Generalitat y Fomento acuerdan sacar a los camiones pesados de la N-340

El plan se pondrá en marcha en enero de 2018 y supondrá el trasvase de los camiones pesados a la AP-7. Está previsto establecer peajes bonificados en función de los tramos a utilizar. Las asociaciones de transportistas critican la falta de consenso y que a los turismos se les vaya a incentivar los peajes gratuitos para los viajes de ida y vuelta en el mismo día.

Camiones pesados circulan por la carretera

La Generalitat de Cataluña y el ministerio de Fomento han llegado a un principio de acuerdo para sacar a los camiones pesados de la N-340 y reconducirlos obligatoriamente a la autopista de peaje AP-7 que recorre el corredor Mediterráneo a su paso por esta Comunidad Autónoma. Como denuncian algunas asociaciones de transportistas todo apunta a que esta medida entrará en vigor el próximo mes de enero y que irá acompañada de un plan de bonificaciones que también está siendo muy criticado.

Estas conclusiones han sido obtenidas tras la reunión que el consejero catalán de Territorio mantuvo recientemente con los alcaldes de los municipios de la provincia de Tarragona más afectados por el tránsito de camiones por la N-340 y que llevan tiempo exigiendo su trasvase a la AP-7 por razones de seguridad vial.

Aunque no se trata de una decisión final se estima que la bonificación sobre los peajes oscilaría, según tramos utilizados, entre el 42´50 y el 50%. Las organizaciones profesionales critican que por el contrario los turismos puedan continuar circulando sin obstáculos por la N-340 y que además se les incentive sin motivo aparente la utilización de la autopista de peaje, estableciendo su gratuidad siempre que la ida y la vuelta se realice en el mismo día.

Por su parte, los transportistas argumentan que tratándose de una medida de interés general sería razonable que fuera el Estado y la Generalitat los encargados de asumir el coste de los peajes en su totalidad. Si no es así ambas Administraciones deberían asumir sus responsabilidades y abordar las medidas e inversiones necesarias para reducir la siniestralidad en la N-340, que en su opinión pasarían por reducir la velocidad máxima en los tramos más peligrosos y establecer terceros carriles que faciliten los adelantamientos.

En cuanto a los porcentajes de reducción en los peajes los transportistas son muy críticos con este tipo de medidas elaboradas sin el suficiente consenso, dado que en muchos casos las empresas de transportes con grandes volúmenes de camiones ya gozan de “tarifas preferenciales” que como ha sucedido en otras ocasiones quedarían absorbidas por las nuevas bonificaciones, de forma que los descuentos reales no serían tan elevados como se anuncian.

Banner comparador de seguros de todo tipo de vehículos: coches, camiones y motos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *