Entrenar con caballos de dos años reduce el riesgo de lesiones

Los datos recabados por el Hospital equino Rood and Riddle en Estados Unidos permiten al Doctor Larry Bramlage, cirujano ortopédico en el centro veterinario, sentar las bases para un estudio que afirma que los caballos que inician su carrera deportiva con dos años consiguen muchos más triunfos que los que lo inician a edades más tardías.

entrenar caballos de dos años reduce el riesgo de lesiones

Los caballos que comienzan su carrera deportiva antes de los dos años han sufrido en muchas ocasiones mayores contratiempos. Y es que existe un debate sobre la edad adecuada para que los caballos inicien su actividad deportiva profesional, ya que se ha observado que las carreras iniciadas muy pronto conducen a los caballos a lesiones tempranas o problemas crónicos más graves.

Por otro lado, según algunos expertos en bienestar equino la carrera de los caballos de carreras debería comenzar con tres años. Sin embargo, otros profesionales veterinarios como el Dr. Larry Bramlage, cirujano ortopédico del Hospital equino Rood and Riddle, consideran que los caballos de dos años tienen ventajas frente a sus contrincantes.

Todos sabemos que el desarrollo equino es más rápido que el de los humanos. En la naturaleza los caballos deben desarrollarse rápido para evitar convertirse en presa de los depredadores. Caballos como el finasangre alcanzan el 84% de su estatura adulta a los seis meses y a los doce ya cuenta con el 94% de su tamaño adulto.

El Doctor Bramlage afirma que un caballo adolescente tiene unas condiciones físicas excepcionales, donde corazón, pulmones y huesos se encuentran en su óptimo estado de desarrollo. Por tanto, iniciar los entrenamientos a esta edad puede resultar positivo. Si posponemos el inicio de la preparación se debe poner de nuevo en forma estos órganos, de manera que el proceso de puesta a punto del nuevo corredor se alarga.

Con sus años de experiencia, el Doctor Bramlage expone que «el caballo que comenzó a entrenar a los tres años tiene un mayor riesgo de sufrir lesiones esqueléticas en el camino, porque su esqueleto puede ser menos capaz de mantener el ritmo».

25 años de investigación

En 2008 Bramlage analizó los datos recogidos de corredores entre los años 1975 y 2000 y observó que los caballos que debutaron con dos años en carrera lograron participar en un mayor número de eventos que los que comenzaron más tarde. Además, los ingresos para los caballos que compitieron desde los dos años fueron casi el doble que los que se iniciaron más tarde.

entrenamiento con caballos jóvenes reduce riesgo de lesiones

Estos datos demuestran que los caballos de dos años tienen más éxito, vidas deportivas más largas y son menos propensos a las lesiones que los que empiezan más tarde. Además se observó que iniciar antes la competición no significaba vivir menos años ni tener menos calidad de vida que otros caballos, afirmando incluso que correr al menos una carrera con dos años tiene un efecto positivo muy fuerte.

Sin embargo, el Doctor advierte que no todos los caballos son iguales, son individuos con características distintas por lo que no se puede esperar que tengan la misma respuesta frente al entrenamiento. Forzar a un animal que no tiene las condiciones físicas adecuadas para correr tampoco es bueno. Es por tanto la intuición y la experiencia de los preparadores la que permite separar los buenos de los excepcionales.

La experiencia del entrenador es crucial

La figura del entrenador es la que identifica a los verdaderos campeones. Un preparador con experiencia sabe cuando un caballo responde bien a la presión y conserva las ganas de competir porque está feliz. Si a un caballo le gusta entrenar y su fisiología lo permite se le puede aumentar la intensidad, aunque también debe saber cuando no forzar al animal.

caballos jóvenes de dos años

Dependiendo del grado de desarrollo del caballo, los animales alcanzarán su máxima capacidad atlética relativamente pronto, pero no todas sus partes están listas en el mismo momento de sus vidas, por lo que habrá que distinguir cuando un animal está preparado para iniciar un entrenamiento de intensidad.

Por otro lado, la idea de evitar que los caballos entrenen realizando galopes a toda velocidad para evitar lesiones futuras es adecuada. El antiguo concepto de que sesiones de entrenamiento muy intensas fortalecerán los huesos no funciona.

«El hueso de un caballo se hará más fuerte si el caballo va más rápido. Pero si pasa 2.000 metros en su galope, los últimos 1.800 metros en realidad son desgaste del hueso. Si continúa con ese desgaste una y otra vez, el esqueleto podría no seguir el ritmo. Por lo tanto, hacer un montón de ejercicio monótono en un caballo no te da un esqueleto más fuerte. Entrenar a un nivel gradualmente creciente, sin exagerar, sí puede ayudar a tener un caballo más fuerte», expone Bramlage.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *