Se cumplen 69 años del nacimiento de la Fórmula 1

El 13 de mayo de 1950 se disputaba en el circuito inglés de Silverstone la primera carrera de la actual F-1. En aquella ocasión la victoria fue para el italiano Giuseppe Farina a los mandos de un Alfa Romea Alfetta, en una prueba donde la parrilla de salida estuvo compuesta por pilotos de todas las edades y clases sociales. Te contamos todos los detalles y anécdotas de cómo se gestó el Campeonato Mundial de F-1 y cómo fue aquella mítica primera carrera.

Primera carrera de la Fórmula 1 en el circuito de Silverstone

El pasado 14 de abril se disputó el Gran Premio de China de Fórmula 1, una fecha que se ha convertido en histórica para los amantes del mundo de la competición del motor pues, además de que este campeonato cumple sesenta y nueve años en 2019, la carrera celebrada en China fue la número 1.000 en la historia de la F-1.

A continuación te contamos cómo nació la Fórmula 1 y todos los detalles de aquella primera carrera. La primera de una competición histórica del motor que, tras las 500 millas de Indianápolis, es además una de las más longevas.

El nacimiento de la Fórmula 1

Antes de contar cómo nació el actual formato del Campeonato Mundial de F-1 hay que situar el contexto y los antecedentes históricos.

El hito más inmediato se remonta a 1931 cuando la Association Internationale des Automobile Clubs Reconnus (AIACR), asociación fundada en París en 1904, organizó por primera vez un Campeonato Europeo, de los cuales se llegaron a celebrar seis ediciones antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Los primeros fueron en el formato de Fórmula Libre y posteriormente se introdujeron una serie de reglamentaciones que afectaban, principalmente, al peso mínimo del vehículo y al tamaño del motor.

Tras la contienda la AIACR fue refundada recibiendo el nombre con el que se la conoce actualmente: Federación Internacional del Automóvil (FIA). Bajo esta nueva nomenclatura se sentaron las bases para establecer el reglamento de la nueva F-1, entre las que se incluía el uso de motores atmosféricos de 4,5 litros o con sobrealimentación de 1,5 litros.

Primer GP de Mónaco 1950 de la historia de la Fórmula 1

Las pruebas del primer Campeonato Mundial fueron las mismas que estaban incluidas en el Campeonato Europeoanterior a la guerra, con la única excepción del circuito de Indianápolis que se sumó al calendario como prueba puntuable.

Mercedes-Benz y Auto Union, ambas empresas alemanas, habían sido las grandes dominadoras de los Campeonatos Europeos celebrados antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, ninguna de las dos participó en la primera edición del Campeonato Mundial.

En cuanto a los pilotos Tazio Nuvolari y Rudolf Caracciola habían dominado las pruebas prebélicas, mientras que en el Mundial su sitio sería ocupado por Alberto Ascari y Juan Manuel Fangio.

El nombre con el que ahora conocemos a Campeonato Mundial de F-1 fue adoptado en 1950. Todo surgió cuando la Fórmula 500 cc, una competición disputad entre monoplazas equipados con motores parecidos a los de las motos, fue reconocida por la FIA como Fórmula 3. En ese momento la Fórmula B pasó a llamarse Fórmula 2 y la Fórmula Internacional o Campeonato Mundial recibió el nombre de Fórmula 1.

La diferencia entre el primer Mundial de F-1 y los actuales no solo reside en los coches y la tecnología que en ellos se aplica. La principal diferencia está en el número de pruebas. En 1950apenas hubo siete citas en el calendario, una cantidad muy alejada de las veinte actuales.

La primera carrera de F-1

El Campeonato Mundial de F-1 de 1950 comenzó el 13 de mayo en el circuito inglés de Silverstone. Esta pista, construida en una vieja base de la Real Fuerza Aérea Británica, sería testigo de la celebración de la primera carrera de F-1 con el formato que conocemos actualmente.

En este primer Gran Premio de Gran Bretaña se dieron cita veintiséis pilotos cuya edad media era de 39 años, algo impensable a día de hoy. El piloto más joven fue Geoffrey Crossley con 29 años y en el otro extremo estaban Luigi Fagioli, Louis Chiron y Philippe Etancelin que superaban los cincuenta.

En la prueba se dieron cita personajes de la nobleza británica y de otros países del mundo, motivo por el cual en las gradas de Silverstone se pudo ver al Rey Jorge VI junto a la actual Reina Isabel, la Princesa Margarita y a Lord y Lady Mountbatten.

En la pista la realeza también estuvo representada por el Príncipe de Tailandia, Kirabongse Bhanudej Bhanubandh, más conocido como Príncipe Bira, y por el Barón Emmanuel “Toulo” de Graffenried. Ambos pilotaban un Maserati 4CLT/48.

Giuseppe Farina fue el primer ganador de la Fórmula 1 en Silverstone con un Alfa Romeo 158 Alfetta

Al lado de tan nobles pilotos estuvo un reputado músico de jazz, el belga Johnny Claes, quien con su Talbot-Lago T26C logró finalizar la carrera a tan solo seis vueltas del vencedor, el italiano Giuseppe Farina, que a sus cuarenta y tres “primaveras” se hizo con la victoria en Silverstone a los mandos de un Alfa Romeo 158 Alfetta.

Este vehículo montaba un motor sobrealimentado de 1,5 litros y ocho cilindros en línea y con él Farina ganó todas las carreras del Campeonato convirtiéndose en el primer campeón del mundo de F-1. Cuenta la historia que Farina conducía con los bolsillos llenos de chicles, porque al parecer el piloto italiano no se concentraba si no masticaba uno mientras conducía.

Alfa Romeo también participaría en los mundiales de 1951, repitiendo título con el Alfetta 159 y Juan Manual Fangio al volante, 1963, 1965, tomando la salida solo en el GP de Sudáfrica, e ininterrumpidamente entre 1979 y 1985.

Actualmente sus coches vuelven a estar en la parrilla de salida de la F1 tras alcanzar un acuerdo con la escudería Sauber.

Una anécdota que pudo cambiar la historia

El Alfa Romeo de Farina que ganó la primera carrera de la historia de la Fórmula 1 69 años después

Pese a que Alfa Romeo y Farina se hicieron con la primera victoria en la historia de la F-1, el resultado podría haber sido muy diferente de no ser por la actuación de un agricultor italiano.

Es necesario recordar que los Alfa Romeo Alfetta se construyeron  en 1938 y que durante los años de guerra y algunos posteriores de posguerra, debido a su fama, estos coches fueron objetos de deseo para ladrones y soldados, por no hablar del riesgo cierto de que pudiesen acabar destruidos en algún bombardeo. Para evitar ser pasto de bombas o maleantes un agricultor decidió esconder los Alfetta bajo un enorme montón de leña. Cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial y con el comienzo del primer Campeonato del Mundo de F-1 los Alfa Romeo Alfetta volvieron a ver la luz.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *