¿Pactaron los fabricantes alemanes coches más contaminantes?

La Comisión Europea investiga si los fabricantes de marcas como Volkswagen, Audi, BMW y Mercedes Benz pactaron conjuntamente para no invertir en tecnologías menos contaminantes en los vehículos diésel y gasolina con el objetivo de ahorrarse millones en I+D+i. Puede que el ‘dieselgate‘ sólo fuese la punta del iceberg…

¿Hemos sido engañados? Eso es lo que, desde 2018, investigan las autoridades europeas. Si los principales fabricantes de vehículos europeos, y más concretamente los alemanes, nos han dado gato por liebre como consumidores con el único objetivo de ahorrarse dinero.

Según ha informado la Comisión Europea, el pasado viernes remitió a Grupo BMW (BMW, MINI, Rolls Royce,..), Grupo Daimler (Maybach, Mercedes-Benz y Smart) y Volkswagen Group (Volkswagen, Audi y Porsche  ) un «informe de hechos» en el que se establece que hubo conversaciones entre los tres grandes grupos que sentenciaron un acuerdo por el que no competirían entre ellas lanzando tecnología que redujese las emisiones de gases de los vehículos.

Es decir, las pruebas que maneja la comisión parecen evidenciar que los fabricantes alemanes se habrían «confabulado» para no invertir en esta tecnología de reducción de emisiones con el fin de ahorrarse millones de euros en I+D+i. O lo que es lo mismo, nos habrían vendido coches más contaminantes para asegurarse mayores márgenes y, por tanto, más beneficios. Pese a que ya disponían de tecnologías que les permitirían lanzar vehículos con menos emisiones.

Concretamente se estima que los fabricantes alemanes formaron una alianza para frenar la instauración de dos tecnologías concretas: entre 2006 y 2014 habrían frenado el sistema de reducción de catálisis selectiva (SCR), que reduce las emisiones de dióxido de nitrógeno en vehículos diésel; y, entre 2009 y 2014, habrían omitido la instalación de los filtros de partículas «Otto» (OPF), que disminuyen las emisiones de partículas nocivas vehículos de gasolina.

Hablaríamos, por tanto, no de un cártel para fijar precios como el que se dio entre los fabricantes de camiones. Sino de un pacto entre marcas que estaría violando las normas de competencia al controlar el desarrollo técnico del mercado de vehículos, negando a los ciudadanos la posibilidad de acceder a coches más eficientes y limpios por puro interés económico.

Margrethe Vestager, comisaria europea deCompetencia,  ha señalado al respecto que las empresas europeas «pueden cooperar de muchas formas para mejorar la calidad de sus productos. Sin embargo, las normas de competencia de la Unión Europea no les permiten pactar para lo contrario: no mejorar sus productos, no competir en calidad”.

Hablamos por tanto de una rama totalmente separada del ‘dieselgate’, que se centró en la falsificación de las pruebas de emisiones, y que infringía las normativas en materia medioambiental. En este caso hablamos de una infracción de las normas de competencia europea, que afectaría a todos los vehículos fabricados en dichos periodos, y que podría suponer multas desorbitantes para los fabricantes alemanes.

Ahora sólo queda esperar a que la investigación continúe tras hacerse público este informe de hechos, y la consabida respuesta de las marcas, que han tratado de minimizar las consecuencias de estas reuniones entre los comités técnicos de las marcas. Llamando a la calma y afirmando que la Comisión cuenta con su absoluta colaboración en los hechos investigados. Además de haber negado la mayor, y haber señalado que las reuniones ni eran secretas ni vulneraron en sentido alguno la normativa. Sino que se trataba en ellas de alcanzar conclusiones sobre qué era lo mejor dado el desarrollo de esas tecnologías en aquel momento.

seguro turismo
¿Pactaron los fabricantes alemanes coches más contaminantes?
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *