Lamborghini Countach LP400 Periscopio: El objeto de deseo

Hace apenas dos meses Kidston Motors Cars, especialista suizo dedicado a la compraventa y restauración de vehículos clásicos de lujo, publicaba en sus redes sociales el que era su último gran hallazgo. Se trataba de un Lamborghini Countach LP400 “Periscopio”, uno de los mayores objetos de deseo de los coleccionistas de automóviles. El icónico deportivo italiano se encontraba en estado de abandono, tenía los neumáticos pinchados y presentaba desperfectos en las entradas de aire laterales y las defensas. Ahora, los restauradores se han puesto manos a la obra para devolverlo a la vida.

Lamborghini Countach LP400 Periscopio

Cada cierto tiempo nos hacemos ecode nuevas joyas automovilísticas encontradas en graneros, fábricas abandonadas o trasteros. Estos hallazgos casuales, conocidos en el argot como “barn find”, suelen servir para devolver a la luz algunos de los modelos más icónicos y que han estado olvidados durante años.

Ese fue el caso, por ejemplo, de los tres Bugatti encontrados en Bélgica o de los ochenta vehículos clásicos, entre los que se encontraba un Lamborghini Miura, que aparecieron en Francia. En nuestro caso el protagonista de la historia de hoy es también un Lamborghini, aunque en esta ocasión estamos hablamos del modelo Countach LP400 “Periscopio”.

Lamborghini Countach LP400 Periscopio

La historia del Lambo “Periscopio”

En 1974 Lamborghini comenzaba la producción del LP400. En concreto se trataba de la primera generación del Countach, un modelo que popularmente fue conocido como “Periscopio” debido a la pequeña ventana situada en el techo del vehículo y que servía para reflejar su parte trasera en el retrovisor interior del coche.

El Lamborghini Countach LP400 estuvo en producción hasta el año 1990. Durante esos dieciséis años tan solo sufrió una actualización, circunstancia que dio lugar a que existieran dos versiones Countach, la primera entre 1974 y 1978 y la segunda hasta el cese de su producción.

De la factoría del fabricante italiano salieron un total de 1.983 unidades de este icónico deportivo y de ellas tan solo 150 ejemplares se correspondían con la primera versión. El resto fueron unidades de la segunda entrega, el Lamborghini Countach LP400 S.

En cuanto a las prestaciones mecánicas el LP400 montaba un motor V12 atmosférico de cuatro litros, que iba ubicado en la parte trasera y en una posición centrada. Este propulsor le otorgaba una potencia de 375 CV y un par máximo de 361 Nm.

Uno de los hallazgos del año

Lamborghini Countach LP400 Periscopio

A finales del pasado mes de septiembre, Kidston Motor Cars, especialista suizo en la compraventa y restauración de vehículos clásicos de lujo, publicaba en su cuenta de Instagram una foto con su último descubrimiento.

La sorpresa entre los amantes de los automóviles clásicos fue mayúscula, al descubrir que se trataba nada más y nada menos que de un Lamborghini Countach LP400 “Periscopio”, uno de los modelos más deseados por los coleccionistas.

En la instantánea se podía ver que el estado del vehículo no era demasiado bueno. Tras años de abandono había acumulado una gruesa capa de polvo, aunque la suciedad no era el único desperfecto que presentaba el vehículo.

A simple vista se podían ver daños en las salidas de aire de la parte trasera, abolladuras en las defensas y pinchazos, por lo menos, en los dos neumáticos traseros. Respecto a la parte delantera y la mecánica no se sabe el estado, pero viendo el resto del coche no se espera nada bueno.

Lamborghini Countach LP400 Periscopio

Manos a la obra

La publicación de Kidston Motor Cars sobre el hallazgo del Lamborghini Countach LP400 iba acompañada de un pequeño y enigmático texto: “¿Quién está listo para la nueva aventura?” (Who’s ready foto a new adventure?).

Conociendo la empresa y sabiendo a lo que se dedica, todo hacía presagiar que se iban a poner manos a la obra con su restauración para devolver de nuevo a este clásico a la vida. Y la verdad, quien pensó en ello no se equivocaba.

interior Lamborghini Countach LP400 Periscopio

La compañía ya ha empezado a trabajar para restaurar este deseado modelo y una vez recuperado lo sacarán a subasta, de la que esperan obtener una buena cifra. Como ejemplo más cercano a la hora de orientarnos en las cifras en las que puede moverse la venta, tenemos que echar mano del Lamborghini Countach LP400 de 1975 que RM Sothebys subastó hace apenas dos años. En esa ocasión la puja alcanzó los 817.600 euros.

Sin embargo, y para no vender la piel del oso antes de cazarlo, lo que sí está claro es que Kidston Motor Cars tiene mucho trabajo por delante. Esta restauración no se va a limitar a una simple limpieza, pues los desperfecto visibles llevarán muchas horas de mano de obra. Y todo ello sin conocer el estado de la mecánica.En cualquier caso, lo que sí está claro es que los restauradores suizos harán un gran trabajo como es habitual y a los demás solo nos queda esperar para ver el resultado final.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *