Cuando fotografiar caballos se convierte en un arte

Fotógrafos profesionales de la talla de Cécile Zahorka, Tomy Stromberg, Wiebke Haas o Andrius Burba, han convertido en un arte el hecho de fotografías caballos. En unos casos el objetivo es inmortalizar razas que desaparecen o caballos que han sido rescatados y en otros el trabajo consiste en fotografíar caballos desde abajo o en destacar aquellos aspectos menos conocidos del mundo equino.

EL ARTE DE FOTOGRAFIAR CABALLOS

El arte de fotografiar caballos se ha convertido en una moda, aunque en cada caso los fotógrafos implicados tienen su propio estilo, trabajan con distintas motivaciones y aportan visiones muy personales.

Recientemente, la fotógrafa alemana Cécile Zahorka, especialista en equinos y que actualmente trabaja en su proyecto “Forgotten Horses” ha visitado el Centro de Razas Equinas Autóctonas de Galicia con el objetivo de fotografiar a tres ejemplares (Artes, Curruncho y Budiño) de caballos típicos gallegos, una raza que se circunscribe al territorio de Galicia y que está consiguiendo salir del anonimato gracias al trabajo de la Asociación Pura Raza Cabalo Galego creada en 1997.

Caballos olvidados

La intención de Cécile Zahorka con “Forgotten Horses” -Caballos Olvidados- es contribuir a la recuperación gráfica de aquellas razas equinas autóctonas y que actualmente son minoritarias y prácticamente desconocidas, algunas de las cuales, por cierto, se encuentran en serio peligro de extinción.

FOTÓGRAFOS DE CABALLOS

Antes de pasar por España para dirigirse posteriormente a Portugal a fotografiar ejemplares de caballos Garrano, Cécile Zahorka ha visitado otros países europeos dentro de su ambicioso proyecto, cuyo nombre curiosamente coincide con el título de un libro del fotógrafo norteamericano Tony Stromberg.

En Estados Unidos son numerosos los santuarios de caballos salvajes (Mustang) y son muchas las organizaciones ciudadanas que luchan por su defensa y por su rescate, porque no debemos olvidar que en Norteamérica, que se supone por su historia un “paraíso” para los caballos salvajes, la captura e incluso caza de equinos sin dueño está permitida en algunos estados.

FOTOGRAFIAR CABALLOS

Los caballos salvajes consumen los pastos que los ganaderos consideran necesarios para alimentar sus rebaños de ganado y, además, cuando el número de ejemplares excede lo razonable también se convierten en un problema para los agricultores, así que Tony Stromberg ha decidido inmortalizar en “Forgotten Horses” a esos Mustang rescatados de una muerte segura y que en los santuarios encuentran su propio paraíso. 

Caballos vistos desde abajo

Junto a la también alemana Wiebke Haas, que a sus 24 años se ha convertido en todo un referente fotografiando caballos, en este trabajo especializado destaca el fotógrafo lituano Andrius Burba, un amante de las mascotas hogareñas y que antes de meterse con equinos realizó tres importantes trabajos: “Under Dogs”, “Under Cats” y “Under Rabbits”.

Burba se ha especializado en realizar fotografías de animales “vistos desde abajo”, un reto que puede parecer más o menos sencillo con perros, gatos o conejos, pero que con caballos -“Under Horses”- le ha llevado dos meses de trabajo y, entre otras cosas, contar con la colaboración de cuarenta personas.

Para poder fotografiar los caballos desde abajo el equipo de Andrius Burba tuvo que cavar previamente un hoyo de aproximadamente tres metros de profundidad, donde estaría el fotógrafo después de acondicionarlo adecuadamente para poder trabajar en el interior del mismo y no morir en el intento y, finalmente, “cerrarlo” con una plancha de cristal capaz de soportar un peso de al menos 600 kg.

Para impedir que los caballos pudieran rayar con sus cascos y herraduras el cristal, lo que sería un problema para la realización de las fotos, los animales iban “calzados” con zapatos de goma elaborados expresamente para este trabajo.

El resultado del trabajo de todos estos fotógrafos es magnífico, como puede apreciarse en las imágenes, y esperemos que el “arte equino” siempre esté de moda.

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *