Al menos 16 millones de españoles padecen hipertensión arterial

Uno de los problemas de la hipertensión es que no presenta síntomas y que por lo tanto un gran número de pacientes desconocen que la sufren, al menos el 37% entre 18 y 30 años, poniendo con ello en riesgo su salud. En nuestro país 16 millones de personas siguen algún tipo de tratamiento contra la hipertensión.

Médico toma la tensión de un paciente

Las autoridades sanitarias de nuestro país calculan que al menos unos 16 millones de españoles sufren de hipertensión arterial (presión alta), un problema de salud que cuando diferenciamos por sexos presenta una mayor incidencia entre los hombres que entre las mujeres y que desde un punto de vista puramente geográfico afecta a un mayor número de personas en las zonas norte y noroeste del país.

La hipertensión arterial no es otra cosa que la presión que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias cuando esta es bombeada por el corazón, unos valores que se incrementan alza con el paso de los años, momento en el que dichas paredes se vuelven más rígidas, lo que puede llegar a provocar la rotura de dichas arterias. Edad, obesidad, diabetes, estrés, tabaquismo, insuficiencia renal, consumo de alcohol, sedentarismo, vida poco saludable, etc, son circunstancias que favorecen la hipertensión.

Se trata de una patología muy extendida a nivel poblacional cuyo principal agravante es que no presenta síntomas por regla general, lo que en la realidad provoca que exista un gran número de pacientes que todavía no han sido diagnosticados y que por lo tanto se encuentran en una situación de riesgo latente.

Esta ausencia de diagnóstico no facilita que sean tratados adecuadamente e impide prevenir las consecuencias derivadas de la hipertensión, una enfermedad que como afirman los especialistas está detrás de múltiples accidentes cardiovasculares y de todos los casos de infarto cerebral y de miocardio.

Podemos hablar de hipertensión arterial cuando los valores de presión sanguínea superan los 140 mmHg (presión sistólica) y los 90 mmHg (presión diastólica), algo que suele suceder con mayor frecuencia y a menor edad en hombres, aunque las mujeres van aproximándose a los varones a medida que se incrementa su edad, hasta prácticamente igualarse los niveles de hipertensión una vez cumplidos los setenta años.

Se calcula que al menos el 37% de las personas con hipertensión arterial desconoce que sufre esta patología, una circunstancia de desconocimiento que se da con mayor incidencia en el segmento de edad entre 18 y 30 años, por lo cual los médicos aconsejan reconocimientos periódicos con el objetivo de conseguir un diagnóstico precoz de la hipertensión.

Estadística de la hipertensión arterial en España

Estos controles son especialmente aconsejables a partir de los cuarenta años, sobre todo en los casos de pacientes con antecedentes familiares de hipertensión o de patologías cardiovasculares en personas de primer grado o con factores de riesgo como insuficiencia renal o diabetes.

En el caso de la prevención y tratamiento de la hipertensión es difícil actuar cuando existen desencadenantes de tipo genético, ambiental o de envejecimiento, y por ello los especialistas centran su atención en el control del peso a través de una dieta saludable; en la práctica de ejercicio físico regular -al menos 50 minutos diarios- y en la reducción de la ingesta de sal, un condimento cuya presencia en las comidas no deberá superar los 2-3 gramos diarios.

El consumo excesivo de alcohol, más de dos copas de vino en hombres y una en mujeres o dos botellines de cerveza, también se considera que puede favorecer situaciones de desequilibrio en la presión arterial, a lo que puede contribuir la ingesta en grandes cantidades de café, té y de cualquier producto envasado y en conserva con un alto contenido en sal.

Desde un punto de vista farmacológico es aconsejable no automedicarse y siempre buscar el consejo de los médicos, porque los antiinflamatorios no esteroideos, corticoides, algunos antidepresivos y ciertos descongestionantes nasales que contengan sustancias vasoconstrictoras, también pueden contribuir negativamente a elevar los valores de presión arterial, algo especialmente peligroso en aquellas personas que padezcan de hipertensión.

Finalmente, cuando nos detecten irregularidades referidas a la presión arterial alta el mejor consejo es adquirir y seguir hábitos alimenticios y de vida saludables, practicar actividad física moderada y de acuerdo a la edad y cuando estas soluciones se muestren insuficientes, serán los expertos médicos los que nos ayuden a recuperar la normalidad a través de los fármacos más habituales.

seguro médico

Al menos 16 millones de españoles padecen hipertensión arterial
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *