60 y los 70 euros. Este fallo suele darse principalmente en los vehículos diésel.

Si el “no apto” se ha debido a un fallo en la válvula EGR la solución también pasa por sustituirla. Esta válvula es la encargada de la circulación de los gases del motor, unos que se quedan en el vehículo y otros que son expulsados por el tubo de escape. La sustitución de este elemento es más cara y la reparación puede llegar hasta los 300 euros.

Por último, existe la posibilidad de que no superar la ITV se deba a un fallo en alguno de los cuatro inyectores. Esta avería es habitual en los vehículos que tienen más de ocho años en los que estos elementos no funcionan con la misma precisión.

Un mal funcionamiento de los inyectores supone que entre más combustible al motor y por tanto se generen más gases. La reparación de esta avería puede superar los 500 euros si tuviésemos que cambiar tan solo dos de dichos inyectores.

Un problema en aumento

El número de vehículos que no consiguen superar la ITV en primera instancia a consecuencia de algún problema con las emisiones contaminantes es cada vez mayor. De hecho entre el 2017 y el 2018 el número de no aptos por esta razón aumentó en 180.000 casos.

Las emisiones pueden provocar que no se supere la ITV

Esto ha convertido a las emisiones en la tercera causa de rechazo en la ITV  e incluso en algunas Comunidades Autónomas este tipo de defecto ocupa la segunda posición.

Sin embargo, este crecimiento no es casual. Por un lado está el creciente envejecimiento del parque automovilístico español. La edad media durante este año es de doce años, pero se espera que para 2020 alcance los trece años.

Además, existe una mayor preocupación por el medio ambiente lo que hace que las administraciones sean más exigentes en esta materia.

¿Un problema con solución?

Para frenar el aumento de suspensos en las ITV por problemas de emisiones existe una solución fácil, que no es otra que la de fomentar la compra de vehículos nuevos independientemente de la tecnología o el sistema de propulsión que incorporen.

Con un parque automovilístico renovado se reducirían las emisiones, al mismo tiempo que descendería el número de accidentes provocados por los vehículos más antiguos. De hecho, según la Universidad Carlos III los vehículos con más de cinco años tienen un 7% más de probabilidades de sufrir o provocar un accidente.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *