Los jóvenes huyen del transporte y las empresas optan por extranjeros

La escasez de conductores profesionales tiene una especial incidencia en Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana y en las provincias limítrofes con Madrid. La contratación de chóferes extranjeros ha motivado que la accidentalidad laboral creciera un 5,9% en 2017.

Los jóvenes huyen del transporte y las empresas apuestan por los conductores extranjeros

La falta de conductores profesionales está sobre la mesa de trabajo de las asociaciones empresariales que representan al transporte de mercancías por carretera, además de ser un tema recurrente en todos los foros de carácter sectorial. Frente a esta realidad aparentemente indiscutible las estadísticas del Ministerio de Empleo y Seguridad Social nos señalan que 2017 se cerró con casi 25.500 chóferes profesionales en situación de desempleo, una cifra que por otro lado fue inferior en un 19,3% a la registrada en el mismo periodo de 2016.

Siguiendo con los datos anuales facilitados por el departamento que dirige la ministra Fátima Báñez, durante el año pasado se contabilizaron en nuestro país 257.625 contratos de trabajo para conductores de camión asalariados, de los cuales 211.576 (82,13%) fueron de duración temporal y tan sólo 46.049 (17,87%) tuvieron carácter indefinido, unas cifras de contratación que sirvieron para dar empleo durante 2017 a 145.657 chóferes.

Analizando las estadísticas oficiales encontramos que el problema de la escasez de conductores tenía una particular incidencia en algunas provincias como Álava, Barcelona, Castellón, Guadalajara, La Rioja, Segovia, Teruel, Valencia o Zaragoza, donde el desempleo en este colectivo era prácticamente inexistente, a lo que se unía el hecho extraordinario de que en determinados territorios, como por ejemplo Cataluña o la Comunidad Valenciana,  se registró durante 2017 un éxodo puntual de chóferes -aproximadamente 4.700- hacia otras regiones.

Algunos expertos defienden que la escasa oferta de conductores profesionales, situación compartida con otros países europeos y que ya se vivió en anteriores tiempos de bonanza económica, viene dada por la mala imagen que el transporte de mercancías por carretera tiene entre los trabajadores más jóvenes, un sector que consideran poco atractivo desde un punto de vista salarial y laboral.

Esta circunstancia, unida a necesidades de carácter competitivo por parte de las empresas, ha motivado la creciente presencia en el transporte nacional de chóferes de otros países que en algunos casos carecen de la suficiente cualificación, una cuestión que queda reflejada en los índices de accidentalidad laboral recogidos por el ministerio de Empleo y Seguridad Social, que en 2017 crecieron un 5,9% entre los conductores profesionales y los operarios de maquinaria móvil.

banner comparador seguros motor vehiculos coches camiones y motos

Los jóvenes huyen del transporte y las empresas optan por extranjeros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *